La FUDB denuncia un “recorte” en IOMA, que la Provincia desmiente


Gremios docentes del ámbito bonaerense denuncian “recorte de prestaciones” por parte de IOMA. En tanto, desde el organismo salieron a desmentirlo. “No hubo un recorte en las prestaciones de IOMA, la obra social continúa brindando sus servicios normalmente”, asevera. La polémica se da en el marco de una ardua paritaria.

El Frente de Unidad Docente Bonaerense (FUDB) salió a denunciar un “fenomenal ajuste” por parte del Gobierno provincial en el Instituto de Obra Médico Asistencial (IOMA) mediante el “recorte de prestaciones” y el “congelamiento del monto en las coberturas”. Desde el organismo aseveran que “se continúan brindando servicios normalmente” y anticipan que “un nuevo nomenclador de prácticas se pondrá en ejecución”. A través de un comunicado, el FUDB (Suteba, FEB, Udocba, Sadop y AMET) señaló que esta política está enmarcada “en el ajuste y la reforma del Estado que viene haciendo la gobernadora (María Eugenia) Vidal” y que “se agrava por la política sanitaria nacional” que está desbastando “la producción de medicamentos”. “Se produce así un impacto fuerte en el bolsillo de los trabajadores y trabajadoras, ya que financiamos doblemente a la obra social: a través de los aportes obligatorios y del aumento de los copagos”, aseguraron los sindicatos docentes. En este marco, los gremios pidieron: “actualización y ampliación de cobertura de todas las prestaciones”, “respuesta rápida a trámites urgentes” y que Provincia “garantice a través de un eficiente funcionamiento del IOMA, el derecho a la salud de todas y todos” los trabajadores.

Desde IOMA
“No hubo un recorte en las prestaciones de IOMA, la obra social continua brindando sus servicios normalmente. En paralelo, se está trabajando en conjunto con todas las entidades correspondientes en la conformación de un nuevo nomenclador de prestaciones”, se indicó desde el organismo asistencial bonaerense. Ampliaron: “El nuevo nomenclador de prácticas que ha sido estudiado, revisado y actualizado de manera conjunta con las agremiaciones médicas de todas las regiones se pondrá en ejecución con la mayor celeridad posible. En este sentido, desde hace varios meses el Instituto trabaja en la revisión de los nomencladores –en encuentros semanales o incluso diarias– y los convenios vigentes que datan de casi medio siglo atrás. Se trata de un avance muy importante ya que algunos convenios son de la década del '50 y han sido renovados siempre sobre las mismas bases, sin atender a los cambios en las prácticas de salud ni a la nueva tecnología médica disponible. Este trabajo de transformación y cambio apunta a brindar más transparencia a la cobertura, optimizar el servicio que reciben los afiliados e incorporar las nuevas tecnologías en las prestaciones”.