EL DERRUMBE DE LOS BONOS COMPLICA LA ESTRATEGIA ECONÓMICA DEL GOBIERNO

Guzmán con un ojo en los bonos. WEB

El riesgo país roza los 1700 puntos y genera el riesgo de convulsionar el frente financiero a pesar de la baja de los dólares paralelos.

Los bonos soberanos argentinos, emitidos apenas el año pasado durante el canje de deuda, se desplomaron ayer a sus valores mínimos históricos y con ello llevaron los rendimientos que pagan por encima del 20% anual en dólares. El movimiento arrastró al riesgo país, el diferencial entre la tasa de bonos argentinos y la de títulos estadounidenses similares, a rozar los 1700 puntos. A pesar de que la calma cambiaria se mantiene, la desconfianza de los inversores respecto a la deuda soberana promete generar toda clase de problemas a empresas obligadas a reestructurar sus títulos en dólares, al tiempo que interrumpe prácticamente todo proyecto de inversión en la economía real que requiera de financiamiento.

Caída

Los bonos soberanos argentinos llegaron a caer en torno a 2% ayer, tanto los regidos por la Ley local como los que están sujetos a los tribunales de Nueva York, recuperando parte de esa pérdida sobre el final de la rueda. El derrumbe desde el momento en que fueron emitidos ya es del 35% en algunos casos.
Según operadores, fondos de inversión hicieron desarmes puntuales de sus tenencias de títulos argentinos, lo que movió sus precios a la baja y sus tasas al alza. El AL30, el más utilizado por el BCRA para intervenir, cerró a USD 32,75 y rinde 20,3%. Otro de los títulos más operados, el GD30, está rindiendo 20,1% tras haber cerrado a USD 33. El rendimiento es el resultado que obtendría un inversor que compre a los precios de hoy y espere hasta el vencimiento del bono. La cifra parece atractiva, pero refleja más que nada que la desconfianza en el pago es generalizada.

¿Nuevo gasto?

“En 2020 Argentina cayó menos de lo que se esperaba y puede que este año la recuperación sea más del 5,4%. La cuestión es si eso, que generaría mayores ingresos fiscales y menor déficit, va a ser utilizado para mostrar un mejor resultado fiscal. En principio eso sería bueno, pero el tema de la modificación del Impuesto a las Ganancias te muestra que en un año electoral si tenés más ingresos vas a buscar un nuevo gasto. También la continuidad del congelamiento de las tarifas”, comentó Alejandro Kowalczuck de Argenfunds.
 “Y eso dentro de lo optimista, porque el otro factor es que países de la región están sufriendo una segunda ola de COVID-19. Si esa ola nos llega, ¿vamos a volver a cerrar? En ese caso, ni siquiera el crecimiento esperado es posible”, agregó el operador.