Piden reducciones en las cuotas de colegios privados 


Padres y madres de diferentes establecimientos educativos han elevado distintos reclamos para solicitar rebajas en las cuotas mensuales, debido a una reducción de sus ingresos producto de la pandemia. “En la mayoría de los casos las instituciones atendieron las dificultades de cada realidad en particular. No tenemos normativas al respecto, cada familia firmó un contrato distinto, lo que entendemos es que en esta situación extraordinaria hay que contemplar cada caso”, dijo Miguel Fernández, inspector regional DIPREGEP.


Respecto al pago y contemplaciones de descuentos en las cuotas de los colegios privados no hay normas que regulen la problemática: “Lo que tenemos son recomendaciones para mediar entre las partes, porque finalmente es un contrato entre un individuo y un privado. En ese sentido existen distintos contratos, así que cada caso es muy particular, como lo es la situación económica de cada familia. Lo que podemos entender es que ningún contrato contempla una situación extraordinaria como es esta pandemia”, comentó a EL NORTE Miguel Fernández, inspector regional DIPREGEP.
El Ministerio de Educación publicó orientaciones al respecto para que se sostengan los puestos de trabajo, las instituciones deben pagar los sueldos de los maestros y profesores, y en los casos donde las familias no se hayan visto afectadas económicamente por la cuarentena es preciso que continúen abonando la cuota normalmente.

Delicada situación
“Cada institución tiene la facultad de acordar con cada familia en particular, ahora bien, lo que sí podemos corregir es que no se estén cobrando servicios que no se están prestando. Por ejemplo, de comedor, natación o cualquier otra actividad o gasto, que debido a esta coyuntura no se realice”, marcó Fernández de forma contundente. “Hemos tenido algún reclamo en ese sentido, pero entendemos que se está intentando solucionar con responsabilidad desde cada establecimiento”.El Estado subvenciona los colegios privados con distintas escalas. Algunos tienen un aporte más grande, casi del 100 por ciento, y en otros casos es mucho menor: “Por este motivo algunas cuotas se redujeron casi a la mitad, pero hay aranceles con un descuento muy pequeño. Las familias que no puedan pagar no deben perder el lugar, se debe ofrecer cuotas o facilidades de pago para disminuir el monto, pero evitando la morosidad o la falta de compromiso”, sostuvo. “Es delicado, hay que trabajar individualmente”.Los maternales o salas que no estén dentro del Ciclo Lectivo no tienen obligación de pago. Así lo afirmó a este medio el inspector distrital: “Salvo que hayan firmado un contrato. Pero nuevamente la confusión legal, porque difícilmente algún contrato contemple una pandemia, en ese caso apelamos a la responsabilidad de ambas partes en llegar a un acuerdo razonable. Es lo más complejo de esta problemática”. Además, al no ser obligatorias, estas salas no están subvencionadas por el Estado, por esto son en general más caras que los años curriculares. “En este caso es el establecimiento el que debe hacerse cargo de los sueldos, no se puede poner la responsabilidad en las familias. Tuvimos casos de salas que han cerrado o se han reducido, por padres que cancelaron la inscripción anual. En todos las situaciones, trabajamos para arrimar las diferencias y encontrar soluciones”.

Provincia
El titular de la Asociación de Colegios Privados de la Provincia de Buenos Aires (AIEPBA), Martín Zurita, dijo ayer que el sector atraviesa una crisis severa debido a que “entre el 60 y el 70 por ciento de las familias no pagaron la cuota del mes de abril". Además, aseguró que ya cerraron cuatro instituciones educativas durante la cuarentena por el coronavirus."El tema de las cuotas está muy mal. Tenemos 2300 asociados en la provincia de Buenos Aires y 500 más en todo el país y, según un revelamiento que hicimos, entre el 60% y el 70% de las familias no pagaron la cuota de abril", remarcó Zurita en diálogo con radio La Red.Días atrás, Nicolás Trotta, ministro de Educación de la Nación, expresó: “Frente a la incertidumbre que atraviesan las familias, convocamos a las asociaciones que nuclean a los colegios privados y consensuamos: congelar aranceles, no cobrar servicios directos interrumpidos, diferir el pago de un porcentaje del total del arancel para aquellas familias que no puedan afrontarlos y flexibilizar o extender las fechas de pago. Estas recomendaciones deberían ser un horizonte que lleve tranquilidad a las familias e induzcan a la responsabilidad institucional en todas las escuelas de gestión privada".En total en el país, hay 17.000 colegios privados.