¡Se hizo la luz en barrio Matadero!


A fines de la pasada semana trabajadores de la Cooperativa de Obras y Servicios Públicos del partido de Ramallo (Coospral) terminaron la obra de extensión de la red de electricidad, para que unas quince familias que se domicilian en el lugar puedan tener el servicio. Allí se encuentran viviendo un importante número de ramallenses que habían recibido sus terrenos en la anterior gestión municipal, pero el actual Gobierno puso en duda el marco legal en la que fueron entregados y, además, sostienen que ese sector de la zona rural no está apto para que se puedan radicar ante la falta de servicios básicos.

Pasó el tiempo, las familias sostienen que no se van a retirar de allí porque esos terrenos son los único que tienen, y ante esta situación, desde el Municipio se gestionó ante Coospral la extensión de la línea, pero a los vecinos les informaron que ni bien les encuentren otras parcelas de tierra que cuenten con todos los servicios tendrán que retirarse de ese lugar.
Para realizar los trabajos fue necesaria la contratación de una empresa privada para efectuar las perforaciones que permitieron colocar los postes, y con posterioridad desde Coospral se instaló un tendido aéreo extendiendo la red desde el transformador ubicado en Av. Dusso y Oliva hasta dicho predio.
El lugar en cuestión se encuentra enclavado sobre Avda. Dusso –en sentido al arroyo “Las Hermanas” y a metros de las instalaciones del Matadero Municipal– y es un lugar que hasta no hace mucho tiempo era utilizado como un basural municipal. Este punto es uno en los que hace mucho hincapié la actual gestión municipal en asegurar que no es un lugar apto para ser habitado.
El servicio de electricidad era un viejo reclamo de los moradores de ese lugar –muchas veces se manifestaron para hacer conocer su descontento– y la gran duda está centrada en lo que ocurrirá a partir de ahora: ¿aceptarán mudarse a otro lugar si la Municipalidad les consigue otro terreno, o al tener ya el servicio eléctrico van a preferir continuar allí? El tiempo será testigo.