Marcelo Raúl Lattanzio, un volante que se destacó en varios clubes de la ciudad 


El ex futbolista nicoleño tuvo destacadas actuaciones en Argentino Oeste y Belgrano durante las décadas del 80 y 90, actuando en los denominados Torneos del Interior. Además, siendo joven probó suerte en River e Independiente, donde no pudo cumplir el sueño de actuar en Primera. Actualmente está radicado en Provo (Estados Unidos) hacia donde emigró hace 19 años junto con su gran familia.


Marcelo Sassaroli
secciondeportes@yahoo.com.ar

Marcelo Raúl Lattanzio es uno de los tantos nicoleños que se destacó en el fútbol local y regional en las décadas del 80 y 90, y también probó suerte en clubes grandes de AFA como River e Independiente. Una vez retirado se dedicó a su trabajo y a su labor espiritual, y desde el 2001 se radicó en Estados Unidos junto con su familia. Está casado con Mónica Forconesi y es padre de cinco hijos: Julieta (30), Andrés (28), Manuel (25), Candela (23) y Catalina (20), siendo la menor la única que actualmente vive en Provo (estado de Utah) junto a sus padres porque el resto de los jóvenes viven en sus respectivos hogares en zonas cercanas. Nació el 26 de octubre de 1961, hijo de Nicolás Lattanzio y María Dieso, y sus hermanos son José y Gustavo (destacado exbasquetbolista). Mientras afronta la pandemia de coronavirus, nos contó vía Whatsapp cuál fue su historia.

Inicio en Belgrano
“Yo comencé a jugar desde muy chico, en 1968 mis padres se mudaron a De la Nación y Roca, y al lado pusieron una tintorería. Yo iba al potrero con muchos chicos de esa zona comercial de San Nicolás. Después me llevaron al club Belgrano, donde tuve como entrenador a Juan Daniele, que era un padre para nosotros. Me acuerdo que dos grandes compañeros eran Fabián Daniele, su hijo, y Osvaldo ‘Mono’ Armella”. Ahí pasé una etapa maravillosa, y en inferiores me acuerdo de que estaban el arquero “Bicho” Lugones, Mario Martínez, Hugo Araya, Marcelo Carignani y Walter Catalini, entre otros”.Luego continuó: “En esa época yo era wing, me encantaba gambetear como loco y me acuerdo de los torneos de baby que se hacían en Cabotaje, también los del triángulo verde del Club Nacional que organizaba Otazo, en La Emilia, y también los que se realizaban en la escuela número seis”.

Su llegada a River
Cuando tenía 15 años se cumplió su sueño de enrolarse en un club grande de AFA, nada menos que en el “Millonario” de Núñez, y este exvolante lo recordó así: “A fines de 1976 vino River a hacer una prueba a la cancha de Protto y fuimos muchos pibes, como Vieco Saucedo, Daniele, Armella y Oscar Sandoval, y por suerte me eligieron a mí y a Saucedo, aunque el resto tenía grandes condiciones y también podrían haber ido y tuvieron éxito en otros clubes. Por ejemplo, “Pelé” Sandoval creo que no tenía lugar donde quedarse a vivir allá y se quedó acá. Además, en esos tiempos era complicado ir a Buenos Aires por la distancia y la cuestión social. Yo me alojaba en Belgrano R y estuve tres años ahí. Tuve buenos formadores, como Martín Esteban Pando, Adolfo Pedernera y Norberto “Estampilla” Yácono, los últimos dos exintegrantes de la famosa “Máquina”. Ahí estaban Ramón Díaz, Miguel Torres, que atajó en la Selección juvenil, Carlos Russo, Carlos ‘Chino’ Tapia y Vega, que después se fue a Nueva Chicago. Llegué hasta la quinta en el 79, en primera dirigía Ángel Labruna y había muchos buenos jugadores. Alonso había regresado de Francia, trajeron a los uruguayos Carrasco y De los Santos, y de Talleres de Córdoba vinieron Ártico y Emilio Comisso. Era muy difícil poder tener un lugar ahí por lo que quedé un poco desencantado”.

Se fue al “Rojo”
Con 19 años Lattanzio ya quería tener una chance en primera y resolvió marcharse hacia Avellaneda. “Decidí irme a Independiente porque pensé que allí podía tener más oportunidades de jugar. Era volante y jugué en cuarta, división en la que estaban Néstor Clausen, luego campeón mundial con la Selección en México 86, el juninense Raúl Clara y el arquero nicoleño Raúl Wenner. Estuve varios meses sin contrato, estaba José Omar Pastoriza y lo reemplazó interinamente ´Pepe´ Santoro, y me puso en algunos amistosos. Pero después de que se disputó el torneo de verano de Mar del Plata, llegó Nito Veiga y le dio prioridad a sus preferidos y me dijo que no me iba tener en cuenta, por lo que eso para mí significó un golpe muy duro. Y luego me tocó un año estar inactivo porque tuve que cumplir el servicio militar. Posteriormente, en el ´82 me fui a Villa Dálmine de Campana, estaba en Primera C y como delantero jugaba José Horacio Basualdo, quien después brilló en Racing, Vélez y Boca, y en la Selección Argentina, y después pasé a Defensores Unidos de Zárate”.

Recaló en Argentino
Después Marcelo se tomó un descanso, tuvo una misión con la Iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días. Pero un día le picó el bichito de patear la redonda otra vez. Y su nueva parada fue el conjunto de la estación. “Decidí volver a ponerme los cortos para Argentino Oeste, me convenció Omar Oggero para volver, él asumió como presidente y le dio un formato profesional a un club que era chico, donde solamente se jugaba a las cartas y a las bochas en su sede Avenida Morteo. Se armó un gran equipo que llegó a semifinales del Torneo del Interior perdiendo ante Villa Dálmine en el ´ 87.Yo actuaba con los suplentes junto a otros jóvenes como Julio Iusef, que enfrentaba a los titulares en los entrenamientos”.Luego agregó: “Al otro año integré el equipo en el torneo de la Liga Nicoleña con Rodolfo “Churro” Castelli” como DT, en que estaban Daniel Nahra, Norberto “Cuchi” Torres, José Luis Ronchetti, Marcelo Donatelli, Luis “Tigre” Sánchez, entre otros. Al poco tiempo retornó el “Gato” Pagnanini, y participamos de otro certamen de ascenso, con Luis Galán como arquero, Sequeira, Enrique Lacoume, Angel Cabaña, Horacio Rodríguez, Héctor ´Pato´ Bottazzi, Antonio Sánchez Astrolog, Walter Amici y Fabián Daniele”.

Pase a Belgrano
A comienzos de la década del `90 se incorporó a otro grande de la ciudad, como lo era Belgrano, que clasificó para el Torneo del interior 1990-91. Sobre esa experiencia, Lattanzio relató: “Norberto Beobide me llamó como refuerzo junto a Real, delantero de Defensores de Villa Ramallo. Me dijo que me quería llevar desde antes, pero no se había dado por distintos motivos. Ahí atajaba Alejandro Pope, que vino de River y además estuvo en Argentino Oeste. Además formaban parte del plantel Marcelo Santilli, Julio Vargas, Gustavo Rozero, Rubén Galarza, Fabián Migliavaca, Gustavo Bianchi, Rubén “Wina” Sandoval, Gustavo García, Marcelo Donatellli, Eduardo Suligoy y Néstor Diamante. Pasamos la primera fase, pero en la segunda ronda no anduvimos bien, perdimos ante Belgrano de Zárate donde jugaban los hermanos Bochini y quedamos sin chances de seguir en carrera”.

Regreso al “Tricolor”
Marcelo volvió a vestir los colores del Tricolor en el 92, en el que dio la vuelta olímpica. “Volví a Argentino Oeste con el rosarino Luis ´Pantera´ Hisgen como técnico. Teníamos un gran equipo, estaban Omar Allegri, Daniel Ronco, Jorge Pierani, Gustavo Ferlatti, Rubén Plaino, Daniel Ochoa, Daniel Chávez, Walter Guille y Marcelo “Mono” Mangione. Salimos bicampeones, porque ganamos el Apertura y el Clausura”, destacó.Después Lattanzio continuó su carrera a mediados de los `90 en La Emilia. “Ahí estaban “Tape” Rodríguez, “Cuchi” Torres, Walter Rafart, Néstor Diamante, “Clavo” Aparicio, Ezequiel Dutruel, Germán Silpituca, Carlos Derrico, Giaganti, ´Tacuara´ Flores y Carlos Duarte. Y por último me fui a Acevedo, que participaba de la Liga Pergaminense, pero ya estaba con problemas en la rodilla por lo que jugué pocos partidos”, contó

Viaje a Estados Unidos
Hace 19 años Lattanzio decidió irse a vivir a Norteamérica. “En Argentina sufrimos la crisis del 2001, me despidieron de la Pinturería Impulso, y decidimos venir a Provo, donde me instalé junto a mi familia y estoy muy agradecido al país porque me fue bien y pude criar a mis hijos, la mayoría ahora son independientes. Y además juego al fútbol entre amigos para despuntar el vicio, porque la pasión no se pierde jamás” expresó finalmente Lattanzio.

El recuerdode un golazoen Pergaminocon Argentino
Argentino Oeste tras la gran campaña de la edición 86-87 en el Torneo del Interior, en el que fue eliminado en semifinales por Villa Dálmine de Campana, en enero del 88 comenzó una nueva aventura. Le tocó integrar la zona A de la Región Bonaerense, debutando perdiendo ante Atlético Mercedes por 1 a 0, grupo que también integraban Sportivo Baradero y Provincial de Pergamino. Y justamente ante el elenco pergaminense consiguió su primera victoria al imponerse por 2 a 0 como visitante. Lattanzio recordó esa noche victoriosa. “Fue un gran partido y guardo la nota del Diario EL NORTE en el que salió mi gol de palomita, que lo convertí tras un centro de Sánchez Astrolog. El otro tanto lo hizo Enrique Lacoume, con un tremendo cabezazo”. El conjunto de la estación logró clasificar a segunda ronda, y ahí su verdugo fue el poderoso Olimpo de Bahía Blanca, que luego perdería la final por el ascenso a la Primera B Nacional a manos de Estación Quequén de Necochea.

El reto dePagnaniniporque queríaser volante
Marcelo siempre quiso desempeñarse como mediocampista. “Tenía la virtud que tenía un gran despliegue, y como me la pasaba moviéndose de acá para allá , y por eso el Gringo Donatelli me apodó “Llamarada”. Me gustaba ubicarme como volante, y como corría mucho ayudaba en la recuperación. Pero a veces me pusieron como defensor y mucho no me agradaba. Me acuerdo que un partido de práctica Rubén Pagnanini me hizo jugar en el medio, y como anduve bien alguien desde afuera le gritó “No busqués más Gato, ahí tenés el número ocho”. Y pasó que poco después en un amistoso me hizo entrar pero como marcador central, y yo hice mala cara. Después de terminado el partido el “Gato” me llamó aparte y me dijo `Vaya pensando que quiere hacer, porque así usted no me sirve´. Yo le respondí que me parecía una ironía, porque mi puesto era de volante. Finalmente me quedé y terminé jugando en el Torneo del Interior en el puesto donde me sentía más cómodo”.


FOTOS: Marcelo Raúl Latttanzio con Héctor “Pato” Bottazzi jugando en Argentino Oeste; y en el equipo de Belgrano en el inicio de los 90.