Artistas de la ciudad atravesados por la pandemia y la crisis económica 


Distintos artistas dialogaron con EL NORTE para dar a conocer cómo están viviendo los escritores, directores, actores, bailarines y músicos este momento tan difícil, cuando trabajan en rubros que al momento, por lo menos el teatro, sería lo último en volver. Marcelo “Colo” Pascale es actor, titiritero y director de la compañía de títeres “Diabolo”, habló y apuntó: “No hay plan alguno para nuestro sector y la cultura también debe tener una solución como se le ha otorgado a otros sectores”.


Manuela Fernández Nessi
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Van a ser casi tres meses desde que los escenarios de todo el país están completamente vacíos. En principio, la perspectiva no es muy alentadora: sería la última actividad en ser habilitada.No solo hablamos de teatro, y todos los trabajadores y trabajadoras que lo construyen, directores, escenógrafos, bailarines, actores y músicos, sino también artesanos de espectáculos más pequeños que claramente no volverán en el corto plazo. Son presentaciones en espacios públicos, artistas callejeros y funciones en establecimientos educativos, que no volverán.¿Cómo y de qué vive hoy este sector que se vio paralizado por el avance del coronavirus?.

Al rojo vivo
Marcelo Pascale cumple hoy 14 años con su obra “Diabolo”, un teatro de títeres que ha recorrido el país participando en más de 100 festivales nacionales e internacionales, con varios premios en su haber. “Diabolo” fue declarado de Interés Municipal por el Concejo Deliberante de San Nicolás.El titiritero y uno de los referentes de la cultura «under» de la ciudad, charló con EL NORTE para describir cuál es la situación que atraviesan distintos artistas afectados por la cuarentena: “Estamos mal, lamentablemente no tenemos un apoyo estatal que nos permita estar más tranquilos. Los videos en vivo que se transmitían y promocionaba la Municipalidad, sirvieron pero fueron breves, y la ganancia muy poca. Un grupo de artistas nos movimos para conseguir bolsones de alimentos a músicos que no la están pasando bien, porque para muchos la fuente de ingreso era solo tocar en bares, recitales, teatros o fiestas, y hoy no tienen nada”.Otra mención que hizo Pascale fue sobre los artistas callejeros, quienes se dedicaban a realizar funciones en cumpleaños o escuelas y están pasando por la misma situación: “Hay programas a nivel nacional que se están desarrollando, como el Plan Podestá o Desarrollar, pero son para cobrar recién en agosto o julio. Obviamente agradecemos que existan pero la realidad es que no alcanza para la necesidad urgente que estamos pasando. El hambre es hoy”, apuntó.
Desde el 20 de marzo se cancelaron todas las funciones. Algunos han podido acceder al IFE (Ingreso Familiar de Emergencia), otros no, sin embargo, se sabe que no se vive únicamente con esta ayuda, que es insuficiente.“La tarjeta AlimentAR para los artistas podría ser una solución, la hemos pedido al HCD y estamos a la espera de una resolución. Algunos la llevamos «puchereando» entre la familia, pero otros están realmente en una situación muy compleja, no tienen otro ingreso más que el trabajo propio y diario. Es desesperante no saber qué hacer”, aseguró.
Respecto al Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio dijo: “Creo que está muy bien lo que se está haciendo, celebro la fortuna de las decisiones que se tomaron respecto a la salud pública, que evidentemente arrojan buenos resultados. Pero la realidad es que somos muchos los artistas que vivimos únicamente de nuestro trabajo para poder comer y hoy nos vemos muy afectados. Como otros sectores, por ejemplo las ayudas económicas para las Pymes, las grandes empresas, la educación o la salud, que están muy bien, creemos que la cultura también es importante. Nosotros deberíamos estar en la discusión, y percibir alguna ayuda del estado”.El Consejo Provincial de Teatro Independiente (CPTI) es uno de los entes de la Provincia de Buenos Aires que regula la actividad. En diciembre quedó sin dirigencia, ya que iban a nombrar una nueva directora. Esto no sucedió, y embarró bastante la cancha, ya que desde el CPTI se fomentaba la continuidad de espacios, eventos, producciones y espectáculos culturales con la concesión de distintos subsidios para incentivar las actividades: “Necesitamos que esto se solucione”, dijo el artista nicoleño.

Historias
No existe un censo que nos pueda dar un dato preciso sobre la cantidad de gente que vive de la Cultura. Sin embargo, entre el palo se conocen y estiman que son más de 100 personas, entre escritores, bailarines, músicos, actores y directores, que han visto seriamente afectada su economía, ya machacada por la crisis económica que dejó el 2019.Natalia Boffa es profesora de danza clásica y contemporánea, afamada por su trayectoria en la ciudad. Además, es profesora en la Escuela de Arte 501°: “Estamos en una situación súper complicada. En mi caso tengo la suerte de tener un sueldo del estado por mi actividad en la escuela, aunque se hace muy complicado realizar clases virtuales de estas disciplinas. La angustia avanza. Tengo mi propio estudio de danza y por supuesto está cerrado, así que vi afectado seriamente mi ingreso. Sé de varios colegas que están pasando por la misma situación o peor porque no tienen sueldo fijo. La habilitación para poder retomar las clases, aunque sea de a poco, sería un gran alivio”.Maximiliano Rubiola es poeta y narrador, el escritor dijo que durante esta época de aislamiento: “no he tenido un gran momento de inspiración o creación, simplemente porque no ha sido vivir fácil este contexto”.“Mi sostén son mis shows. Actualmente no tengo nada”, expresó el cantante Juan Aviles de nuestra ciudad, quien por su parte, vive de los shows que realiza, y es profesor de canto y guitarra. Intentó seguir con la modalidad online, fomentando las clases remotas pero “la cantidad de gente cayó más de un 70%”.

Incertidumbre
Victoria Mollins es bailarina, coreógrafa y directora. También habló con este medio y manifestó: “Las necesidades son muchas, como todos los que estamos viviendo este momento. Me siento sumergida en un mar de incertidumbre, es angustiante saber que vamos a ser los últimos en volver a tener nuestra vida”. Además, señaló: “Hoy dependemos de las clases vía zoom y la realidad es que son pocas las familias que pueden pagarla”.Festivales, estrenos, el fuerte del rubro, son lejanías que se imprimen en los cuerpos de los artistas como nostalgias que son difíciles de habitar. Una chispa de confianza puede motivar a los protagonistas del arte escénico, en el sentido de saber que en la historia del ser humano civilizado han estado siempre y seguirán estando porque la cultura se transforma. No como una narrativa utópica sino como una descripción de lo que siempre será parte de la humanidad, aunque los gobiernos, en su mayoría, no se decidan a reconocerla, cuidarla y fomentarla.