Temen cierre de sucursales del Correo Argentino en General Rojo y Conesa


El panorama para los usuarios del servicio que presta la empresa Correo Argentino en General Rojo y Conesa (foto) es incierto. Desde la semana pasada, ambas sucursales funcionan sólo dos días por semana debido a una disposición que -en principio- se extiende hasta el 8 de febrero próximo. Aunque desde el gremio que representa a los trabajadores del sector alertan sobre la posibilidad de que ambas sucursales cierren definitivamente sus puertas generando un perjuicio importante para los vecinos de ambas localidades.

“La empresa argumenta que debido a la falta de personal en la sucursal San Nicolás se cierran tres días por semana las oficinas de General Rojo y Conesa para . Y los trabajadores de esas sucursales son trasladados a la oficina de San Nicolás”, explica Eduardo Albitre, representante gremial de la Asociación Argentina de los Trabajadores de las Comunicaciones (AATRAC).
Si bien la medida se instrumentará hasta el 8 de febrero, el gremio teme que esta disposición anteceda el cierre definitivo de ambas sucursales. “Hay algunas oficinas en la provincia que ya cerraron. Si ello mismo sucediera en Conesa y General Rojo el perjuicio para los habitantes sería muy importante”, anticipó Albitre.
En rigor, el listado de las cientos de sucursales que dejarán de funcionar comprende a localidades pequeñas, con menos de 12 mil ciudadanos, muchas de ellas son de la provincia de Buenos Aires. El Gobierno empezó a difundir los números de la empresa prestamista, dándole importancia al millonario déficit, el cual durante la gestión de Cambiemos se amplió considerablemente por la dolarizada deuda condonada a la familia Macri.

“Vaciamiento”
Para Albitre, se está está procediendo a una especie de “vaciamiento de la empresa”, en virtud de que “al personal le están ofreciendo retiros voluntarios. Y no se toma a nadie para reemplazar a los que optan por el retiro. Es decir que están vaciando de recursos humanos a la empresa”, apuntó el gremialista.
En el caso de General Rojo, la sucursal de Correo Argentino funciona en un galpón propiedad de la Cooperativa de Agua. Hubo gestiones para que la oficina pudiera funcionar en dependencias de la sede de la Delegación, pero hasta el momento no prosperaron.
Para las comunidades donde el servicio se dio de baja lo que más se reciente es todo lo telegráfico puesto que no se pueden hacer más giros de dinero, ni enviar telegramas. Para eso habrá que viajar a las cabeceras de los partidos, en este caso la sucursal de San Nicolás ubicada sobre calle Nación. El Correo ya venía perdiendo funciones como las prestaciones de ANSES que quedaron a cargo de los bancos.

Incómodo y costoso
En caso de que se concrete el temido cierre de las sucursales de General Rojo y Conesa, los habitantes de esas localidades que necesiten utilizar el servicio de Correo Argentino se encontrarán con un doble trastorno: la incomidad y el costo de llegarse hasta la sucursal San Nicolás.
A partir de hoy el boleto de colectivo desde Conesa a San Nicolás cuesta $31, 35. Y desde General Rojo hasta nuestra ciudad $24,02. Con lo cual hay que pensar en un gasto que de $62,70 o $48,04, de acuerdo a cada repartición.