“La intervención en la Casa del Acuerdo no perjudica al patrimonio cultural”


Desde el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, la Casa del Acuerdo de San Nicolás amaneció con un frente distinto. Algunos están a favor, y otros ya expresaron su desacuerdo. Un nuevo concepto que está generando polémica en la sociedad nicoleña.


Manuela Fernández Nessi
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

La histórica Casa del Acuerdo de San Nicolás no luce como siempre. Desde hace ya un tiempo se viene implementando un concepto intervencionista sobre el edificio, impulsado por la nueva directora de este museo. Primero fueron pegadas medallas sobre el frente. Y ahora son pegatinas con inscripciones. Todo esto ha generado mucho revuelo. Algunos nicoleños se han acercado a EL NORTE para expresar su rechazo, alegando que se ha vulnerado el concepto histórico de este museo. Inclusive advirtieron que iban a realizar una persentación judicial.

Explicación
EL NORTE dialogó con la directora de la Casa del Acuerdo, Paola Rosso Ponce, quien nos dio su explicación sobre el tema. “La pintura que tiene la fachada de la Casa del Acuerdo no es original ni tampoco la adecuada, ya que es una pintura plástica. Este tipo de monumentos debe tener una pintura a la cal o un látex, por la reversibilidad. Lo que se realizó en las paredes de la casa fue una intervención conceptual, en el marco de la muestra ‘Mujeres que Hablan’”, cuenta Paola Ponce. La actual directora del Museo se presentó al concurso nacional en agosto de 2017, ganó todas las instancias y finalmente salió designada en noviembre del 2018. Las pegatinas que pueden verse en calle Nación fueron pegadas con Plasticola, es un papel común con pegamento soluble al agua. Son palabras que expresaron las mujeres de San Nicolás, definiéndose a sí mismas, en el marco de una idea audiovisual. Tal proyecto arrancó en el mes de la mujer, pero continuará durante todo el 2019, filmando a las mujeres pronunciándose a sí mismas.

Patrimonio
En relación con la conservación del patrimonio, Paola Rosso Ponce expresó: “No estamos perjudicando la propiedad. La pintura que está no es la adecuada, por ende hay que retirarla. Parece descascarada la fachada, porque el material no es el que corresponde. Se despega sola, hay que cambiarla sí o sí. Llegado el momento se pintará en la reapertura a fin de año. Básicamente, la intervención que realizamos de papel con Plasticola se ha hecho en un montón de monumentos”, detalla Paola. Y cuenta que durante la semana pasada tuvo una reunión con directores nacionales en la Dirección Nacional de Museos, y estas actuaciones son habituales. “Es muy importante subrayar que no perjudica al patrimonio. Agradezco a todos los vecinos que se preocuparon por el museo y los invito a que vengan a ver las muestras y conversar. Quiero dejar en claro que no deben preocuparse, ya que la Casa del Acuerdo va a seguir teniendo actividades, siempre dentro de las normas establecidas y respetando cada rincón de nuestro patrimonio cultural, con aprobación total”, revela la directora.
Quizá estas nuevas intervenciones no sean habituales para lo que históricamente pasó en la ciudad, pero eso no significa que ponga en peligro el patrimonio. Son actividades actuales direccionadas a renacer los espacios. En Buenos Aires, el director nacional de Museos y el secretario de Patrimonios de Nación (quien visitó San Nicolás el año pasado en la exhibición “La vida en una medalla”) felicitaron a Paola por la actividad, ya que “les encantó”, según cuenta la directora. La Casa de Tucumán, hace pocos días, intervino las paredes de algunas de las salas, en relación con las mujeres y el trabajo, con dibujos y carteles. El Cabildo, 8, 9 y 10 de marzo, siguiendo la temática del mes de la mujer, invitó a todos los visitantes a que sobre las narrativas en sala del museo sumen mensaje inclusivos. Los mensajes eran escritos en postick y papeles con crayones. Las paredes se llenaron. Son participaciones contemporáneas, momentáneas.

Mejoras
Paola Rosso manifiesta además que el museo está en mejores condiciones, ya no llueven los techos y se han hecho arreglos básicos que estaban pendientes. “El patrimonio no solo que no está en peligro, sino que vive una restauración constante”, confiesa. Y agregó: “Invito a los ciudadanos a pasar por la Casa del Acuerdo y charlar. Es una intervención conceptual, no estética. Puede no gustar y es válido. Lo importante es que no es nociva para el patrimonio”. Uno de los objetivos que persigue la gestión de Rosso es activar. Hacer visible nuevamente el museo y el acuerdo histórico en el ámbito local y nacional, por la importancia que tiene. El valor de estos espacios es de magnitud. La idea, en este caso, es abrirlo y resignificarlo. Habitándolo de forma distinta, pero abordándolo. “Alguien vendrá para usar la biblioteca, otros por un espectáculo de música. Entender que es un complejo histórico cultural, muy rico patrimonialmente y en su propia historia. Esto es lo que queremos poner en relevancia. Los museos son, para mí, algo que desarrollo desde la gestión y en la academia desde la investigación, plataformas de conversación. Lugares que permiten el encuentro y a su vez reflexionar sobre lo que uno trae, como experiencia o saberes, y contrastarlo con otros”, expresa Paola y subraya la importancia de que la historia vuelva a tomar pulso. “El viernes por la noche se vivió un encuentro único, vinieron muchos vecinos y familias enteras a disfrutar de la propuesta de carnaval en este marco del mes de la mujer. Es preciso mencionar que dentro de la agenda del museo para los próximos meses, hay instancias con mesas de reflexión sobre estos temas”, finaliza Paola Rosso, actual directora de la Casa del Acuerdo en San Nicolás.