COVID-19: el valor de las secuencias identificadas en el Instituto Malbrán 


“Este trabajo tiene que ver con conocer más acerca del virus, poder identificar las cepas más prevalentes en la circulación, aportar a la producción de una vacuna para que pueda contener la prevención para el virus que circula en la región”, decía Flavio Vergara, miembro del Consejo Directivo Nacional de Trabajadores del Malbrán, en un audio que formó parte de la mañana de ayer de Radio U.


Científicos del Instituto Malbrán lograron secuenciar el genoma completo del SARS-CoV-2 en pacientes argentinos con coronavirus, lo que permitirá mejorar los diagnósticos y contribuir al desarrollo de una vacuna representativa. El trabajo fue realizado por investigadores de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS) Malbrán, dependiente del Ministerio de Salud de la Nación.Tras el anuncio de la tarea exitosa, el presidente Alberto Fernández visitó el Instituto y sostuvo que “el logro será útil para asegurar la calidad del diagnóstico en el país, complementar la vigilancia epidemiológica y contribuir al desarrollo de una fórmula vacunal de las cepas que circulan actualmente”. Fernández concurrió al establecimiento junto al ministro de Salud, Ginés González García. “Sigan adelante. Los argentinos y las argentinas estamos en deuda con estos profesionales y técnicos. Una vez más, están haciendo historia”, escribió luego el Presidente en su cuenta de Twitter.

Función científica al servicio de la salud
En un audio que fue parte del aire de Radio U ayer a la mañana, Flavio Vergara, miembro del Consejo Directivo Nacional de Trabajadores del Malbrán contaba la visita del Presidente de la Nación Alberto Fernández y el Ministro de Salud Ginés González García y la importancia de la secuencia lograda. “Nos llenó de emoción y de orgullo. Nuestros equipos de compañeros que trabajan en la plataforma genómica lograron desarrollar tres genomas completos del coronavirus, identificando una cepa que venía de Estados Unidos, una de Europa y otra de Asia. Esas secuencias se suben a una plataforma que es el Banco de Datos Genéticos Mundial, para que un grupo de expertos las evalúen y en 20 minutos se las aceptaron porque eran coincidentes en un ciento por ciento con las cepas que estaban circulando en esas regiones. O sea que el trabajo que se hizo fue de un nivel de exactitud y excelencia notable. Este dato sirve para verificar que las cepas que entraron son las mismas, ahora nos toca seguir trabajando para identificar las cepas que circulan en el país, las que ya son autóctonas para ver si hay algún tipo de mutación. Este trabajo tiene que ver con conocer más acerca del virus, poder identificar las cepas más prevalentes en la circulación, aportar a la producción de una vacuna para que pueda prevenir el virus que circula en la región. Quiero poner de relieve el valor que Ginés y Alberto le dieron al Estado, a lo público, todo lo que se perdió durante el macrismo, el deterioro edilicio, valoraron el esfuerzo y compromiso de todos los que trabajan a pesar los bajos salarios y la precariedad laboral, lo manifestaron así. Y plantearon la necesidad de un reconocimiento para estos trabajadores. Pudimos hacerlemención la importancia de que reconozcan nuestra función científica al servicio de la salud”, expresó.

Intercambio internacional
Desde Nación señalaron que el estudio se realizó para conocer más sobre la dinámica, diversidad de la población viral y rutas de trasmisión del SARS-CoV-2 .Explicaron que las “muestras de pacientes argentinos infectados fueron derivadas al Laboratorio Nacional de Referencia en el marco de la vigilancia nacional de Covid-19”, y que “resultado fue enviado al Global Initiative on Sharing All Influenza Data, GISAID entidad que aprobó el estudio de forma inmediata”.El GISAID es una iniciativa público privada, con sede en Alemania, que promueve el intercambio internacional de todas las secuencias del virus de la influenza, datos clínicos y epidemiológicos relacionados con virus humanos. Con información geográfica y específica busca ayudar a los investigadores a comprender cómo evolucionan y se propagan los virus.“Según expertos, poder secuenciar en el país permitirá realizar reactivos en la Argentina justo en momentos en que son escasos a nivel mundial debido a la pandemia de coronavirus”, indicaron desde Nación.

Tres genomas
El biólogo molecular e investigador del Conicet, Martín Vázquez, explicó que “en este mapa donde se registraron los 3 genomas argentinos, se pueden identificar uno pertenece a China, uno a Europa y otro a la parte oeste de EEUU”.“Una secuenciación genómica nos sirve para hacer la vigilancia del virus. Si éste muta y cómo. Los virus van cambiando algunas letras de su genoma a medida que se esparce y multiplica. Son errores que se producen al azar al reproducirse. Con la técnica de la secuenciación genética, se puede hace la genealogía del virus y seguir sus mutaciones. A ese proceso se lo llama filogenia molecular”, marcó.