Esquivando los golpes para llegar enteros a la próxima pelea


Aunque la pandemia a causa del coronavirus y las subsiguientes medidas que se fueron tomando a todos los sacudió en mayor o menor medida, puntualmente un grupo de clubes de la Asociación de San Nicolás está atravesando una delicada situación económica y social. Sus delegados se refirieron a esta problemática y, al mismo tiempo, valoraron el apoyo brindado por la ABSN a través de un sponsor.


Facundo Mancuso
secciondeportes@yahoo.com.ar

La pandemia a causa del coronavirus y las medidas que se fueron dictando en la Argentina para aplacar los daños que esta pueda causar en el país fueron dejando a los clubes en una incómoda situación; primero porque debieron cerrar sus puertas e interrumpir todas sus actividades, y luego porque con el paso de las semanas su situación se fue agravando desde lo económico y social. Al haberse decretado el estado de fase 5 de la cuarentena (del aislamiento se pasó al distanciamiento), en San Nicolás y sus ciudades vecinas, Ramallo y Villa Constitución, se abrió el horizonte como para que el básquet vuelva a practicarse a nivel oficial. Al menos, en Villa Constitución ya fueron habilitados los entrenamientos, por lo que, protocolo mediante, en Sacachispas (no así en Riberas) los chicos recuperaron la sonrisa al volver a las canchas y reencontrarse con la anaranjada (y con sus compañeros, especialmente).
De todos modos, no quedan dudas de que quedarán heridas difíciles de curar. Las secuelas por este período oscuro se sentirán por un largo tiempo en las instituciones deportivas. Tal vez a las que cuentan con mayor arraigo en las sociedades y tienen una sólida infraestructura y una importante masa societaria (como por ejemplo Regatas, Somisa, Belgrano y hasta quizás Defensores de Villa Ramallo), les cueste menos recuperarse que a aquellas que viven su realidad con aspiraciones de un vuelo más bajo, más terrenal (como lo es el simple hecho de brindar un servicio a la comunidad en la que están insertas o ser un cobijo para los niños y adolescentes). En cuanto a las entidades afiliadas a la Asociación de Básquetbol de San Nicolás son más la que integran este último grupo. Fue así que EL NORTE se contactó con sus delegados para consultar acerca de la actualidad de los respectivos clubes a los que representan y saber cómo impactará en sus arcas la ayuda que acaba de conseguir la propia ABSN para ellos a través de la firma comercial PROSETEC S.R.L (no abonarán la cuota de afiliación durante cuatro meses, lo que les permitirá tener un ahorro de $9.600).

Desde adentro
En primer lugar, Luis Espíndola de Sacachispas, comentó: “Cualquier ayuda que se consiga por parte de la Asociación viene bien, porque esta pandemia afectó mucho a los clubes de barrio como lo es Sacachispas. Alivia saber que no se va a agrandar la deuda que ya existía con la Asociación, que no es grande pero que mes a mes podía ir creciendo. En nuestro club se cortó el ingreso de dinero porque no se pudo cobrar la cuota social, y esto afectó directamente a los profesores que se desempeñan en las distintas disciplinas, incluyendo al básquet, porque no se les pudo abonar sus sueldos. Eso es lo que más se sintió. Se trató de pedir subsidios y algo se pudo conseguir a nivel local, provincial y nacional”. “Otro punto positivo fue que acá en la Provincia de Santa Fe no se nos está cobrando algunos impuestos”, señaló.
Roberto Fazeuilhe de La Emilia puntualizó que “toda ayuda es bienvenida y viene muy bien”. “La pandemia nos afectó igual que a todos calculo, económica y socialmente. Franco (su hijo) dio todo este tiempo clases por zoom pero no es lo mismo, los chicos mucho no se enganchan”. “Si la fase 5 tiene éxito en la ciudad, imagino a corto plazo la vuelta, pero no va a ser fácil el regreso y menos fácil entrenar normalmente y jugar”, opinó el emiliano.En tanto, Sebastián Girandola de Mitre de San Pedro, también DT en el elenco sampedrino lamentó: “desde que empezó este problema los entrenadores de nuestro club dejamos de cobrar el sueldo por eso siempre viene bien cualquier colaboración, como también las polladas que la Asociación va a organizar. La situación es crítica a nivel laboral para nosotros, pero el club más o menos la va llevando, porque no perdió muchos socios. Tenemos la incertidumbre de cuándo vamos a poder volver a entrenar, porque acá en San Pedro hay casos confirmados casi en todos los días y por eso deberemos esperar unos cuantos días para ver si nos aceptan el protocolo que presentamos. A través de zoom o por otras vías el contacto con los chicos en el primer tiempo fue muy fluido y fuerte. Con el correr de las semanas notamos que empezó a haber cierto desinterés en algunos chicos, hasta llegar a estos días en los que vemos que son pocos los que siguen enganchados y del resto directamente no tenemos noticias”. “Es entendible pero a la vez preocupante pensando en cuando tengamos que volver. Es una situación compleja y vemos que casi todos los clubes estamos iguales”, declaró con preocupación Girandola.
Por su parte, el jugador y directivo de Social de Ramallo, Cristian Reynoso, marcó: “Estamos haciendo campañas para tratar de solventar los gastos básicos, en un club con pocos socios. Sin el aporte de la cuota social es imposible subsistir. Salimos a cobrar las cuotas casa por casa con todos los cuidados. Tenemos un cobrador y también se pudo implementar el depósito bancario, cosa que no teníamos. En gestiones anteriores no se había logrado y esto es una cosa que la pandemia sí logró. Pero bueno tampoco se puede exigir mucho a los socios. Todos estamos en una situación complicada”. “Y toda la ayuda que se pueda obtener viene muy bien, como la de la Asociación. Está bárbaro que estén al tanto de cada club y en las condiciones que se encuentran cada uno. Porque no pueden ser las mismas exigencias. Por suerte fueron muy considerados y supieron entender las prioridades que tenemos en nuestro club, que es que no se venga abajo la estructura que tanto cuesta mantener”, agregó.
Por Los Andes de Villa Ramallo, Ricardo Camelli expresó: “Fue una buena noticia la que nos comunicó la Asociación al haber conseguido este sponsor. Nos vino de diez, porque nos alivia un poco el gasto fijo que íbamos a tener en el año, lo que iba a ser difícil de recuperar al no haber actividad ni partidos; ni manera de recaudar. A nosotros nos golpeó mucho como a todos. En lo deportivo este año justo estábamos preparados para jugar después de más 30 años un torneo de Primera. Era un paso importante para el club pero con todo esto no pudimos jugar”. “Gracias a Dios los socios y los deportistas siguieron pagando la cuota social lo que ayudó al club a afrontar sus compromisos”, destacó.
Finalmente, Luciano Valenti de Riberas manifestó: “Estamos pasando por una situación difícil, por eso las deudas se empiezan a acumular. Al no haber actividad el ingreso de dinero al club bajó, mientras que el club debió seguir cumpliendo con sus compromisos, como pagar a sus empleados por ejemplo”. “Entonces cualquier apoyo que recibamos viene bien, como este que nos brinda la Asociación de Básquet. La llegada de un sponsor por otro lado jerarquiza al básquet local por eso considero que fue una muy buena iniciativa y valoro mucho que se haya podido concretar”, subrayó el dirigente villense.

FOTO: En el Club Sacachispas de Villa Constitución el martes retomaron los entrenamientos.