Organizan movilización contra la despenalización del aborto


Organizaciones en contra de la ley del aborto legal que se encuentra en el Senado y ya contó con media sanción en Diputados, resolvieron convocar a una nueva manifestación para el domingo 5 de agosto próximo bajo la consigna “Salvemos las dos vidas” y en el marco de una marcha federal por la vida. En San Nicolás será a las 15:00 en la Plaza Mitre. Promueven la iniciativa en el orden local: SNProvida, Extendiendo Manos, Marcha por la Vida, Unidad Provida y el Obispado de la Diócesis de San Nicolás, entre otros. Días atrás mediante Facebook –ya publicado por este medio- se conoció un artículo de Mons. Hugo Norberto Santiago titulado “Aborto: ¿Desaparición Forzada de Personas?”. “El planteo del título de este artículo parecería exagerado. Sin embargo, un médico, el Dr. Fernando Secín, así lo planteó en la ponencia que realizó ante el Senado de la Nación, y culminó diciendo: `No cuenten con nosotros para matar argentinos`. Es que los médicos saben más que nadie lo que se realiza cuando se concreta un aborto. “No es un parecer brotado de una coyuntura determinada ni empotrado en tal o cual estructura socioeconómica ni emanado de una religión. El Juramento Hipocrático ya mandaba al médico no aplicar prácticas abortivas; nació hace más de 2.400 años: cuatro siglos antes que a Grecia llegase el cristianismo, dieciséis siglos antes que se instaurasen las corporaciones, veinte siglos antes que naciera el capitalismo y veintitrés centurias antes que el colectivismo. Si eso fue así, es porque la conciencia de que es una desgracia interrumpir el embarazo constituye una constante del espíritu humano desde los albores del pensamiento”, marcó.


Palabras de Mons. Santiago
El Obispo citó que el derecho a la vida surge de los Tratados Internacionales agregados a la Constitución y se encuentra en el Código Civil. “En los años 70 se dio en la Argentina una situación muy triste que se denominó: `Terrorismo de Estado`, situación condenada y rechazada por todos, al menos en el presente. Esa época, aunque parezca exagerado decirlo, tiene similitudes con la ley del aborto que estamos a punto de aprobar”, señaló. “Les comunicamos que Dios existe y es un Padre Bueno que perdona, pero es justo. Dios perdona el pecado grave y gravísimo, en fin, todo pecado, pero eso no quita la reparación, es decir, la pena debida por el pecado perdonado. En otras palabras, la persona que ha dañado gravemente a otras personas, tiene que reparar. ¿Cómo aplicará Dios la pena debida a quienes apoyaron o promulgaron esta ley?, sólo Dios lo sabe. Por ahora sabemos que si se sanciona una ley del aborto, los argentinos nos habremos autocastigado con una ley que traerá un sufrimiento difícil de predecir, porque las injusticias conllevan dolor, y si son graves, traen aparejado un gran sufrimiento. (…) Se trata de un tema de `derechos humanos`, entre los cuales el `derecho a la vida` es el más fundamental de todos. En ese contexto, partiendo de las afirmaciones de especialistas en el campo de la medicina y en el campo jurídico, veo una similitud entre la ley, que en el año 1975, mandó `aniquilar a los elementos subversivos` y la ley del aborto que manda `aniquilar a una persona en el seno materno`, ambas lesionan gravemente los derechos humanos, ambas son tremendamente inhumanas”, sostuvo. El debate por el Proyecto de Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE) impulsado por la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, se votará el 8 de agosto. El miércoles 1° de agosto se le dará dictamen a la iniciativa.