UTA superó un viejo conflicto y ahora le apunta a la paritaria


Luego de una extensa reunión en el Ministerio de Producción y Trabajo, entre representantes de la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y la Federación Argentina de Transportadores por Automotor de Pasajeros (Fatap), se logró este jueves una serie de acuerdos que permitieron levantar una medida de fuerza en curso desde el lunes: cese de actividades hasta el miércoles inclusive en los recorridos nocturnos del transporte público de pasajeros de corta y media distancia, medida que se sintió en todo el interior del país, incluida San Nicolás.
La federación patronal se comprometió a pagar una suma no remunerativa de $ 5000, que se pagará en dos veces, y a reconocer las horas caídas por la medida de fuerza. El acuerdo alcanza a todos los trabajadores de corta y media distancia del interior del país. El pago será considerado como una actualización salarial pendiente de 2018, cuando producto de la elevada inflación los acuerdos salariales sufrieron un severo atraso, y se fijó fecha para la paritaria de este año para el próximo 1º de abril.

Lencina
En representación de la Seccional San Nicolás de UTA, su secretario General Tomás Lencina participó del encuentro que finalmente destrabó el conflicto. “Tuve la suerte de estar en la audiencia, en la que después de cinco horas de discusión se pudo firmar el acuerdo. De nuestro lado, la negociación con la Fatap estuvo a cargo del compañero Jorge Kiener, secretario del Interior de nuestra organización a nivel nacional, junto con el prosecretario Luis Arcando. Esto es algo que se venía discutiendo desde febrero de este año. A través de distintas audiencias, no se nos había dado una respuesta satisfactoria y así fue que la UTA planteó y llevó a cabo medidas de fuerza en los días lunes, martes y miércoles. Y también estaba previsto el cese de actividades en la noche del jueves, pero se terminó acordando el pago de 5000 pesos no remunerativos, que, según se dijo en la audiencia, se concretarán en dos cuotas de 2500 pesos cada una en los días 29 de marzo y 25 de abril. Son fechas tentativas, pero el compromiso de las empresas está planteado de manera formal”, refirió Lencina a EL NORTE.
Por lo demás, el dirigente gremial celebró la circunstancia de que “se ha logrado lo que se venía discutiendo” y renglón seguido posó la mirada sobre otra pulseada: “Ahora la UTA tratará de incorporar esas sumas al básico y mejorar los salarios de los compañeros en la nueva paritaria para todo el 2019, que empezaría el 1º de abril”. Trascendido La propuesta de “miniparitarias” ideada por la UOM promete generalizarse este año frente a un escenario de incertidumbre por el comportamiento inflacionario y el clima electoral. Se trata de un mecanismo que intentarán imponer los gremios frente a la negativa, hasta ahora, del Ejecutivo a aceptar la reimplantación de las cláusulas gatillo que se generalizaron en la ronda 2017 de paritarias.
Según consignó Ámbito Financiero, en el caso de la UTA el planteo a las empresas de micros de corta, media y larga distancia será firmar de manera fraccionada por tres o cuatro meses y con una proyección anual total de aumento que debería superar el 40 por ciento. El gremio de colectiveros mantiene un conflicto por la desconexión de esos subsidios en las provincias. Esta semana la UTA arrancó un paro de actividades entre las 22 y las 6 en casi todo el país por la falta de pago de la última actualización salarial que debía regir para enero y febrero de este año. Quedaron a salvo de la medida de fuerza la Capital Federal y el Conurbano bonaerense, donde los pagos del Ministerio de Transporte se volcaron de manera casi lineal a los aumentos de salarios.


FOTO: Tomás Lencina, secretario General de la Seccional San Nicolás de la Unión Tranviarios Automotor.