Miguel Angel Wirtz: “El ascenso con Racing es algo inolvidable” 


El “Turco”Wirtz fue uno de los arqueros nicoleños que pudo trascender en el fútbol profesional en las décadas del 80 y 90, siendo la Academia el club en el que debutó en primera. Ahí vivió la frustración del descenso a la Primera B en el 1983, pero después tuvo la inmensa felicidad de ser parte del equipo de la Academia que logró la vuelta al círculo superior dos años más tarde.


Marcelo Sassaroli
secciondeportes@yahoo.com.ar

San Nicolás ha dado muchos jugadores que en distintas épocas han militado en el fútbol profesional. Y uno de ellos es Miguel Angel Wirtz, quien atajó en varios clubes de nuestro país y el extranjero, siendo Racing donde alcanzó mayor renombre.El “Turco” nació el 25 de noviembre de 1961, actualmente está radicado en Buenos Aires y es padre de dos hijos: Camila (31) y Nicolás (26). En una charla que mantuvimos vía whatsapp nos contó su inicios en el deporte, su trayectoria y algunos detalles interesante que vivió:“Arranqué en las inferiores del club Somisa, jugué en sexta y quinta división mis técnicos en esa época fueron Ronco, Sacione y “Mingo Acevedo”, quien fue el que más me aconsejó a empezar a perfilarme a ver el fútbol con otro horizonte. Tuve como compañeros a chicos que luego jugaron en Buenos Aires, como Rubén Acevedo, Daniel Ronco y Jorge “Pato” Cecchi. En ese momento Somisa no tenía ni tercera ni primera, por lo cual quedamos con el pase libre, y me fui a jugar en 1979 al club Los Andes de Villa Ramallo, ahí jugué en tercera y algunos partidos amistosos en primera. Había un gran equipo con figuras locales, Mario Alejandro, Bustamante, “Beto” Lombai, los hermanos Sandoval y los Ortega, Santacruz y muchos más”.

Prueba de Racing
El “Turco” evocó como fue su desembarco en la Academia: "En una oportunidad vino la primera de Racing con todas sus figuras, Vivalda, Olarticoechea, Barbas y Gabriel Calderón entre otros, a jugar un amistoso con Los Andes. Yo entré en el segundo tiempo y el técnico de Racing era Néstor Sívori, que era conocido de mi papá en la juventud, tuve un buen partido y le dijo a mi papá que fuera a probarme a Racing. Ya en el ´76 había ido a Gimnasia y Esgrima de La Plata y había quedado seleccionado, pero mis padres me dijeron que terminara el secundario que hacía en el Colegio Don Bosco y después me bancarían un año en Buenos Aires en el fútbol. Y así fue, probé y quedé para arrancar en 1980. A fines del 79 la carta de Racing no llegaba, y fue cuando “Mingo” Acevedo me aconsejó ir a Boca porque ya tenía edad de cuarta división y perdería la posibilidad de jugar y probar en Buenos Aires. Viajé y quedé. El técnico era Román, pero también me llegó la carta de Racing para arrancar la misma semana de enero y elegí este último. Nunca me pregunté el por qué de la decisión tomada”.

Debut en primera
“Ya en Racing salí campeón con la cuarta división y el DT que era Omar ´Pato´ Pastoriza me subió a entrenar a la primera. Debuté en el ´82 contra Instituto de Córdoba, una época muy mala y difícil de la Academia, con muchos problemas económicos e institucionales. Los resultados negativos hicieron que el 1983 perdiera la categoría y pasara a jugar en la Primera B. Arrancamos el ‘84 y yo siendo titular por cinco fechas pero el técnico Jorge Castelli llevó dos arqueros y perdí la titularidad. Ese año perdimos la final del ascenso con Gimnasia y Esgrima de La Plata; yo en el banco y de entrenador Agustín Mario Cejas”.

El ascenso
Pero el fútbol siempre da revancha, y el nicoleño en la siguiente temporada vivió la inmensa alegría de lograr el ascenso. "En el 85 con la continuidad de Cejas arranqué como suplente y después de una campaña regular volví a ser titular ya con Cayetano Rodríguez y César Menotti de manager. Al seguir la mala campaña llegó ´Coco‘ Basile y ahí se logró la vuelta a primera jugando la final con Atlanta, en la cancha de River repleta. Al terminar el encuentro fue un delirio total, salí corriendo hacia la platea y le tiré la camiseta a mi viejo. Pasaron 35 años de esa conquista, fue algo sensacional e inolvidable. Con esa base del equipo más la incorporación de figuras como Fillol y otros se logró la campaña de la Supercopa 88”.

Su ida de Avellaneda
Sin embargo ahí se produjo su alejamiento del “Albiceleste”, y Wirtz lo contó así: “Con la llegada del ´Pato´ y mis ganas de atajar de titular tome la decisión de ir al Cúcuta de Colombia, a préstamo. Después regresé y seguí a préstamo en Palestino de Chile. Ya con el pase en mi poder jugué en Colón de Santa Fe 88/90, Platense 90/91, Huracán 91/92 y Argentinos Juniors 92. Posteriormente volví a Platense en el 93, estuve en Almirante Brown y terminé en Olimpo de Bahía Blanca en la temporada 96/97. Además estuve jugando fútbol playa con la Selección Argentina en los inicios del ese juego y torneos de veteranos para Racing”.

“Época difícil”
El ex arquero de 58 años de edad, rememora la situación crítica que le tocó atravesar en esos tiempos. “Me tocó vivir una época muy difícil del fútbol argentino donde los clubes en lo económico estaban muy mal y por la presión de la gente por los resultados negativos se vivían momentos muy feos de apretadas y contratos sin pagar. Por suerte en el ´92 la televisión le dio dividendos a los clubes y empezaron a cumplir con el jugador. El fútbol actual se parece mucho a la época en que jugué, ya la TV no les da lo que daba, se terminó el fútbol para todos y los equipos dependen de la recaudación, sponsor y socios. Por eso hoy los grandes le sacan diferencias a los clubes chicos”.

Su carrera como DT
“Después de mi época como jugador formé parte como ayudante técnico de Gustavo Costas y trabajamos en Racing 1999/2001 en la primera, época de la quiebra, después 2001/03 en Guaraní de Paraguay; 2003/2004 en Alianza Lima de Perú, mientras en el 2008 fui técnico de primera del 12 de Octubre de Paraguay. Además en el 2009/10 dirigí la quinta división de Racing y en la actualidad tengo un negocio de canchas de fútbol de sintético y estoy de coordinador en un country de Pilar que juegan un torneo Intercountry con todas las categorías desde cadetes a súper maxi”, concluyó Wirtz.