Silvero: “Lo que me está faltando es la medida de un partido”


El base de Somisa –que lleva ya quince meses sin jugar- lamentó que tras haberse recuperado de una dura lesión, a causa del coronavirus “justo que había arrancado a entrenar casi con normalidad se paró todo”. Igualmente expresó: “Mi deseo es poder estar a la altura para que Niki (Arámburu) evalúe si estoy o no para el Federal”.

Facundo Mancuso
secciondeportes@yahoo.com.ar

Gonzalo Silvero lleva ya quince meses sin jugar, después de haber sufrido una dura lesión en la primera jugada del partido ante Sportivo Pilar correspondiente al Final Four del Provincial de Clubes 2018/19, en el que el base había sido una de las grandes figuras actuando para Somisa, a la postre el inobjetable campeón. Acaba de cumplirse, además, un año desde que se operó de los ligamentos cruzados de su rodilla derecha, motivo que lo privó de la chance de jugar el Torneo Federal con los somiseros. Y cuando ya encaraba la parte final de su recuperación, lo que lo golpeó fue el coronavirus; no de manera literal claro.
Fue la lógica decisión del gobierno nacional de decretar el aislamiento preventivo, social y obligatorio lo que primero provocó el cese de las actividades deportivas y el cierre de los clubes, y luego la decisión final de suspender la mayoría de los campeonatos que se encontraban en disputa; entre ellos el Federal. Esto hizo que Somisa dejara de entrenarse; y con ello, por ende, que Silvero tampoco lo haga. Fue así que los planes del jugador formado en Belgrano se alteraron. “Justo que había arrancado a entrenar casi con normalidad se paró todo. Llevaba tres semanas haciendo básquet, casi a la par del resto; las últimas dos inclusive jugaba cinco contra cinco”, lamentó Silvero, quien luego marcó: “Obviamente que a mí también me va afectar con mi vuelta esta situación que se está viviendo. No creo que afecta la rodilla, que eso es lo más importante”.El conductor –que tiene 10 títulos de la Primera local, sumando los que cosechó con Belgrano y Somisa- dijo que antes de haberse declarado la cuarentena en las prácticas se estaba sintiendo “bien” que si bien se cansaba más que mis compañeros “ya estaba agarrando ritmo de competencia”. “Ahora lo que me está faltando es la medida de un partido. Pero cuando esto pase y volvamos a entrenar normalmente voy a estar en igualdad de condiciones con el resto del equipo”, consideró.
Más allá de esta dificultad, Silvero contó que nunca dejó de entrenarse. “Seguí haciendo lo mismo que hacía en el gimnasio en mi casa, en donde tengo espacio para picar y patio como para correr y hacer distintos ejercicios, pero no tengo aro”.Entrenamientos virtualesComo Silvero, el plantel de Somisa casi no paró en estos casi 80 días de cuarentena y vía whatsapp o a través de la plataforma zoom se mantuvo en contacto de manera virtual. Y lo sigue haciendo, mostrando que si bien su objetivo de lograr la permanencia en su primera temporada en la tercera categoría se cumplió, los del barrio van por más. Inclusive en estas cesiones que comandan el entrenador Nicolás Arámburu, su asistente Juan Páez y el “Profe” Martínez, participan aquellos jugadores que no residen en la ciudad, como Leonardo Tortonesi, Tobías Cravero y el Sub-19 Imanol Tempesta. “Esta fue la cuarta semana de entrenamientos, arrancamos tres días y en la última tuvimos cuatro, tres veces por semana desde la semana pasada y esta ya cuatro días. Y la idea del cuerpo técnico es que sean de lunes a viernes próximamente”, comentó Silvero, señalando más tarde: “Al principio era más que nada mandar mensajes para que siguiéramos metidos en el entrenamiento hasta que no se había suspendido el torneo”. “Después de la suspensión hubo un breve descanso –agregó-, para que nos reacomodáramos pero después arrancamos de nuevo. Viene bien para movernos y para reencontrarnos y seguir en contacto”. “Hacemos tanto con Jorge algo más aeróbico de coordinación y con Niki y Juan más técnico”, apuntó.

Lo que dejó el debut
En otro pasaje de la charla que mantuvo con EL NORTE, Silvero analizó lo que fue la producción de Somisa en su regreso a las competencias nacionales después de 19 años. A propósito de ello afirmó: “Lo mejor que nos pudo haber pasado fue debutar perdiendo como nos tocó (NdeR: 53-89 con Atlético Pilar), en un grupo que pasó a ser el más difícil de jugar, mucho más fuerte que cuando a mí me tocó jugar con Belgrano, con seis equipos que estaban para pelear por salir primeros”. Y valoró que “la química no faltó nunca más allá de algunos malos resultados y de un mal arranque, con seis derrotas seguidas”. “Se nos escaparon un montón de partidos en el cierre y eso nos afectó. Estuvimos a la altura y nos faltaron los detalles como para estar más arriba. El balance es súper positivo”, evaluó.Pensando en el próximo campeonato, Silvero manifestó que “ahora hay que ver como se arman todos los equipos, pero esa experiencia que tuvo el equipo va a contar”. “Sirvió como para conocer y acomodarnos a una competencia”, subrayó.Por último, antes de destacar el acompañamiento que recibió de todo Somisa (“el club nunca me dejó de lado, por el contrario siempre me apoyó y estuvo encima”, confesó), Silvero reconoció sus ganas de poder jugar el Federal que viene. “Mi deseo es poder estar a la altura para que Niki evalúe si estoy o no para el Federal. Ese es mi deseo, porque mi objetivo personal cuando llegué era jugar en la categoría y me gustaría mucho poder hacerlo”, expresó “Gonza”, ilusionado con poder tener la posibilidad que antes de lesionarse se había ganado con creces.