LA FAMILIA (JUDICIAL) ES LO PRIMERO

Al momento de iniciar la investigación que revelara el escándalo de vacunaciones irregulares en San Nicolás, este diario ya tenía chequeado entre los inmunizados a abogados que se desempeñan en el ámbito público como privado. Muchos. Y muy alejados del mundo de la salud. Con el correr de los días se filtraron apellidos de otros profesionales del Derecho y sus familiares.

De la redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

El escándalo «Vacunados VIP en San Nicolás» agitó la indignación de buena parte de la sociedad. Fundamentalmente, de quienes han respetado la consigna de inscribirse y aguardar ser convocados según el esquema de prioridades. Y que hoy se enteran que (muchos) otros se han colado en los primeros lugares de la larguísima fila de anotados para recibir la inmunización contra el Covid.
La investigación de EL NORTE reveló -hace ya un mes- que en el hospital San Felipe se estaba vacunando a personas ajenas al sistema de salud cuando la campaña por entonces sólo estaba destinada a personal sanitario perteneciente a la primera y segunda línea de esenciales.
Por estas horas la cadena de irregularidades suma más eslabones en virtud que el registro de vacunados secuestrado por la fiscal Verónica Marcantonio no sólo incluiría nombres de varios de los que este diario tenía apuntados como vacunado VIP al inicio de la investigación. También los de familiares de estos. Algunos ya lo han reconocido públicamente, mientras que otros optan por el silencio sepulcral en medio de tanto ruido.
En la investigación de este diario surgieron nombres de abogados que se desempeñan en el ámbito público como privado. Muchos. Y muy alejados del mundo de la salud. Con el correr de los días se filtraron nombres de otros profesionales del Derecho que se habrían vacunado de manera irregular. Anibal Romero, Eduardo Ocáriz, José Aroza, Liliana Zubillaga, José Luis Primucci, por ejemplo.
Pero, además, surgieron nombres de personas vinculadas a la salud que se desempeñan en tareas administrativas, de logística o de asistencia. Y que no tienen contacto directo con pacientes. Ese es otro de los puntos que deberá analizar la Justicia: la justificación a partir de un criterio muy amplio de la inmunización a personas con bajo riesgo de contraer un cuadro grave de coronavirus, o con escasa exposición al contagio.

Por estas horas la cadena de irregularidades suma más eslabones en virtud que el registro de vacunados secuestrado por la Justicia no sólo incluiría nombres de varios de los que este diario tenía apuntados como vacunado VIP al inicio de la investigación. También los de familiares de estos.

Semana movida

Esta semana circuló la imagen de un joven de 22 años llamado Enrique Nervo, militante de La Cámpora, quien el 1 de marzo compartió en la red Facebook el momento posterior a recibir la vacuna Covishield del laboratorio AstraZeneca. Este diario consultó a autoridades del hospital San Felipe acerca del vínculo que tiene este joven con el sistema de salud. No obtuvimos respuesta alguna, a pesar de insistir por diferentes carriles de mando.
Trascendió que este joven, que rápidamente borró el posteo de su sitio, podría ser uno de los vacunadores eventuales capacitados por Provincia, aunque este tipo de personal eventual tampoco figura en el esquema de prioritarios. Según Infobae, este joven realiza tareas de mantenimiento en una posta sanitaria dependiente del San Felipe. Y –además- sería vendedor de helados.
Según publica el sitio Infobae.com, Osvaldo Rodolfo Nuciari, de 59 años y padre de la directora del San Felipe Brenda Nuciari, es otro de los apuntados en la larga lista de los que se habrían aplicado la vacuna sin ser parte del grupo prioritario. Osvaldo Nuciari distribuiría medicamentos de farmacia y oncológicos, pero no atiende pacientes. Habría sido vacunado el 9 de enero pasado, a poco más de una semana de desembarcar el primer cargamento de Sputnik V en San Nicolás. Este diario consultó a Brenda Nuciari sobre este punto. Tampoco hubo respuesta.

Enrico atiende

La concejal Paola Enrico, odontóloga, dirigente del Movimiento Evita y miembro del bloque Frente de Todos, recibió la inmunización el 11 de enero. Para esa fecha sólo debía vacunarse a intensivistas y enfermeros, según se informaba entonces. “Yo me vacuné respetando el proceso de inscripción”, le dijo Enrico a EL NORTE. “La vacuna en ese entonces era para todo el personal de salud. Muchos otros colegas del Círculo Odontológico se fueron vacunando en esos días. Si hay una profesión expuesta al Covid es la odontología. Y yo no paré de trabajar durante toda la pandemia”, aseguró Enrico, una de las pocas personas que responden sobre el tema.