Detuvieron a militantes del Polo Obrero en Villa Constitución


En el marco de una jornada nacional de lucha que se realizó ayer en distintos puntos del país, militantes del Polo Obrero que se desempeñan como recolectores y trabajan en comedores y merenderos, se manifestaron frente a la Municipalidad de Villa Constitución para exigir mayor presencia estatal en los barrios vulnerables. Fueron detenidos por la policía santafesina al violar el aislamiento social, preventivo y obligatorio.


Fueron 22 los militantes detenidos en medio de la protesta, siendo liberados horas más tarde. La militante del Polo Obrero de Rosario, Melisa Molina, explicó: “Los 22 compañeros detenidos son recolectores, cartoneros y trabajadoras de merenderos y comedores. La pandemia agudiza la crisis social y sanitaria y en este marco denunciamos que no llegan los alimentos por parte de Nación a las provincias y se hace muy difícil llevar adelante la actividad de comedores y merenderos en los barrios”.“Nuestros compañeros fueron detenidos por orden del intendente de Villa Constitución y ya fueron liberados, pero se encuentran imputados por violar el DNU que establece la cuarentena obligatoria. Nos parece una contradicción que se criminalice y reprima la lucha de las organizaciones sociales cuando salimos a la calle para reclamar alimentos e insumos necesarios para cumplir con una actividad elemental, como el mismo DNU lo establece, como son los merenderos, comedores y la recolección de residuos”, agregó.

Situación crítica
Aún antes de la pandemia, la zona de Villa Constitución y San Nicolás ya arrojaba cifras alarmantes, con un 13% de desocupación. La cifra se disparó con la cuarentena decretada por el gobierno nacional, que implica la imposibilidad de hacer changas, y que golpea más crudamente a los miles que trabajan de manera informal. Muchos precarizados se vieron también afectados por la decisión de muchas empresas que, tanto antes como después del DNU que prohíbe los despidos, aprovecharon para desvincular y dar por finalizados contratos precarios o eventuales.Villa Constitución quedó lejos de ser la ciudad de otros años, cuando las empresas metalúrgicas y siderúrgicas de la zona empleaban una gran cantidad de trabajadores de manera directa e indirecta, con infinidad de talleres y empresas satélites que se movían al calor del acero. Luego del cierre de Paraná Metal y las continuas reestructuraciones en Acindar, la desocupación empezó una línea ascendente que nunca se detuvo.Muchos trabajadores y sus familias se volcaron a la economía informal, las cooperativas y las changas para poder sobrevivir.
Por otra parte, cabe destacar que no es la primera vez que el gobierno del intendente Jorge Berti hace uso de la policía para “disuadir” a quienes se manifiestan. El año pasado fue duramente reprimida la protesta de un gran número de vecinos y de la organización Villa Sin Venenos, que se manifestaban contra la instalación de la multinacional contaminante Nitron. Ayer se llevaron detenidos a un grupo de trabajadores que, en el marco de una jornada nacional, reclaman al gobierno la entrega de mercadería para los barrios más humildes y los pagos del IFE. Aunque ya fueron liberados, les abrirían causas por violar la cuarentena obligatoria.