Denuncian por irregularidades laborales a Laboratorio Ramallo


Ayer se realizó una audiencia en el Ministerio de Trabajo Delegación San Nicolás a raíz de un conflicto laboral suscitado en la empresa Laboratorio Ramallo, que se encuentra ubicada en Parque Comirsa. Trabajadores denuncian irregularidades en material laboral.

En la mañana de ayer se realizó una audiencia en el Ministerio de Trabajo Delegación San Nicolás a raíz de un conflicto laboral suscitado en la empresa Laboratorio Ramallo, que se encuentra ubicada en Parque Comirsa. Mónica Chungo, secretaria general de ATSA, denunció que “el laboratorio se maneja con muchísima impunidad”. La afirmación tiene que ver con la situación que un gran número de trabajadores del Laboratorio han vivido en el último tiempo. “Tiene muchos malos tratos hacia los trabajadores. Es una empresa que no tiene a sus trabajadores como debería ser por tratarse de una empresa de salud donde se manipulan sueros y medicamentos que saldrán a la venta. En los últimos tiempos han venido despidiendo alrededor de 100 trabajadores. A los despedidos, que lo han sido sin fundamento, no les han abonado indemnización, trabajan entre 18 y 20 horas y luego los mandan a la casa”, comentó Chungo.

Denuncia
“Es un laboratorio que el intendente Poletti inauguró con los hermanos García hace unos 3 años. A los trabajadores no les permiten tener antigüedad. Los mandan a trabajar enfermos, despiden embarazadas. A un compañero lo despidieron con certificado médico. Se manejan con total impunidad. Tenemos denuncias de abuso de poder y de acoso laboral por parte de encargados de la empresa”, detalló la secretaria general del gremio que defiende a los trabajadores de la salud. Luego indicó: “Es una desprolijidad y hay tantas irregularidades en el Laboratorio Ramallo que seguramente debe tener la connivencia de algún político importante. Han despedido gente en la madrugada, los amenazan. No tienen ninguna atención de primeros auxilios. Los empleados se han quemado. El Ministerio de Trabajo ha clausurado y han cortado la cinta y han metido la gente a trabajar. Tienen mujeres haciendo tareas de fuerza”, destacó. Por último sostuvo: “No sabemos qué hacer con esta empresa. Volvimos a citar a los dueños y esperamos que en la próxima audiencia se presenten. La última vez los hicimos citar por la fuerza pública para que se hicieran cargo de los despidos y el pago de indemnizaciones. Y no hemos logrado absolutamente nada”.