DONACIÓN VOLUNTARIA DE SANGRE: UNA NECESIDAD SIEMPRE VIGENTE

“Tuvimos que recurrir nuevamente a los donantes de reposición, perfil que nosotros preferimos modificar. La persona que viene a reponer se ve presionada a no ser sincera en algunos casos en la entrevista médica por temor a que su familiar o amigo no reciba la sangre. Es mejor el donante desinteresado, altruista y solidario”, indicó a EL NORTE la jefa del Servicio de Hemoterapia del Hospital San Felipe Dra. María José Heymo.

La emergencia por COVID-19 acentuó la ya reducida concurrencia de donantes voluntarios de sangre en todo el país. En un comienzo, en marzo de 2020, la Cámara Argentina de Medicina Transfusional (CAMET), estimó que las donaciones descendieron abruptamente en un 80 por ciento. EL NORTE dialogó con la jefa del Servicio de Hemoterapia del Hospital San Felipe Dra. María José Heymo.
“Si bien durante 2020 impresionaba que había un leve aumento de los donantes voluntarios, se detuvo a comienzos de este año y tuvimos que recurrir nuevamente a los donantes de reposición, perfil que nosotros preferimos modificar. Se trata de cambiar un paradigma, es un objetivo a largo plazo. La persona que viene a reponer se ve presionada a no ser sincera en algunos casos en la entrevista médica por temor a que su familiar o amigo no reciba la sangre. No es el ideal. Es mejor el donante desinteresado, altruista y solidario. Con la pandemia en esta fase en la estamos, en la que se regresó casi a la actividad habitual, se volvió a los accidentes de tránsito, los heridos de arma de fuego y arma blanca, las urgencias quirúrgicas que nos obligan a contar con un stock permanente de sangre para poder dar respuesta a esas emergencias. A esto se suman las patologías oncohematológicas y oncológicas en general que requieren un sostén transfusional continuo”, expresó.
“La meta es poder lograr un mayor número de donantes voluntarios en la ciudad. La OMS demostró que si entre el 2 y 5 por ciento de la población donara sangre en forma voluntaria, se podrían cubrir las demandas de la población. En San Nicolás somos alrededor de 150.000 habitantes. Si 1.000 personas donaran sangre tres veces al año, nos tendríamos que despreocupar completamente de esta cuestión. Siempre es mejor que sea la misma persona la que dona varias veces porque eso se llama fidelizar al donante, es una persona que está bien informada”, analizó la especialista.

Servicio del Hospital San Felipe
Donar sangre, salva vidas. Por eso es importante que las personas que deseen donar sangre, sepan que pueden hacerlo de lunes a viernes en el Servicio de Hemoterapia del Hospital San Felipe, de 8 a 9.30. En este momento, no se solicitan turnos previos, respetando las medidas de seguridad. En contexto de pandemia por Covid-19, la presencia de donantes varía, pero la necesidad de sangre es constante.
Los requisitos para donar sangre son: tener entre 18 y 65 años (desde los 16, con autorización de un adulto responsable), ser personas que el último año no se hayan realizado cirugías, tatuajes ni hayan tenido relaciones sexuales de riesgo, que no hagan uso de drogas, ni pesen menos de 50 kilos.
Según indican los informes conjuntos del Ministerio de Salud de la Nación y la Asociación de Hemoterapia, se recomienda esperar 72 horas si una persona se vacunó contra Covid-19 y la donación de sangre. En todos los casos, debe comunicarlo durante la entrevista previa a la donación.