Una decena de autos secuestrados por alcoholemia positiva


Durante la madrugada de ayer domingo se realizaron operativos de control vehicular en diferentes puntos de la ciudad. Como es sabido los controles de van movilizando por diferentes puntos y suelen estar dispuestos de tal manera que no se puedan “esquivar”. Es decir que si el conductor ve el control y piensa que doblando en la equina anterior lo va a evitar esta sonado: cuando dobla se encuentra con otro control, similar que por haber doblado tiene todas las posibilidades de ser interceptado.

Desde hace varias semanas los controles son intensivos. Tanto de día especialmente con las motocicletas a las que se les piden básicamente los papeles, la utilización del casco y el seguro y por la noche se instrumentan controles tanto a motos como vehículos pero apuntando a la alcoholemia.
El sábado a la noche y madrugada del domingo suele ser el momento de la semana con mayores posibilidades de detectar conductores alcoholizados. vale recordar que la tolerancia es 0,50. Muchas personas sostienen que este índice permite a los conductores tomar una (solo una) pinta de cerveza o una (solo una y normal) copa de vino. Sin embargo no se trata de una ecuación matemática exacta y depende de la contextura física. y otras variables. Es así que si no tiene cómo medir su alcohol en sangre después de tomar una copa de vino o una pinta de cerveza y no se quiere arriesgar a que le secuestren el auto y pagar una multa que ronda los 20 mil pesos, mejor no conducir. A la larga la saldrá mucho más barato el taxi o remis.
Durante la madrugada del domingo en total se realizaron 77 mediciones de alcoholemia, y se secuestraron 9 autos y una moto ya que sus conductores superaban el nivel de alcohol en sangre del permitido. La alcoholemia más alta fue de 2.33.