Walter Serrano: “Esto no es como en un partido, acá está la vida en riesgo”


La Federación Peruana de Fútbol anunció el lunes un plan de reanudación de la actividad profesional en la Primera División y puso como fecha tentativa de regreso al 31 de julio, en el marco de la pandemia del coronavirus. Respecto de esta situación habló el nicoleño Walter Serrano, quien llegó al país incaico en febrero para sumarse a la Academia Cantolao. “Hay muchos puntos que no están muy claros”, señaló.


Tal como informara EL NORTE en su edición del martes, la Federación Peruana de Fútbol anunció el lunes un plan de reanudación de la actividad profesional en la primera división y puso como fecha tentativa de regreso al 31 de julio, en el marco de la pandemia del coronavirus. A esta situación se refirió el nicoleño Walter Serrano, quien llegó al país incaico en febrero de este año para sumarse a la Academia Deportiva Cantolao. “Esto no es como en un partido, acá está la vida en riesgo”, afirmó el mediocampista, que el 2 de julio cumplirá 34 años.
Luego de una reunión virtual, las autoridades de la FPF resolvieron que, entre el lunes y miércoles de la próxima semana, los futbolistas se "someterán a estudios" que determinarán “si están o no contagiados" de covid-19. “Hay muchos infectados acá, vamos a tener que tomar los recaudos necesarios antes de volver”, contó Serrano, en relación con los casi 200.000 casos positivos y los más de 5500 muertos que hasta el momento dejó como saldo en Perú la pandemia. Por tal motivo, Serrano marcó que allí “está complicado el tema”.

Tiempos de pruebas
Si se supera esa primera etapa, el lunes 22, en tanto, comenzarán los entrenamientos individuales, mientras que una semana más tarde se desarrollarán las labores grupales.El torneo Apertura (descentralizado), del que solamente se disputaron seis fechas, se completará en sede única, la capital Lima, a puertas cerradas. Se mantendrán los cuatro descensos previstos. Vale apuntar que en dicho certamen Cantolao se ubicaba octavo con 9 puntos (tres triunfos y tres derrotas), entre un total de veinte competidores (delante de él se ubicaban Alianza Universidad Huanuco, Ayacucho FC, Binacional, Universitario, Melgar, Cienciano y Cajamarca). InterrogantesPensando en la vuelta a la competencia, Serrano se planteó algunos interrogantes. Y se pudo en duda “cómo se va a comportar el físico de cada jugador, el tema de las lesiones, cómo va a ser el reglamento”. “Desde ya va a ser un torneo rápido y muy dinámico, en el que todos vamos a tener oportunidades. Hay que estar muy preparados para volver y competir, psicológicamente sobre todo”, opinó el exjugador de Atlético Rafaela, Argentinos Juniors y Godoy Cruz en la Primera División de la Argentina.Serrano llegó a Cantolao este año procedente de Defensores de Villa Ramallo, tras el llamado del entrenador oriundo de Fighiera Hernán Lisi, a quien acompaña en su cuerpo técnico el también nacido en San Nicolás Hernán “Nani” Rodríguez como preparador físico. Sin embargo, apenas alcanzó a debutar (fue derrota 2 a 0 con Deportivo Municipal como visitante) y ya no pudo volver a jugar. “El partido siguiente era contra Universitario que era un viernes, pero ya se suspendió. Y el lunes arrancó el toque de queda”, relató Serrano, señalando luego que “se hizo difícil al principio, las primeras dos o tres semanas de cuarentena”.
Explicó luego que “había mucha incertidumbre y la información que había te asustaba”. “Después me acostumbré –manifestó–, me hice una rutina día a día, empezamos a entrenar vía Zoom y la fui llevando”. “Lo peor de la cuarentena ya pasó”, sostuvo.

Luego, el Clausura
El campeonato Clausura también se jugará en Perú. En este caso se celebrará en dos grupos, cuyos integrantes se definirán de acuerdo a cómo terminen en el Apertura (una zona para los que concluyan en posición impar y otra para los pares). Habrá una final entre los ganadores de cada uno.El campeón nacional se definirá en un torneo entre los ganadores del Apertura y Clausura y los dos mejores ubicados en la tabla general, con una final que se llevará a cabo en diciembre.Antes de autorizar el retorno a la actividad, el Gobierno peruano deberá aprobar el protocolo presentado por las autoridades de la FPF. A propósito de ello, Serrano apuntó: “Hay muchos puntos que no están muy claros ni cerrados del todo sobre cómo se va a dar la vuelta”. “No va a ser sencillo volver y hay que resolver esos puntos, dejarlos claros, no librados al azar, ser conscientes, porque acá no es como en un partido, acá está la vida en riesgo”, subrayó Serrano, en declaraciones que resumen la mezcla de sensaciones; por un lado el deseo y las ganas de volver a pisar una cancha y por otro el temor y las dudas que genera una situación sanitaria como la que se está viviendo en el mundo. Y que a él le está tocando vivir en Perú.

Su cuarentenaen “un pueblomuy tranquilo”
Hace casi dos meses EL NORTE había ya hablado con Serrano para conocer de su estadía en Perú y cabe recordar que el nicoleño viajó sin su familia, por lo que hace tres meses que no ve a sus dos hijos, Thiago (14) y Bautista (8). Y además no está muy cercano de sus compatriotas Lisi y “Nani” Rodríguez, quienes viven en un departamento ubicado en la mismísima Lima. El mediocampista reside en La Punta, una pequeña localidad de 3900 habitantes perteneciente al distrito de Callao, en donde está ubicada la sede de Cantolao. “Es un lugar que hay mar de los dos lados. Es un pueblo, muy tranquilo, cerca del lugar de entrenamiento”, repasó.En cuanto a lo futbolístico, más allá de que no pudo compartir muchos entrenamientos y apenas un partido oficial, Serrano comentó: “Me encontré con un torneo muy técnico, con jugadores muy buenos técnicamente. El ritmo es otro y me costó un poquito adaptarme, porque yo hacía tiempo que no jugaba en nivel de Primera. Me sorprendieron las cualidades de los jugadores”.
Al ser consultado acerca del rol que Lisi pretende que él cumpla dentro de la cancha, Serrano indicó: “Hernán me dijo que quería que juegue de volante tapón, en el medio, pero mucho no pudimos trabajar, así que veremos a la vuelta a las prácticas cómo se da todo”. Respecto de los objetivos colectivos en el Cantolao, Serrano confesó que lo motiva “muchísimo saber que el equipo puede aspirar a entrar en alguna copa”. “Tengo muchas expectativas”, anticipó. Más tarde, confesó: “Me sorprendió esta oportunidad, no estaba en mis planes, porque ya estaba cómodo y muy a gusto en Defensores, con el club, con el grupo, y pensando en radicarme definitivamente en San Nicolás”. “Igualmente me encontró en un buen momento de mi carrera, con una edad buena todavía y esta chance me potenció muchísimo”, aseguró.
Y finalmente, pensando en su futuro profesional, Serrano manifestó que, si bien ya realizó el curso de técnico, no tiene en mente el retiro en un corto plazo. Al respecto consideró que “si te cuidás, podés jugar hasta los 40 años”. “Ahora le doy más valor a las cosas, y si antes me cuidaba al 90, ahora al 100 por ciento, porque esta posibilidad que se me dio me generó nuevos desafíos”.