Disturbios en EEUU: toque de queda en 25 ciudades


Las autoridades han decretado el toque de queda nocturno en un total de 25 ciudades de 16 estados de Estados Unides, entre ellas Mineápolis, epicentro de las protestas raciales y de los disturbios, donde el gobernador de Minesota, Tim Walz, anunció que se ha ampliado por un día más.Según la cadena de televisión CNN, actualmente hay 25 urbes desde la costa este a la costa oeste del país con toque de queda nocturno, como Los Ángeles, Denver, Miami, Atlanta, Chicago, Louisville, Rochester, Cleveland, Portland, Filadelfia, Pittsburgh, Charleston, Nashville, Salt Lake City, Seattle y Wisconsin.

El sábado, EE.UU. vivió su quinta noche de disturbios y protestas en distintos puntos de su geografía, desencadenados por la muerte el lunes de un hombre de raza negra, George Floyd, a manos de un policía blanco, que lo asfixió al presionar la rodilla contra su cuello en el suelo, cuando era detenido en Mineápolis (Minesota).
Walz anunció hoy la extensión por un día más del toque de queda nocturno decretado el viernes, de 20.00 a 06.00 hora local, en Mineápolis y la vecina Saint Paul, ambas conocidas como las Twin Cities (las ciudades gemelas). En una rueda de prensa, Walz justificó la decisión, alegando que sería “ingenuo e irresponsable abandonar la estrategia”."El toque de queda del viernes y el sábado por la noche permitió a nuestras fuerzas de seguridad atacar a aquellos que querían dañar a nuestra comunidad", dijo el gobernador. Walz agregó que los cuerpos del orden hicieron “varios arrestos y han incautado armas, drogas, armas largas, pistolas de mano, municiones y cuchillos”."Tenemos razones para creer que actores maliciosos continuarán infiltrándose en las protestas legítimas por el asesinato de George Floyd, y por eso estamos extendiendo el toque de queda por un día más", detalló.
El gobernador indicó que durante las horas de toque de queda se permitirá la circulación por la calle de los servicios de rescate y de periodistas, aunque en la noche del sábado la Policía cargó contra los informadores y arrestó a algunos de ellos para liberarlos más tarde, entre ellos un fotógrafo de la Agencia EPA, con cargos de haber infringido el toque de queda.