“Hace tres años que nos separamos, pero mi ex me amenaza y tengo miedo” 


RAMALLO. Giuliana Girotti es una joven de 18 años que, visiblemente conmocionada por diferentes situaciones que le habrían tocado vivir con una expareja, decidió denunciarlo. La relación se cortó hace 3 años y ella cuenta que aún hoy esta persona la persigue, la hostiga y el último martes la amenazó con matarla. Hoy cuenta con un botón antipánico, y su expareja debe respetar un perímetro.


Giuliana y su expareja se conocieron cuando ambos eran adolescentes, ella 13 años y él 14. Cuenta que desde un primer momento estuvo dentro de una “relación tóxica”. Recuerda que el maltrato comenzó en los primeros tiempos –los padres del joven habrían visto algunas de las situaciones de violencia– y que todo se habría profundizado aún más cuando él cae en un problema de adicciones.Durante los tres años en los que estuvieron juntos, ella aguantó el maltrato al que la habría sometido, y al decidir terminar con la relación el hostigamiento fue peor. Ella lo aguantaba, andaba con temor por las calles por la posibilidad de poder encontrarlo, pero nunca había pensado en denunciarlo. Todo cambió el último martes. Esta nueva amenaza le produjo un clic en su cabeza y eso la motivó para hacerlo.
“Yo había ido a visitar a mis sobrinos y estaba sentada sobre mi moto, cuando pasó él por al lado, se puso a la par, e intentó hacerme caer. Después se fue rápido mientras me gritaba que no iba a dejarme tranquila y que me iba a matar”.

Denuncia
“Llorando me vine para mi casa, y aunque tenía mucho miedo de volver a cruzarlo, fui a denunciarlo. Quiero recuperar la paz, no puedo vivir más así, y por eso decidí dar este paso que tantos años me costó”, contó en el momento de recibir a EL NORTE en la casa de sus padres con muchas ganas de hacer conocer la situación que está viviendo y rogando que pase lo más rápido posible.Dice que esta persona ya formó su familia y que ella nunca lo molestó, pero que él en estos años volvió su vida en un verdadero suplicio.Un maltrato continuoGiuliana manifestó que habló de este tema con muy pocas personas y que a su familia nunca le había contado todo lo que sufría con él, pero que los maltratos se habrían producido durante toda la relación.
“Él me maltrataba física y psicológicamente, me denigró como mujer, y soporté muchas cosas porque lo amaba. Tengo testigos de lo que me hacía y hasta sus padres sabían lo que pasaba, pero nadie hacía nada. Mis padres nunca supieron lo que estaba viviendo. Él acá en casa se portaba bien, lo querían, por eso cuando yo les conté sobre el infierno que pasé y los momentos horribles que viví, no lo podían creer”.

Separación
En la continuidad de la charla contó que después de estar unos tres años en pareja y haber vivido situaciones violentas, decidió cortar con él. “Sentía que no podía respirar, me maltrataba, no me dejaba estar con mis amigas, y un día decidí romper la relación. Pero él no entendía y no podía creer que lo nuestro no iba más. Yo quería crecer, terminar el secundario, prepararme para afrontar la vida, y sabía que lo tenía que sacar de mi lado para poder hacerlo”, contó con una cierta tristeza en sus ojos por los recuerdos de esos años tristes.Ella pensó que una vez rota la pareja iba a poder pensar solamente en sus proyectos de vida –en parte fue así porque en la actualidad se encuentra cursando una carrera terciaria del ámbito educativo–, pero él no pensaba igual: “Cuando decidí pelearme pensé que iba a poder estar más tranquila, que iba a recuperar mi vida, pero los primeros ocho meses fueron un verdadero calvario. Salía de mi casa y me lo encontraba, iba a la plaza con mis amigas y aparecía en bicicleta, o salía de la escuela y él pasaba por ahí. Cuando la cortó por un tiempo creí que se había olvidado, pero después empezó de nuevo y hace años que no para”, según cuenta Giuliana.

El supuesto agresor también denunció
En las últimas horas se conoció que el joven de 19 años que fuera denunciado por Giuliana Girotti, también presentó una denuncia en sede policial por supuestas amenazas de parte de la actual pareja de la joven, que es un integrante de la fuerza policial. De manera oficial solo se dio a conocer la existencia de esta denuncia pero no los alcances de las amenazas a la que hacía mención. Ella asegura que eso nunca ocurrió y que lo habría hecho contra su pareja para traerle inconvenientes en su trabajo. “Él no tiene forma de defenderse por todo lo que hizo, porque yo nunca lo agredí y no tiene nada para hacerme daño en ese sentido. Entonces la única manera de hacerme mal es denunciar a mi pareja y que lo despidan del trabajo. Él nunca lo amenazó”, respondió al ser consultada sobre esta denuncia.