Las partes confluyeron en una audiencia conjunta en la causa de Ponce de León


Ayer en Ameghino 387 y en el marco de la causa del obispo Ponce de León, se realizó una audiencia conjunta entre los peritos de Gendarmería y la querella. La investigación judicial trata de esclarecer las circunstancias de la muerte del clérigo en 1977 en la Ruta 9 a la altura de Ramallo. La instrucción ya lleva 13 años. La Comisión Diocesana, la Mesa de la Memoria y allegados al obispo permanecieron en las inmediaciones.

Durante la jornada pasada, los peritos de Gendarmería Nacional y de la querella de la causa de Ponce de León participaron de una audiencia conjunta en el Juzgado Nº 2. La Comisión Diocesana para Informe Testimonial de Monseñor Carlos Horacio Ponce de León, con la participación de la Mesa de la Memoria por la Justicia de San Nicolás y allegados al obispo, permanecieron
en las inmediaciones. A 42 años, aún se trata de esclarecer las circunstancias de la muerte del clérigo en la Ruta 9 a la altura de Ramallo.
El juez a cargo de la instrucción de la causa “Ponce de León Carlos Horacio investigación sobre las causas de su muerte” es el Dr. Marcelo Bailaque, de Rosario. El fiscal es Matías Di Lello. La querella está integrada por la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires y la querella particular del sobrino de Ponce de León. Manuel Fernando Saint Amant es uno de los acusados.
El 11 de julio de 1977 Ponce León muere durante un incidente de tránsito en la Ruta Nacional N° 9 cuando se dirigía en un Renault 4S junto con Víctor Oscar Martínez a la ciudad de Buenos Aires. El auto colisionó con una camioneta Ford F100 que transitaba en sentido contrario. La causa por la muerte de Ponce de León se cerró en su momento sin una investigación exhaustiva y recién fue reabierta hace poco menos de 15 años bajo la hipótesis de un asesinato. El obispo Carlos Horacio Ponce de León fue uno de los miembros de la iglesia que denunció los crímenes que se estaban cometiendo en plena dictadura.

Mesa local de la Memoria
La referente de la Mesa de la Memoria por la Justicia de San Nicolás, Anabel Longinotti, expresó en diálogo con este medio: “Para la Mesa, acompañar la causa que investiga la muerte de Ponce de León es muy importante. Estamos acompañando a la Comisión Diocesana que también está muy involucrada en que se investigue. Nos juntamos en la puerta del Juzgado, llegamos a esta instancia muy importante de la audiencia conjunta. Los peritos de Gendarmería sostienen la hipótesis del accidente, y el perito Geretto sostiene que fue algo preparado, una especie de emboscada. Nos comentaron que fue muy sólida su posición. Los que estuvieron en la audiencia salieron con la idea de que había quedado muy claro. Estamos a la espera de la decisión del juez, con miras de la elevación a juicio oral”. Al ser consultada sobre por qué considera que es una causa que lleva 13 años, respondió: “No lo sé… No hay convicción, no hay interés, no se dimensiona, hay muchos elementos propios de la burocracia. No es el caso de los fiscales, que están muy dedicados y ocupados. Este es el tercer juez que tiene la causa. Es difícil saber cuáles son los reales motivos de que la causa lleve tanto tiempo. Es un obispo, no es cualquier figura”.


FOTO: La Comisión Diocesana, la Mesa de la Memoria y allegados al obispo permanecieron en las inmediaciones del Juzgado. MANUELA FERNANDEZ NESSI – EL NORTE.