A 33 años de una histórica campaña de Argentino Oeste 


El 7 de junio de 1987 el conjunto de la estación disputaba el partido de vuelta por las semifinales del Zonal Sureste ante Villa Dálmine de Campana en un estadio de Somisa repleto. Había prevalecido en la ida por 1 a 0 , por lo que le bastaba un empate para erigirse finalista. Pero “Pepe” Basualdo le dio el triunfo al visitante y en los penales el “Violeta” fue más certero, derrumbando las ilusiones de los nicoleños de ascender a la Primera B Nacional.


Marcelo Sassaroli
secciondeportes@yahoo.com.ar

En la temporada 1986/87 se comenzó a disputar el llamado “Torneo del Interior”, que no era otro que el “viejo Regional” y lo organizó el Consejo Federal de AFA, con la participación de los clubes representativos de las Ligas del Interior invitadas a hacerlo, siendo Argentino Oeste el representante de la Liga NIcoleña por haber sido el último campeón, en un certamen que se dividió en tres etapas.

Reforma
En el primer semestre de 1985 se disputó el último Torneo Nacional, que obtuvo Argentino Juniors. La AFA en su intento por federalizar el fútbol creó un nuevo campeonato, llamado Primera B Nacional que se inició a mitad de 1986 con la participación de 22 clubes, 13 de los cuales fueron del interior . Y una de las plazas fue asignada a la provincia de Buenos Aires, organizándose un Reducido entre los campeones de Bahía Blanca, Junín, Mar del Plata, Olavarría, Pergamino, San Nicolás y Tandil. Douglas Haig logró un lugar en ese certamen al vencer en las finales a Olimpo (el elenco bahiense había eliminado previamente a Argentino Oeste en semis).En nuevo torneo del Interior que otorgaba dos plazas para el Nacional B 1987-88, dio inicio el 19 de octubre del 86, clasificando por la Región Bonaerense cuatro clubes a la segunda fase. Avanzaron Belgrano de Zárate y Atlético Villarino de Chivilcoy (le ganó un desempate a Vélez Sarsfield de Mercedes al haber igualado el primer puesto de la zona B), Sportivo Piazza de Azul y Ferrocarril Oeste de Trenque Lauquen. El conjunto de nuestra ciudad no tuvo que tomar parte de la primera ronda, al igual que Olimpo de Bahía Blanca, Estudiantes de Olavarría, El Linqueño , Tráfico`s Old Boys de Pergamino, Grupo Universitario de Tandil y Kimberley de Mar del Plata, pasando directamente a la segunda etapa que se inició el 11 de enero del 87.

Gran plantel
El entrenador era Rubén Pagnanini, quien trabajó con gran dedicación volcando la experiencia adquirida por el paso por el profesionalismo, siendo Rodolfo “Churro” Castelli el preparador físico. Construyó un equipo con jugadores de experiencia, que habían jugado en Primera A y B, como el arquero Luis Galán (jugó Nacionales en equipos de Mendoza), los defensores Rubén Acevedo (ex Boca y Gimnasia de La Plata), Daniel Nahra (ex Nueva Chicago), los volantes Ricardo Daniel Bina (ex Chicago y El Porvenir )y Miguel Corvo (ex Banfield, Banfield, Deportivo Español y Arsenal, entre otros ) y en ataque su estrella era Pedro “Palito” Galván, socio del nicoleño Sergio “Oso” Castro. Además contaba con otros firmes defensores de nuestra ciudad como Norberto “Cuchi” Torres, Enrique Lacoume y el lateral ex Berazategui Víctor Martínez (suspendido por dóping en la fase final). Además Angel Cabaña estaba atravesando un gran momento, siendo un cinco de mucha capacidad de quite y gran presencia. Además estaban el arquero Alejandro Pope (ex River), César Faccioni, Edgardo Bernardi, Marcelo Donatelli, Oscar “Pelele” Rubiola (campeón con Rosario Central en el Nacional del 73), el paraguayo Vera Benítez y Walter Amici, entre otros.

Estreno triunfal
En la zona B bonaerense debutó venciendo a Belgrano de Zárate por 1 0 a con gol de Daniel Ronco en cancha de Somisa. Ese día se alineó así: Alejandro Pope; Norberto Torres, Rubén Acevedo, Daniel Nahra, Victor Martínez; Angel Cabaña, Daniel Ronco y Miguel Corvo; Pedro Galván, Daniel Bina y Vera Benítez.Salió segundo con 10 puntos, detrás de Tráfico’s de Pergamino (12), producto de 4 triunfos y dos empates soportando dos caídas ante Villarino de Chivilcoy y Belgrano Zárate, ambas en calidad de visitante, sellando su pasaporte en la última fecha al golear a El Linqueño por 5 a 1. Y al grupo A se lo adjudicó Olimpo, escoltado por Grupo Universitario de Tandil´. Y en los play off al “Tricolor” le tocó enfrentar al conjunto bahiense, al que superó por 3 a 2 en el “Roberto Carminatti”, pero el ”Aurinegro” se tomó desquite prevaleciendo por 3 a 2 en San Nicolás, forzando a un tercer partido, que se disputó en Azul, y tras igualar 0 a 0, Argentino fue más efectivo en los penales imponiéndose por 5 a 4 clasificando al Zonal Sureste.Roca, un difícil desafío
En Cuartos de final le tocó enfrentar a Deportivo Roca de Río Negro, al que superó por 1 a 0 en el sur con gol de Sergio Castro, pero como se detectó que Víctor Martínez dio positivo en el control antidoping, se le dio por ganado al “Capataz” por la mínima diferencia. En la revancha, con agónico gol de Bina el elenco del “Gato” Pagnanini logró igualar la serie, y el 28 de mayo se disputó el suplementario, y tras el 0 a 0 al cabo de los 30 minutos, hubo que recurrir a los penales y el dueño de casa se erigió en vencedor por 5 a 4.

Duelo por semifinales
Villa Dálmine de Campana, que había eliminado a Estudiantes de Río Cuarto en cuartos, fue el rival en semis. En la ida el “Tricolor” dio la nota al ganar por 1 a 0 merced a una conquista de Castro, jugando un partido casi perfecto ante un rival de jerarquía que tenía grandes jugadores como el arquero Alberto Enrique Salvaggio (coincidentemente el mismo que seis años más tarde fue el guardián de Sarmiento de Junín, que también eliminó a Argentino en idéntica instancia), el ex Racing, Vélez y Boca José Horacio Basualdo y el goleador Héctor Horacio Scotta (récord argentino de goles en un mismo año, al anotar 60 en 1975 para San Lorenzo). Y la revancha se desarrolló el 7 de junio del 87 en el estadio de Somisa colmado, logrando el “Violeta” logró salir airoso por 1 a 0 al cabo de los 90 minutos reglamentarios. Por lo tanto hubo que jugar un alargue de media hora, y como no hubo vencedor, Dálmine ganó la pulseada en los penales por 6 a 5, estrellando Torres el último remate en un palo, por lo que lo que el visitante clasificó finalista del Zonal Sureste, y el conjunto de nuestra ciudad masticó bronca por ver esfumar su chance.
Al Nacional B ascendió Alte. Brown al superar al conjunto de Campana, mientras que Atlético Tucumán obtuvo la restante plaza al adjudicarse el Zonal Noroeste superando a Sarmiento de Resistencia.

ENRIQUE LACOUME
“Me quedó un sabor amargo”

Enrique Lacoume fue uno de los aguerridos defensores que tuvo Argentino Oeste en esa mítica campaña del Torneo del Interior 86-87. El oriundo de Erézcano categoría ‘63 fue uno de los stoppers ante Dálmine, y evoca así esa tarde de hace exactamente 33 años. “Con Argentino Oeste habíamos empezado un proceso en 1985 y se trabajaba en forma muy profesional, con el “Gato” Pagnanini como entrenador y el “Churro” Castelli como preparador físico. Entrenábamos de martes a viernes, sábado a la mañana hacíamos táctico y concentrábamos previo a los partidos. Es decir que hacía dos años nos veníamos preparando y estábamos muy bien física y mentalmente, pero en algunos cruces no tocó Olimpo de Bahía Blanca y no pudimos pasar. En cambio ese año pasamos al octogonal y nos tocó el primer partido con Deportivo Roca en Río Negro. Hicimos un viaje larguísimo en colectivo y llegamos unos días antes, la cancha era fea y despareja. Pero jugamos bien y ganamos por 1 a 0, pero tuvimos la mala suerte que Víctor Martínez había tomado un medicamento en la semana porque había estado enfermo y dio positivo en el control antidóping. Entonces nos dieron por perdido por 1 a 0, y en la revancha le ganamos sobre la hora, por lo que jugamos el alargue terminando 0 a 0 y ganamos en los penales”.

Las semis
Luego “Quique” manifestó: “En semifinales nos tocó Villa Dálmine que tenía gran equipo, ´Pepe´ Basualdo, Crema (un delantero inteligente) y Héctor Scotta que era un tremendo goleador y me tocó marcarlo. En Campana nos impusimos por 1 a 0 con un gol de contragolpe, en un jugada que inicié yo sobre un lateral tocándosela a ´Palito´ Galván y mandó el centro para que el ´Oso´ Castro definiera. Jugamos muy bien y hasta pudimos sacar más diferencia. En la revancha el estadio de Somisa estaba que explotaba, dicen que había como ocho mil personas. Quizás nos pesó saber que un empate nos alcanzaba, nos hicieron un gol y no pudimos reaccionar, en el suplementario salimos 0 a 0, y hubo que definir en los penales, que es para cualquiera y ellos ganaron. Nos costó mucho reponernos de esa derrota, ahora me hace bien recordar esa gran campaña, pero da tristeza como fue el final. Guardo recortes del diario esos memorables partidos. Me quedan como lindos recuerdos los muy buenos compañeros que tuve, hice amigos que aún hoy día me los cruzo y charlamos. Además quiero resaltar a la hinchada de Argentino, que nos acompañó a todos lados, hasta nos fue a esperar a la sede cuando volvimos de Río Negro, también nos hizo el aguante en los entrenamientos. Con perdón del resto de los clubes de ciudad, es lejos la más seguidora, te banca en todo momento. Me quedó un sabor amargo porque no se nos dio en esa ocasión, y espero que alguna vez un equipo de la Liga Nicoleña a corto plazo pueda ascender al Nacional B”, cerró Lacoume.