La palabra escrita: un talismán para viajar por el mundo en cuarentena


Laura Lazzarino es nicoleña de nacimiento. Pero hace ya 12 años decidió que su lugar en el mundo es cualquier lugar en el mundo. Desde entonces viaja. Y escribe: tanto para su blog como para la letra impresa. En 2013 publicó junto con Juan Villarino ‘Caminos invisibles’, libro que recoge sus experiencias de 18 meses de viaje desde la Antártida hasta las Guayanas. Desde su aislamiento en la zona norte de la ciudad, Laura nos invita a viajar. Aun en días de cuarentena.


Literatura de evasión. El calificativo casi siempre busca ser despectivo; pero bien entendido no lo es. ¿Qué puede haber de reprochable en cualquier instrumento o procedimiento que nos permita, por un momento, salirnos de quienes somos y de las circunstancias que nos rodean, nos definen, nos explican y, sobre todo, nos limitan? La clave está en el goce que nos proporciona la experiencia que se nos ofrece frase tras frase, página tras página. Y no hay erudito ni escuela estética que pueda venir a decirnos qué debemos leer: puede ser una ‘novela rosa’, puede ser Shakespeare, y también el negro Fontanarrosa o hasta Nietzsche. La evasión funciona como una magia: cualquier talismán funciona porque… funciona. Como los milagros, la magia no se explica. La magia explicada termina siendo un truco de prestidigitador.
En el transcurso de estos 23 días de cuarentena y aislamiento social, a la angustia de la pandemia en sí se suma la otra que nos fue ganando: la del encierro, la del tedio, la de la forzada quietud. Para evadir esas limitaciones hay armas de todo tipo. Están los que prefieren poblar el tiempo ocioso del aislamiento con series, con películas, con actividades creativas, con juegos, con música, con televisión, con radio o con lectura. Los días son tan largos que ya hemos aprendido que no se trata de preferir una de estas vías de distracción por sobre otra. Hay tiempo para todo.La lectura tiene su lugar, sin duda. Y si se trata de evadir el encierro, ¿qué mejor que la literatura de viaje como una suerte de rebelión responsable? Se puede viajar por el mundo sin salir de casa.

Viajera en casa
Laura Lazzarino tiene 35 años. Nació en San Nicolás y en su blog (www.losviajesdenena.com) se presenta a sí misma: “Soy viajera, escribo hasta por los codos, tengo un diploma por ahí que me declara Licenciada en Turismo y soy el espíritu libre detrás de este blog”. Es coautora y coprotagonista de ‘Caminos invisibles’, libro que relata de una manera muy franca y agradable la historia de amor entre ella misma y el también viajero y bloguero Juan Villarino en el contexto de los 36.000 kilómetros que recorrieron juntos –la mayor parte, a dedo– desde la Antártida hasta las Guayanas. El libro contiene la experiencia de 18 meses por toda Sudamérica e incluye relatos e información de interés. Con un espíritu curioso que los llevó por caminos impensados, Laura y Juan nos conducen por sitios que muchas veces están lejos de los flashes de las cámaras: desde la Antártida hasta los caminos incas de Bolivia, y desde las playas venezolanas hasta las comunidades Shuar del Amazonas Ecuatoriano. El libro se editó en 2013 y luego se reeditó otras cinco veces, llegando a los diez mil ejemplares esparcidos por todo el mundo.
“Empecé a viajar con la mochila en 2008, y desde la primera vez que salí sola supe que yo había nacido para esto: viajar me hace sentir viva. Desde entonces, llevo más de diez años en ruta. Viajé sola, de turista, de mochilera, en tren, en avión, en barco, en bus. Siempre me atraparon los desafíos abismales. Cuando en 2010 lo conocí a Juan Villarino, no dudé ni un minuto en sumarme a su travesía. Dejé la ciudad, me desprendí de lo poco que me quedaba y salí al mundo con él, a dedo. Al día de hoy, llevo viajados más de 70 países”, cuenta Laura, quien ahora vive un alto en el camino en su casa de la zona norte de San Nicolás.

Proyectos
Las autoridades se han encargado de dejar en claro, una y otra vez, que el aislamiento no debe ser una vacación. Y así vive Laura estos días de cuarentena. “En la actualidad estoy practicando la vida sedentaria en casa, preparando los próximos libros sobre el viaje a África y dictando talleres de escritura”, cuenta la bloguera nicoleña, mientras desde su casa sigue despachando por correo ejemplares de ‘Caminos invisibles’ a distintos puntos del país y del mundo. Los pedidos le llegan tanto a su blog como a través del correo losviajesdenena@gmail.comMientras tanto, engrosa su archivo personal con notas que ya comparte en su blog con la etiqueta de ‘Diarios de cuarentena’. Cuenta Laura: “Esta serie, que se inicia a mediados de marzo sin saber hasta cuándo seguirá, recopila pequeñas anotaciones diarias de la cotidianidad del encierro. Son mis ‘Diarios de cuarentena’, un registro de este evento mundial, desde la soledad de mi casa y mis pensamientos”. Acaso el material llegue a volcarse en formato de libro.De ser así, ese proyecto no hará más que sumarse a otros en elaboración, vinculados al viaje a África. “En 2015, Juan y yo habíamos decidido unir Cairo con Ciudad del Cabo a dedo. Iniciamos el viaje en enero de 2016. Nos llevó 15 meses recorrer los 15 países que fueron parte de la travesía, y que terminaron convirtiéndose en la aventura más intensa de mi vida”, cuenta la nicoleña.


FOTO: Laura Lazzarino y Juan Villarino, viajeros, blogueros y coautores (además de coprotagonistas) del libro “Caminos invisibles”.