Acindar advirtió que Brasil podría reemplazar a la Argentina en sus exportaciones 


El CEO de la firma se lo comunicó al intendente de Villa Constitución. La siderúrgica no mudará su planta como se interpretó. Y negocia con el sindicato para mejorar la competitividad. Hoy produce al 30%. Y los ingresos por exportaciones llegan al 40% de su facturación.


La que fue una conversación privada entre el CEO de Acindar, Marcelo Marino y el intendente de Villa Constitución, Jorge Berti, se transformó en una alarma generalizada en Villa Constituciòn. Aquí la compañía siderúrgica que pertenece al coloso de la India, ArcelorMittal, ocupa a 1.800 personas de manera directa y es el pulmón productivo de la localidad.A pocos días de la autorización para que Acindar pudiese volver a funcionar con solo una de sus líneas de producción, es decir al 30%, Marino le fue a contar al intendente las dificultades que tenían para fabricar. Las centró en “obstáculos por parte del sindicato”, a lo que sumó problemas de competitividad por el tipo de cambio que rige para el comercio exterior y ahora falta de escala para poder cumplir con los contratos pactados con Colombia y México de su gran especialidad, los perfiles de acero para la industria y la construcción, además de los alambres.
Según contó el director de Relaciones Institucionales, Facundo Velasco, Marino advirtió que de no cambiar las cosas, se vería imposibilitado de seguir exportando y esos contratos serían abastecidos por las plantas que ArcelorMittal tiene en Brasil.Pero el intendente Berti interpretó que el 40% de la planta se trasladaría al país vecino. Una mudanza que es imposible de concretar en una acería y que fue rotundamente negada por Velasco. Pero eso no quiere decir que esos ingresos y el trabajo que generan se desplazarían hacia Brasil.Velasco insistió que no hay ningún plan de mudanza, sino de tratar de producir y mejorar procesos “para lo que necesitamos la cooperación del sindicato”.
Aunque no abundó en detalles, dio a entender que las negociaciones con la UOM de Villa Constitución, se dan en clima de tensión. Esa filial tiene una larga tradición de aguerrida desde los tiempos de su histórico dirigente Alberto Piccinini, que fue dirigente obrero precisamente de Acindar. Hoy la preside Pablo González. Acindar tiene un plantel de 2.700 empleados entre los mencionados 1.800 de Villa Constitución y sus otras localizaciones en San Nicolás, La Tablada, San Luis y Rosario. La semana pasada se postuló para que el Estado ayude a pagar los salarios de los empleados.