El nicoleño se quedó con el triunfo en el Master de Paraguay junto al cordobés Gonzalo Alfonso, en el marco del inicio de la temporada del circuito APT de Padel. Este título los dejó en la cima del ranking, y el próximo mes irán a defender el “uno” a Europa, donde desembarcará el circuito con dos fechas en Montecarlo y Bélgica.

EZEQUIEL GUISONE
secciondeportes@yahoo.com.ar

Después de un año tan duro como inédito para el deporte a nivel mundial, este 2021 comenzó con buenas noticias para el padel latinoamericano. El American Padel Tour, una iniciativa privada que dio sus primeros pasos a nivel continental en 2019, anunció que en esta temporada desembarcará en Europa, con el objetivo de seguir potenciando el nivel de los deportistas latinos y brindarles posibilidades de crecimiento profesional, una oportunidad que solo brindaba el World Padel Tour con epicentro en España, y con un ingreso demasiado exigente y selecto.

Hoy, después de un gran triunfo en Paraguay la última semana, el nicoleño Federico Chiostri y el cordobés Gonzalo Alfonso son los líderes del ranking del APT, y a defender ese “uno” viajarán a principios del próximo mes a Mónaco, donde será la próxima etapa del circuito. “En un principio era un circuito americano, que iba a ser todo en Latinoamérica, y luego se expandió a Europa; es muy difícil para todos los jugadores latinoamericanos poder ir a competir a España por el tema de la nacionalidad, al no tener ciudadanía únicamente podés estar tres meses, y en ese tiempo es como que no lográs demostrar o competir de la forma que vos querés porque tenés que jugar varios partidos antes de entrar al cuadro. Con este nuevo circuito se facilita mucho todo, al no haber tantas parejas, y en este momento es mucho más accesible entrar al cuadro y poder llegar a tener un buen resultado. La verdad es que los torneos reparten un muy buen dinero que ayuda mucho a los jugadores a poder seguir compitiendo y te motivan a entrenar para tratar de estar lo más alto posible”, analizó el nicoleño, remarcando que “No es un circuito fácil porque están los número uno de Brasil, de Argentina, de Chile, de México… hay varias parejas y muchos argentinos que estamos compitiendo, y los primeros 20 del ranking argentino están en este circuito, así que por suerte el nivel es muy alto”.

El último título

Días atrás Fede y Gonzalo se consagraron campeones en Paraguay y eso les abrió un abanico de posibilidades para el futuro inmediato. “La expectativa cuando llegamos a un torneo siempre es llegar lo más lejos posible, si es ser campeón mejor, pero yo venía con una lesión, tengo un dedo del pie quebrado, y venía sin competencia; nuestras expectativas venían siendo bajas porque también hacía mucho tiempo que no competíamos juntos”, reconoció Chiostri. “El primer torneo no jugamos mal, perdimos en cuartos contra una pareja muy dura, y en el segundo torneo las cosas se nos dieron muy bien, tuvimos un cuadro mucho más difícil en ese segundo torneo, sabíamos que si fallábamos en lo más mínimo quedábamos afuera, así que eso nos jugó a favor, salió todo mejor de lo esperado y terminamos llevándonos el titulo”, completó.
Luego fue consultado por el tema de las lesiones más comunes en este deporte a nivel profesional, a lo que el nicoleño respondió que “Como antes no había muchas canchas de césped sintético como hay en este momento, era solamente todo duro, cemento, se hacía más difícil y el tema de las lesiones era más normal, en las rodillas o cualquier parte del cuerpo. Por suerte ahora se juega mucho en césped sintético y eso ayuda a que el rebote del pie no te haga tanto daño en la rodilla o tobillos, pero hay un cuidado muy importante, hay que trabajar mucho en el gimnasio, con la alimentación, horas en la cancha, situaciones de juego en los entrenamientos… es un deporte muy completo”. A su vez, contó que “Mucho depende también del clima de cada lugar, pero el juego se hizo un poco más lento a lo que era el césped y el blindex, pero depende también del clima porque nosotros jugábamos en Paraguay con 30 grados y en todo momento la pelota era muy rápida, pero a partir de las 7 de la tarde cuando bajaba el sol la velocidad de la pelota no era la misma, así que hay que estar pendiente de las dos cosas”.
Fede, que cumplió 22 años en febrero, analizó que en la dupla con el cordobés Alfonso “Nuestra mayor virtud es que atacamos mucho los dos”, y a nivel personal marcó: “Mi mejor golpe creo que es mi volea de revés y el smash, y el de mi compañero el smash y la salida de pared, pero mi defecto, que ya lo saben todos, son mi derecha y mi volea de derecha… los estoy trabajando mucho pero cuesta bastante (risas)”. En ese sentido, el nicoleño contó que “Entreno mucho con canasto, muchas situaciones de juego, parece gracioso, pero con tanto canasto que vengo haciendo todavía no me encuentro con el tiro; no es que no me sale completamente, pero sí lo tengo que sumar para ser el jugador completo que me gustaría ser. Sé que lo tengo que trabajar mucho más para que salga como yo lo quiero”.
A principios del próximo mes, la pareja número uno del APT irá al Viajo Continente para competir en las siguientes dos fechas del calendario, que serán en MonteCarlo y en Bélgica. “Con estos resultados que se nos dieron tenemos muchas ganas de viajar y seguir lo más arriba que se pueda”. Con respecto al apoyo económico para hacerle frente a esta gira, Chiostri contó que “De momento nos estamos bancando nosotros, estamos haciendo un esfuerzo muy grande, pero al repartir tanto dinero los torneos vale la pena hacer el esfuerzo, porque un buen resultado te ayuda mucho económicamente, aunque es complicado ahora que es todo en Europa, y para nosotros el Euro es muy caro… es muy difícil”. En ese sentido, amplió: “Se busca la manera de gastar lo menos posible para tratar de que te quede más plata a favor que en contra (risas).  Pero también lo más importante es la competencia y estar lo más cómodos posibles más que nada a la hora de descansar, porque a lo mejor por ahorrarnos algo dormimos incómodos y al otro día no rendimos en la cancha, y hasta termina siendo mejor gastar en un hotel más o menos bueno para descansar tranquilos y al otro día ir a competir al ciento por ciento”.