Ramallo: largas colas en los cajeros automáticos


Ramallo y Villa Ramallo pasaron de la “desértica” tarde del pasado jueves, luego del cierre de los comercios, a una mañana de viernes normal, como la de cualquier día sin cuarentena, y con cientos de personas haciendo largas colas en los cajeros automáticos, otros tanto en los supermercados y negocios donde se venden alimentos, y aquellos que elegían pasear en sus automóviles por las avenidas centrales de ambas localidades.
Las entidades bancarias aún no abren sus puertas para atender el público, pero sí llenan de efectivo sus cajeros para los clientes que lo necesiten. Hasta ayer se veían reducidos grupos de personas esperando para extraer dinero de las sucursales de los Banco Provincia y Nación, pero ayer todo lo que se había visto hasta ahora pasó a un segundo plano. Colas que se extendían por más de una cuadra, con personas que en muchos casos no respetaban la distancia con quienes tenían delante o detrás, y que debían estar allí porque ya no tenían dinero en sus hogares. En las filas convivían jubilados o sus apoderados, beneficiaron de la AUH (Asignación Universal por Hijo) y empleados municipales que por decisión del Ejecutivo municipal cobraron sus sueldos de marzo de manera anticipada.
“Desde la Municipalidad nos avisaron que ya nos habían depositados el sueldo y me vengo a buscar la plata. No todos los negocios trabajan con tarjeta de crédito o débito, y tenemos que ir a comprar con el efectivo”, detalló una de las personas que durante más de una hora esperó de manera paciente poder contar con su plata.

Decisión del Ejecutivo
La decisión sorprendió porque desde el Municipio se lo hizo oficial a los medios cuando el dinero ya se encontraba acreditado en la cuenta de cada uno de los casi 900 trabajadores bancarizados, pero era algo que ya venían planteando desde días atrás los representantes gremiales al Ejecutivo municipal. “Los compañeros ya nos venían diciendo que se estaban quedando sin dinero y ya a fines de la semana anterior se lo habíamos planteado al Gobierno”, dijo ante EL NORTE la secretaria general del Sindicato de Obreros y Empleados Municipales, Marta Oliveros a EL NORTE. Desde el Municipio se dio cuenta de que se habrían utilizado para tal fin la totalidad de los fondos con los que se contaban. “Se decidió que se utilicen todos los fondos con los que contábamos para pagarles el sueldo de manera anticipada a los empleados municipales. A partir del jueves les fuimos avisando a los empleados que ya se estaba depositando el dinero, y hoy viernes ya estaban acreditados en su cuenta. Esta es una medida excepcional teniendo en cuenta la situación que se está viviendo por el aislamiento preventivo decretado por el Gobierno nacional”, informó en el transcurso del día ante EL NORTE el secretario de Hacienda, contador Pablo Acosta.
Quienes tuvieron graves problemas a la hora de cobrar sus sueldos son aquellos empleados que aún no lo hacen por cajero y tienen que cambiar el cheque que se les entrega en el Municipio. Serían unas 150 –80 del hospital Gomendio y 70 de la Municipalidad– quienes recibieron sus cheques, pero al no abrir sus puertas el Banco Provincia no pudieron cobrarlo por caja. Desde el Gobierno se mostraron preocupados por esta situación –extraoficialmente se conoció que hasta habrían intentado hacer gestiones ante el Banco Provincia, pero no llegaron a buen puerto–, pero que es una situación que les escapa porque ellos no pueden pagar con dinero en efectivo.
En medio de esta situación, desde el Gobierno municipal habrían intentado involucrar a los gremios en el tema para ver si ellos podían encontrarle una solución, pero tampoco fue factible. “Nosotros por cuestiones legales y éticas no podemos decirles a nuestros afiliados que vayan a cambiar su cheque a tal o cual negocio. No nos corresponde hacerlo y es el Gobierno el que tiene que encontrarle la solución al problema”, declaró ante EL NORTE el secretario general de ATE, Adrian Lescano.


FOTO: El Banco Nación de Villa Ramallo tiene la zona de cajeros sobre la Avda. San Martín, a unos treinta metros de la esquina, y la cola llegaba hasta mitad de cuadra de calle Sarmiento. (FOTO RAÚL URBINA)