Gremios reaccionaron contra la asistencia a clínicas y sanatorios privados con recursos del IOMA 


El Consejo Consultivo Gremial del IOMA cuestionó la decisión gubernamental de destinar 400 millones de pesos por mes (de la caja del organismo) a clínicas y sanatorios con el objetivo de garantizar su funcionamiento ante la abrupta disminución de actividades prestacionales en el marco de la pandemia.


Diez días atrás, el gobernador de la provincia de Buenos Aires Axel Kicillof anunció un programa de Sustentabilidad Económica asignado a efectores de salud del sector privado para lo cual IOMA destinará 400 millones de pesos por mes a clínicas y sanatorios con el objetivo de garantizar su funcionamiento ante la abrupta disminución de actividades prestacionales en el marco de la pandemia por el COVID-19. En abierto desacuerdo con la medida, el Consejo Consultivo Gremial del Instituto (conformado por representantes de sindicatos) solicitó una reunión al presidente del IOMA, Homero Giles, para que “informe sobre este programa”.La reunión se llevó a cabo el martes pasado y a través de un comunicado el Consejo Consultivo Gremial explicó que Giles “informó que es una decisión política, que no es un préstamo, sino un adelanto de fondos ya presupuestados ante el planteo realizado por Acliba y Fecliba que han elaborado un conjunto de medidas para sostener los costos estructurales del sistema de salud privado mientras dure la pandemia, y de esta manera sostener la actividad sin quebrantos ni despidos de más de 190 establecimientos que representa más de 1500 camas de alta complejidad”.
Frente a esto, los representantes sindicales dentro del IOMA indicaron: “Compartimos la necesidad de contribuir al funcionamiento de los prestadores privados en el marco de la emergencia sanitaria, y en particular el pago de los salarios de sus trabajadores y trabajadoras. También consideramos acertado que el Estado, como parte de su estrategia sanitaria, centralice la gestión de las camas disponibles en el sector público y privado de la salud con el objetivo de garantizar la atención adecuada del conjunto de la población durante la situación de crisis. Pero los recursos del IOMA no son del Estado, sino que conforman un patrimonio colectivo indiviso del cual las y los trabajadores estatales somos titulares, que financiamos con nuestros aportes. No compartimos esta decisión unilateral, sin la convocatoria de los representantes de las y los trabajadores de la provincia de Buenos Aires, los sindicatos que conforman el Consejo Consultivo Gremial, hecho que constituye un avance sobre nuestros derechos y es necesario ajustar a derecho la estructura y el funcionamiento del IOMA cumpliendo con lo establecido en el art. 14 bis de la Constitución Nacional”.

De los trabajadores
Para los gremios de trabajadores estatales que integran el Consejo Consultivo, “ya es tiempo de que la democracia en nuestra provincia se haga cargo de este mandato que la obra social de las y los estatales sea dirigida por quienes la utilizamos y financiamos a través de un Directorio con mayoría de las y los trabajadores”.El documento también expresa: “El IOMA tiene la obligación prioritaria de reformular su funcionamiento para saldar la enorme deuda que sostiene con sus afiliados y afiliadas, quienes durante los últimos años venimos sosteniendo con nuestros salarios deteriorados la caída abrupta en la cobertura en medicamentos, los restricciones en las prestaciones, el incremento del copago en las consultas y el retraso injustificado de los reintegros. En síntesis, el Consejo Consultivo Gremial reclama la revisión de la medida adoptada por el Gobierno provincial exigiendo a este la convocatoria al conjunto de gremios estatales para debatir responsablemente el modo en que debe reformularse la asistencia al sector privado de la salud. Los representantes del Consejo Consultivo Gremial seguimos en la lucha, defensa y cuidado de los derechos de la salud de todos las y los trabajadores”.