Kicillof y sus ministros detallaron la estrategia de prevención junto a los 135 intendentes bonaerenses


El gobernador Axel Kicillof y parte de su gabinete mantuvieron reuniones con los intendentes de todos los distritos de la provincia de Buenos Aires. El titular del Ejecutivo nicoleño, Manuel Passaglia, dijo ‘presente’. El único tema en agenda tuvo que ver con coordinar los trabajos de prevención de la pandemia de coronovirus.

El gobernador bonaerense Axel Kicillof convocó ayer a los 135 jefes comunales a La Plata para definir la coordinación de las medidas preventivas que ya se tomaron y que se van a profundizar. Manuel Passaglia, intendente municipal de San Nicolás, respondió afirmativamente a la convocatoria y participó del tramo del encuentro diseñados para recibir a los jefes comunales de la Primera y la Segunda Sección Electoral (jurisdicción, esta última, que San Nicolás integra junto a otros catorce distritos del norte bonaerense). Posteriormente, el jefe de Gabinete provincial, Carlos Bianco, brindó una conferencia de prensa para dar precisiones del encuentro.
En una jornada excepcional, Axel Kicillof recibió a los 135 intendentes bonaerenses para coordinar, centralmente, las medidas que se tomarán para frenar el coronavirus. La convocatoria tuvo lugar, además, en momentos en que era inminente que el Gobierno Nacional anunciara la cuarentena general. Posteriormente, el jefe de Gabinete provincial, Carlos Bianco, brindó una conferencia de prensa donde dejó en claro que se trata de “un problema gravísimo de salud pública” y que “hay que estar preparados para el pico” que –según entiende– impactará de lleno en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA). Bianco recalcó: “El punto es que el grueso del impacto va a ser en el AMBA, en la Ciudad de Buenos Aires y en el Conurbano. Esto tiene un impacto regional muy fuerte y esto es así y se sabe. Estamos trabajando hoy con aquellas infraestructuras que están casi terminadas o que les falta equipamiento. Lo primero, lo primero; y después, lo que no sea más prioritario. Ahora tenemos que estar preparados para el pico que será en abril, según estiman”.

Juntos pero separados
Para tomar los recaudos sanitarios necesarios, Kicillof fue recibiendo a los jefes comunales en tandas. La jornada tuvo lugar en el Teatro Metro de La Plata, a una cuadra de la Gobernación. Cada uno de los alcaldes invitados recibió el siguiente mensaje: “En relación con la situación sanitaria, el gobernador Axel Kicillof los convoca el próximo jueves a una reunión para avanzar la estrategia de salud pública frente al coronavirus”. El gobernador y sus interlocutores estuvieron mirando de reojo lo que iba ocurriendo en la quinta presidencial de Olivos, donde Alberto Fernández tenía pautada una ronda de gobernadores. Allí, el Jefe de Estado ultimaría detalles para tomar una medida de reestricción más estricta. Horas antes, en la mañana de ayer, la gestión de Kicillof publicó una nueva serie de disposiciones, algunas con relación a la actividad de las comunas. Por ejemplo, se les recomienda disponer la suspensión de eventos culturales, deportivos y todo tipo de actividades que se desarrollen en confiterías, bares, clubes nocturnos, pubs y cualquier evento de participación masiva. San Nicolás ya venía aplicando ese tipo de medidas.

Salud
En la reunión del Teatro Metro, el ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán, explicó a los intendentes que el avance de la pandemia se seguirá “minuto a minuto” y que “una resolución de hoy puede cambiar en cinco minutos”. Asimismo, hizo un análisis sobre la infraestructura de salud de los hospitales que dependen de la gestión provincial y remarcó que en la actual situación se necesitan cien camas más de terapia cada millón de habitantes. Según dijo el funcionario desde el estrado, la idea es que todos los nosocomios tengan una recepción en la entrada exterior que chequee los síntomas y si el paciente tiene alguno que se corresponda con el coronavirus se le prohíba el ingreso y se lo derive para evitar el contacto con otros pacientes. Asimismo, el Ejecutivo provincial pretende desplegar un plan de infraestructura en hospitales que hoy están sin habilitar –como el Hospital del Bicentenario ubicado en Esteban Echeverría–. La estrategia será dotar solo una de las alas del edificio para tratar esta problemática y aislar no solo a la población, sino también a otros pacientes. Lo mismo sucederá con las ambulancias. Habrá vehículos exclusivos para traslados de personas con síntomas de COVID-19. Las autoridades anticipan que todo este despligue requerirá de nuevos profesionales de la salud abocados a la prevención y tratamiento, como médicos, enfermeras y otras especialidades, por lo que están en la búsqueda de recursos humanos para tal fin.