DIA MUNDIAL DEL RIÑON

“Estoy convencida de que con educación sobre el manejo de los síntomas y sus posibles tratamientos, los pacientes pueden mejorar la calidad de vida y la de sus familiares”, afirmó la Dra. Cantero. ILUSTRACIÓN.

El lema este año es ‘Viviendo bien con la enfermedad renal’. EL NORTE consultó a la médica nefróloga Natalia Cantero. La especialista definió la patología, precisó la prevalencia y los perfiles de personas más propensas a desarrollarla, recomendó claves para la detección precoz, recordó las “Diez reglas de oro de la salud renal” y se refirió al tratamiento en términos generales.

De la Redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Hoy es el Día Mundial del Riñón, cuyo lema este año es ‘Viviendo bien con la enfermedad renal’. Se trata de una iniciativa de la Sociedad Internacional de Nefrología (ISN) y la Federación Internacional de Fundaciones Renales (IFKF) que tiene lugar cada segundo jueves de marzo desde 2006, y que está dirigida a concienciar a la población y a los gobiernos de todo el mundo sobre la importancia de cuidar y atender la salud de los riñones, y a adoptar medidas para prevenir su deterioro o retrasar la progresión de la enfermedad renal. EL NORTE consultó a la médica nefróloga Natalia Cantero (MP 63.734).
“En Argentina una de cada ocho personas padece algún grado de enfermedad renal crónica. En la Sociedad Argentina de Nefrología se estima que uno de cada cinco hombres y una de cada cuatro mujeres de entre 65 y 75 años padece algún grado de deterioro de la función renal. En niños es menos frecuente, pero hay casos”, destacó. Según el Registro Argentino de Diálisis Crónica, hay más de 30.000 pacientes y más de 10.000 trasplantados.
La especialista precisó que “la enfermedad renal crónica es definida por la presencia de un daño renal durante un período de al menos tres meses, que se evidencia por alteraciones en su función o por la presencia de marcadores específicos. Tiene múltiples causas y al ser una enfermedad silente o no dar síntomas específicos al comienzo, no es reconocida de manera precoz, sino al contrario, ya en estadios avanzados que requieren tratamientos sustitutivos o incluso trasplante renal. Por eso es fundamental el control de los riñones”.

Diagnóstico temprano

Consultada sobre qué personas o perfiles pueden verse afectados mayormente, respondió: “Tanto la hipertensión arterial como la diabetes son las dos causas más importantes de insuficiencia renal crónica en varios países”.
Sobre las cuestiones a considerar para la detección precoz, recomendó: “Una de las claves para el diagnóstico temprano es realizarse chequeos de sangre y orina para analizar el funcionamiento renal: si presentan factores de riesgo como diabetes, hipertensión arterial, obesidad, antecedentes familiares de enfermedad renal. Asimismo, tener presente que todas o la mayoría de las enfermedades que afectan al corazón también repercuten en el riñón. Y por supuesto es muy importante la derivación al nefrólogo en forma temprana y trabajar en conjunto con los demás especialistas”.
Cantero recordó: “Este año en particular y tan especial para todos, esta fecha en la que se conmemora el Día Mundial del Riñón, tiene como objetivo crear conciencia sobre la importancia de los riñones para la salud en general y su lema es ´Viviendo bien con la enfermedad Renal´. Al ver a estos pacientes en forma diaria y conocer sus afecciones, entiendo lo importante de un abordaje en equipo y lo necesario del apoyo y contención también a su familia. Estoy convencida de que con educación sobre el manejo de los síntomas y sus posibles tratamientos pueden mejorar la calidad de vida y la de sus familiares”.

“Tiene múltiples causas y al ser una enfermedad silente o no dar síntomas específicos al comienzo, no es reconocida de manera precoz, sino al contrario, ya en estadios avanzados que requieren tratamientos sustitutivos o incluso trasplante renal. Por eso es fundamental el control de los riñones”.

Diez reglas de oro

La coordinadora de diálisis peritoneal de Diaverum San Nicolás indicó que dentro de este lema y como guía básica, se siguen las recomendaciones que se conocen como “Diezreglas de oro de la salud renal” avaladas por la Sociedad Internacional de Nefrología, a saber:

  1. Realizar actividad física de forma habitual, para mantenerse en forma y activo.
  2. Controlar el nivel de azúcar en sangre (sobre todo si hay antecedentes familiares importantes).
  3. Controlar la presión arterial.
  4. Seguir una alimentación saludable, rica en vegetales y controlar el peso.
  5. Reducir el consumo de sal.
  6. Hidratarse. El consumo de agua, alrededor de 1.5 o 2 litros por día, puede reducir el riesgo de deterioro de la función renal.
  7. No fumar. El tabaquismo altera la circulación renal y potencia los demás factores de riego.
  8. No automedicarse. Sobre todo con antiinflamatorios no esteroides.
  9. Realizarse los chequeos de sangre y orina de rutina.
  10. Tener presente que todo lo que afecta al corazón también puede afectar a los riñones.

Tratamiento

“En los pacientes con enfermedad renal por supuesto que el tratamiento cambiará el curso de sus vidas diarias, sobre todo los que deben encarar un tratamiento sustitutivo. Pero el objetivo del tratamiento es llevar una vida lo más normal posible. Hay modalidades como la diálisis peritoneal en su domicilio que permite al paciente tener más libertad de horarios, ser más autónomo y empoderarse para llevar adelante su tratamiento. Y en aquellos que deben asistir a un centro de diálisis, muchos ofrecen turnos nocturnos para que puedan trabajar durante el día o si se organizan viajes de forma anticipada, conectarlos con otros centros para que continúen su tratamiento y no lo interrumpan”, señaló en relación con el tratamiento de la enfermedad renal en términos generales.
“El pensamiento positivo por supuesto ayuda, pero empezará a surgir una vez que haya definido sus propios criterios de calidad de vida. Siempre  que vayan surgiendo los problemas apoyarse en el equipo de profesionales. No tener miedo de compartir las inquietudes que van surgiendo porque siempre de esta manera se aliviana un poco más. Y, por supuesto, el  apoyo de la familia, amigos y el contacto con otras personas afectadas es primordial”, concluyó.

Médica nefróloga Natalia Cantero.