Siempre San Nicolás está presente cuando de Liga Nacional se habla 


En su larga estadía la máxima categoría, Regatas y Belgrano contrataron en diferentes campañas a extranjeros que habían tenido experiencia en la NBA. Justamente, dos de esos jugadores que actuaron en la ciudad se encuentran entre los diez foráneos que pisaron nuestro país que más partidos tienen en la competencia más importante del mundo. Se trata de Steve Colter y Greg Anderson.


Facundo Mancuso
secciondeportes@yahoo.com.ar

Regatas y Belgrano se encuentran entre los quince clubes con mayor cantidad de temporadas disputadas en la Liga Nacional, que en mayo pasado cumplió 35 años.El torneo que acunó a los grandes de la historia del básquetbol argentino (entre ellos a los integrantes de la “Generación Dorada”) tuvo entre 1993 y 2008 representación nicoleña. Por eso siempre alguna revisión histórica se ocupa de recordar los pasos del Náutico y del Rojo, de manera directa o indirecta; siempre está presente San Nicolás en ese repaso. En efecto, los clásicos rivales por siete temporadas compartieron el certamen. En su larga estadía en la máxima categoría, seguramente seducidos por los antecedentes que estos traían, contrataron en diferentes campañas a extranjeros que habían tenido experiencia en la NBA.
Justamente, dos de esos nombres que jugaron en la ciudad se encuentran entre los diez foráneos que pisaron nuestro país que más partidos jugaron en la competencia más importante del mundo, como lo consignó en un artículo que publicó en los últimos días la web Básquet Plus. Se trata de Steve Colter y Greg Anderson; un ex Regatas y un ex Belgrano.

En San Nicolás
El primero en arribar a San Nicolás para jugar en la Liga fue Steve Colter, hermano de Teddy, figura de Regatas en su ascenso de la “B” a la “A” en 1992. Para el debut en la elite, a la entidad de la ribera como refuerzos llegaron dos jugadores de renombre como Carlos Romano y Gabriel Milovich (ambos con pasado en la Selección argentina), otro que dejaría su marca en el país, Stanley Easterling, más Rubén Pikaluk y los jóvenes Jorge Racca, Gabriel Cocha y Horacio Acastello. Y junto a Teddy Colter permanecieron Teodoro Michalópulos y James Parker (completaban la nómina regatense Luciano Giuzzio y Cristian Ballerini, entre otros). En la mitad del torneo, Parker –quien promediaba 20.6 puntos y 7 rebotes en 16 presentaciones- no continuó y para ocupar esa ficha en su lugar llegó a fines del año 1992 Steve Colter. Éste venía de jugar 471 encuentros a lo largo de siete temporadas en la NBA, en Portland (de 1984 al 86, jugando junto a Clide Drexler), Chicago Bulls (compañero de Michael Jordan en la 86/87), Philadelphia (87/88, al lado de Charles Barkley), Washington (87/1990) y Sacramento (90/91). Y en Regatas alcanzó a jugar en seis ocasiones, alcanzando promedios de 16.5 puntos, 3.5 asistencias y 2.7 rebotes. Lo llamativo es que luego de este paso fugaz por el club de la ribera y por Argentina, un par de años más tarde, Colter volvió a participar de la NBA entre 1994 y 1995, sumando 57 juegos para Cleveland, cuando ya tenía 32 años. Teddy se dio el gusto de jugar junto a él en su última campaña en la Liga Nacional, que no transcurrió con el mismo éxito con el que habían pasado las anteriores en dicha divisional y en el ascenso (5.7 puntos y 1.7 asistencias tuvo de medias en ese torneo).
Luego de que Regatas finalizara undécimo y eludiera el descenso, el ex Somisa retornaría al TNA para jugar en Siderca y recuperar un mejor nivel, mientras su hermano, jugando en Croacia, se preparaba para encontrarse otra vez con la posibilidad de mezclarse junto a los mejores del planeta en la NBA.
Por otro lado, Belgrano contrató -con 34 años- a Gregory Anderson, quien se retiraría de la actividad rentada tras esta participación con los de la calle Pellegrini. Este alapivot vistió durante veintidós oportunidades la camiseta de Belgrano, promediando 12.5 puntos, 9.3 rebotes, una tapa y 32´ en la 98/99. Antes de viajar a la Argentina para cerrar su carrera, Anderson había disputado nada más y nada menos que diez temporadas en la NBA. Había sido elegido en la vigésimo tercera posición del Draft de 1987 por San Antonio Spurs, donde no tardó en hacerse un hueco en el quinteto titular, acabando la temporada con 11.7 puntos y 6.3 rebotes por partido, lo que le valió para ser incluido entre los mejores cinco rookies. Al certamen posterior, sus estadísticas mejoraron, habiendo llegado a los 13.7 puntos y 8.2 rebotes por noche. Fue traspasado en 1989 a Milwaukee Bucks, equipo en el que su aporte mermó considerablemente. Con poco éxito, más tarde militó en New Jersey Nets, Denver Nuggets (llegó de los Nets en una operación a tres bandas junto con Portland Trail Blazers en la que se vieron involucrados, además de Anderson, Terry Mills, Drazen Petrovic y Walter Davis). En su primera aparición en los Nuggets promedió 11.5 puntos y 11.5 rebotes, formando una pareja letal debajo de los tableros con Dikembe Mutombo, acabando ambos entre los diez mejores reboteadores de la liga. Sin embargo, no se le extendió el contrato y debió emigrar a Italia (16 puntos y 13.6 rebotes en el Caserta). En 1993 volvió a Estados Unidos y firmó como agente libre en Detroit Pistons. También actuó en Atlanta Hawks y retornó a San Antonio, para ser dirigido por Gregg Popovich. En el total de su trayectoria en la NBA jugó 680 encuentros, con promedios de 20.6 minutos, 7.3 puntos y 6.2 rebotes por juego.
En Belgrano Anderson fue dirigido por Daniel Maffei y tuvo como compañeros a Guillermo Gallo, Carlos Colla, Gabriel Cocha, Jorge Rifatti, Boubacar Aw, Miguel Zandomeni, Lucas Bertucelli e Iván Zuelgaray. Los belgranenses en esa Liga perdieron en los play-offs de Reclasificación 3-0 con Obras y luego se asegurarían la permanencia tras dejar en el camino a Olimpia de Venado Tuerto.

Grandes nombres de la NBA en la Argentina
Mario Elie llegó a Unión de Santa Fe para la temporada 1987, estuvo poquito y se fue a Estados Unidos, donde desde 1990 se metió en la NBA y no la dejó hasta su retiro en la 2000/01. Elie tuvo un “carrerón”, con 848 partidos en la mejor liga del mundo, pero sobre todo porque ganó tres anillos (dos con Rockets, uno con San Antonio), siendo compañeros de muchos súper cracks, como Chris Mullin y Tim Hardaway (Golden State), Hakeem Olajuwon, Clyde Drexler y Charles Barkley (Houston) y David Robinson y Tim Duncan (Spurs) y Jason Kidd y Shawn Marion (Phoenix). El que lidera la lista de partidos es otro que fue estrella y campeón: John Long. Su caso es increíble, porque tuvo una carrera larguísima en la NBA desde 1978 hasta 1991, siendo campeón con Detroit en 1989, luego se fue a jugar al exterior, llegó a la Argentina en 1995 para salvar a Ferro del descenso (junto con otro integrante de esta lista, Earl Cureton), la rompió en los veintiún partidos que jugó, Ferro se quedó en la “A” y al año siguiente, con 41 años, Long se dio el gusto de volver a la NBA para jugar en Toronto, siendo el segundo más veterano de la temporada después de Robert Parish (completó 916 presentaciones). Cureton tiene la particularidad de haber sido compañero de Elie en los Rockets campeones de 1995 y de Long en Detroit, en Ferro; y también en ese Toronto de 1996/97. Cureton fue campeón de la NBA en 1983 con los Sixers, como compañero nada menos que del Doctor J y de Moses Malone, y en 1994 con Olajuwon. Pero además fue de los que se dio el gusto también de jugar con Michael Jordan en Chicago, en 1986/87. En la mejor liga del mundo completó 728 partidos, el quinto en esta tabla especial.
Uno de los más famosos de todos los que vinieron a la Argentina desde la NBA fue Stacey King. El pivot había sido tres veces campeón de la NBA con los Bulls de Jordan, pero, cuando se fue de ahí, no trascendió ni en Minnesota, ni en Miami, ni en Boston ni en Dallas (499 encuentros). Igualmente, se suponía que al llegar para jugar en Atenas respondería, aunque duró 6 partidos, anotando 8.3 puntos de media.El último “gran ex NBA” en llegar al país fue el canadiense Joel Anthony, dos veces campeón con el Miami Heat de LeBron James, Wade y Cris Bosh (2012 y 2013), después estuvo con Manu en los Spurs (2016/17) y de ahí se vino a San Lorenzo, con el que ganó dos títulos de Liga Nacional y dos de Liga de las Américas.

Otros NBAen la ciudad
Tal vez por la cercanía en el tiempo y por el hecho de haber jugado el TNA para Regatas y Belgrano, el nombre que está más presente es el de Williard Sherell Ford, un exquisito alapivot que se destacó en la “A” actuando en Peñarol de Mar del Plata y Boca. Ford -un goleador nato- jugó 28 partidos en la temporada 1995/96 de la NBA para los Seattle Supersonics, con medias de 3.2 puntos (37.5% en tiros de campo, 16% en triples y 76.5% en libres), 0.9 rebotes y 0.2 asistencias en 5 minutos por encuentro. Había sido elegido en el Draft de 1995 con el número 26 (primera ronda). En los siguientes años fichó como agente libre en Cleveland Cavaliers y New Jersey Nets, sin llegar a debutar.Ya veterano, Ford -nacido en 1972- participó de la temporada 2007/08 del TNA con Regatas, que terminó descendiendo. Promedió 21.3 puntos, 8.3 rebotes y 2.8 asistencias en 13 encuentros. Dos años después llegó a Belgrano, en el que completó once presentaciones con 15.3 puntos, 7.1 rebotes y 1.5 asistencias.
El primer ex NBA que arribó a Belgrano fue Larry Sykes, que jugó seis cotejos en la Liga Nacional 97/98, con 8.2 puntos, 7.7 rebotes y 23.3 minutos de promedio. El alapivot jugó solo cuatro en la NBA: fue en 1995 para Boston Celtics (había integrado la plantilla de Denver Nuggets previamente).Llamativo fue el caso de Billy Thomas, un escolta nacido en Estados Unidos que realizó su primera experiencia en el profesionalismo en Regatas, allá por la Liga Nacional 1999/00. Precedido por muy buenos rendimientos (venía de destacarse en la Universidad de Kansas), en el conjunto de la ribera permaneció durante veintiún fechas, alcanzando una media de 16 puntos, 2 rebotes, una asistencia y 1.5 robos en 34´. Thomas se fue de manera intempestiva y luego encontraría con la chance de jugar en la NBA. Allí firmó un contrato de 10 días con los Nets de Nueva Jersey a comienzos del 2005, para, más tarde, acordar una renovación por el mismo plazo. Finalmente, terminó jugando todo el torneo (redondeó 25 juegos y 3.7 puntos). Un año después se sumó a los Washington Wizards (17 partidos y 2.2 puntos de promedio), en 2007 regresó a los Nets y en 2008 actuó junto a LeBron James en Cleveland Cavaliers, franquicia con la que se despidió de esa liga, totalizando 53 presencias (10 minutos, 2.7 puntos y un rebote de promedio).
Otro de los estadounidenses que se desempeñó en la NBA y que jugó en San Nicolás fue Tang Hamilton, quien se había dado el gusto de disputar nueve partidos en la mejor liga del mundo para Miami Heat en 2001 (integró además los planteles de Memphis Grizzlies y Detroit Pistons, pero no alcanzó a jugar).Hamilton -un alapivot, que también había disputado el Premundial de 2005 con la Selección de Estados Unidos- solo actuó seis veces para Belgrano, alcanzando una media de 12 puntos y 5.2 rebotes en la 2008/09 del TNA.


FOTO: Steve Colter en acción en la NBA, jugando para Portland ante los Celtics de Larry Bird. Luego llegaría a Regatas para la Liga 92/93.