Los choferes de Vercelli exigen que se complete “urgente” el pago de salarios


En la mañana de este viernes, los choferes de la empresa Vercelli Hnos se movilizaronv en autos particulares por el centro de la ciudad en reclamo del pago del 50 por ciento del salario correspondiente a abril que la empresa aún no canceló.

“Tienen que ponerse al día de manera urgente”, exigió Tomás Lencina, secretario general de la seccional San Nicolás de la Unión Tranviarios Automotor (UTA). El conflicto ha paralizado desde el martes 12 el transporte público en San Nicolás. Y se extendería –por lo menos- hasta el miércoles 27, día en que las partes volverán a sentarse a negociar.
“No se sostiene más esta situación. No puedo mirar a la cara de mis hijos y decirles que la plata no me alcanza para lo que me piden”, contó Carlos, uno de los choferes que ayer se movilizaron en reclamo del pago del salario adeudado. “Mi esposa se quedó sin trabajo. Lo que hoy me pagan no me alcanza para llegar a fin de mes. Le tengo que pedir plata a mi hermano para sobrevivir”, aseguró Eduardo, otro de los choferes movilizados.
El conflicto salarial se endureció el jueves tras la advertencia de suspensiones y despidos que efectuara la Cámara que representa a los empresarios del interior, quienes reclaman que el Estado cumpla con el envío de subsidios.
“La situación es muy preocupante. Y nos angustia porque nuestro mayor anhelo es poder trabajar y brindar un buen servicio. Pero hoy el Estado no está cubriendo el déficit generado por la caída de pasajeros y las empresas no tenemos manera de resolver la situación”, aseguró Lorena Vercelli en el programa «Una buena mañana» (Radio U, FM 89.9).
La directora de la empresa prestataria del servicio en este distrito puso el foco en la cuestión del subsidio. “En Capital y el AMBA no hay problemas con el transporte porque el 70 por ciento de sus costos de funcionamiento están subsidiados por el Estado nacional. En el resto del país los subsidios alcanzan a cubrir apenas entre el 35 y el 40 por ciento de los costos. Es insostenible, porque los ingresos por tarifas cayeron un 90 por ciento como consecuencia de las restricciones impuestas desde el 18 de marzo por la pandemia de coronavirus. Hoy no disponemos de los ingresos necesarios para afrontar la situación. El transporte público del interior se encuentra marginado de la ayuda necesaria para funcionar como corresponde. La única solución que vemos es que el Estado nacional se haga cargo de la situación. Las empresas del interior hemos asumido pasivos enormes para garantizar el funcionamiento. Pero ya no podemos más. Estamos completamente desfinanciados y no podemos hacernos cargo de los compromisos que tenemos”, añadió Lorena Vercelli.