LAS MOCHILAS PESADAS, EL ENEMIGO DE LOS NIÑOS

Es importante llevar mochilas con una carga proporcionada. Imagen ilustrativa.

Con el retorno de la presencialidad en las aulas, los niños volvieron a equiparse con sus útiles y libros de textos para transitar el camino de la enseñanza. Sin embargo, se vio un impacto en las espaldas de los mismos debido a la sobrecarga que llevan en las mochilas. El kinesiólogo Santiago Bilbao explicó la importancia de un uso adecuado y la manera de prevenir dolores lumbares.

De la Redacción de El Norte
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Ya hace algunos días que los alumnos volvieron a las aulas de manera presencial, de un modo un tanto distinto por los protocolos que se debieron tomar a raíz de la pandemia que aún nos atraviesa. Entre todo lo que eso conlleva, la utilización de mochilas pesadas se vuelve un punto muy importante en la salud de los niños.
EL NORTE dialogó con el kinesiólogo Santiago Bilbao, quien nos explicó el problema severo que puede ocasionar que un niño cargue con tanto peso su espalda. Dio detalles de cómo prevenirlo y arrojó datos sobre una creciente consulta en menores de 12 años que ya sufren alguna problemática lumbar.

Mochilas cargadas

El hecho de tener que cargar con mochilas que, dentro de ellas, se guardan los libros, las carpetas, las hojas, las cartucheras e inclusive el abrigo de más que se suele llevar en caso de que la mañana sea fresca, puede producir problemas de espalda en los niños y adolescentes.
“Arrancaron las clases y esta es la etapa del año donde al consultorio llegan muchos niños con algún dolor de espalda. Esto se debe a las mochilas pesadas que cargan por ir a la escuela. La mejor manera de llevar la mochila es utilizando una que tenga cintas grandes y cómodas”, manifestó Bilbao.
Las mochilas de cintas grandes suelen ser las más cómodas debido a que brindan un mejor soporte por la anchura que tienen. Por lo general, sus cintas son acolchonadas, dando un confort importante para los hombros y espaldas de los niños.
Otro de los puntos que marcó el kinesiólogo, es que “es conveniente que las tiras estén bien tirantes para que la mochila esté lo más pegada a la espalda que pueda. Sobre todo hay que remarcar que la mochila no debe superar la altura de los glúteos, ya que esto genera una desproporción a la hora de caminar con la mochila”.

Bilbao: “Es conveniente que las tiras estén bien tirantes para que la mochila esté lo más pegada a la espalda que pueda. Sobre todo hay que remarcar que la mochila no debe superar la altura de los glúteos, ya que esto genera una desproporción a la hora de caminar con la mochila”.  

En ese sentido, manifestó que todo el peso debe estar siempre concentrado en la parte lumbar para arriba. Cuando toca llevar una mochila con grandes cargas, es conveniente acomodar lo que se lleva de mayor peso a menor. “Es importante remarcar que el peso se debe concentrar en la columna, evitando así que el niño haga un esfuerzo para llevar la mochila”, agregó Bilbao.
También, afirmó que no es correcto la utilización de una sola tira colgada sobre el hombre. Hay que usar ambas tiras, bien ajustadas y pegadas a la columna. Es normal ver a adolescentes con la mochila colgada de un solo hombro y “eso es lo que genera mayor problema, porque estás cargando el peso únicamente con uno de tus hombros desproporcionando el esfuerzo lumbar”, manifestó Bilbao.  

Alternativas

En cuanto a las recomendaciones alternas que pudo arrojar el kinesiólogo, barajó la posibilidad de que, los niños de la primaria, utilicen las mochilas con carro. “Las mochilas con carro son nuestra recomendación más fuerte, debido a que no genera un esfuerzo grande en el niño transportar sus útiles y no exige la columna”, tiró Bilbao.
“Otra de las posibilidades, es comprar mochilas que traigan faja lumbar. Son las mochilas de espalda que traen para atarlas entonces puedan generar que quede bien pegada a la columna y eso provoque que no se realicen esfuerzos extras con la zona lumbar”, agregó Santiago Bilbao.

“Otra de las posibilidades, es comprar mochilas que traigan faja lumbar. Son las mochilas de espalda que traen para atarlas entonces puedan generar que quede bien pegada a la columna y eso provoque que no se realicen esfuerzos extras con la zona lumbar”, agregó Santiago Bilbao.

Problemas lumbares

Cada año, es común que en los consultorios kinesiológicos se atiendan a menores de edad con algún que otro problema de espalda. Pero, en el último tiempo, exceptuando el año pasado que no hubo presencialidad, se visibilizaron niños menores de 12 años con problemas lumbares por cargar mochilas pesadas.
“Lamentablemente han llegado al consultorio niños entre 10 y 12 años con problemas de espalda por cargar mochilas pesadas. Por lo general se ven este tipo de casos pero hacía mucho no pasaba en niños de tan corta edad. Creo que es necesario que la población entienda la importancia de cargar bien las mochilas”, afirmó Bilbao.