Claudia Pia Baudracco fundó ATTTA en 1993

Lo consignó EL NORTE: cuando el Concejo Deliberante de San Nicolás celebró este jueves la primera sesión ordinaria del período legislativo 2021, se aprobó sobre tablas un proyecto impulsado por ATTTA San Nicolás. Se trató de una adhesión a la Ley 15.049 de la provincia de Buenos Aires que instituyó el 18 de marzo de cada año como «Día de la Promoción de los Derechos de las Personas Trans», en conmemoración del fallecimiento de Claudia Pía Baudracco, destacada activista de derechos humanos, especialmente de los derechos humanos de la comunidad trans, referente de la Asociación Travestis, Transexuales y Transgenero Argentina (ATTTA). La normativa provincial dispone además la realización de actividades y campañas de difusión a cargo del Poder Ejecutivo Provincial.
Claudia Pia Baudracco fundó diversas organizaciones que nuclearon a personas trans y lograron así visibilizar su comunidad e impulsar los reclamos urgentes de una comunidad históricamente marginada. Ya en 1993 fundó la Asociación de Travestis, Transgéneros y Transexuales de Argentina (ATTTA) desde donde lideró las acciones para la derogación de los Códigos de Faltas y Contravencionales de distintas provincias, herencia de los edictos de la dictadura militar y persecutorios de las trabajadoras sexuales. En los últimos años fue miembro y referente de en la Red Latinoamericana y del Caribe de Personas Trans (RedLaCTrans), desarrollando un amplio trabajo regional y nacional.
Claudia contribuyó activamente a la campaña para la aprobación de la Ley de Matrimonio Igualitario durante 2009 y 2010 y fue una muy activa militante por la ley de Identidad de Género; fue parte del debate en Comisiones en la Cámara de Diputados de la Nación y encabezó la gira de difusión de la campaña pública que la ATTTA y la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans desarrollaron para apoyar la aprobación de la ley.

El final
Murió apenas un mes antes de su sanción en mayo de 2012, sin el DNI que reconociera su identidad, acaso como otro lamentable reflejo de la discriminación que la acompañó hasta el final. Su temprana muerte a los 41 años marca todo lo que falta para que las personas trans puedan vivir una vida digna, sin discriminación y plena de derechos.
Los avances normativos de los últimos años abren nuevas perspectivas pero, para el pleno goce de estos derechos y la conquista de muchos otros, son necesarias políticas públicas que acompañen los cambios socioculturales y simbólicos. Por eso, desde el INADI trabajamos fuertemente contra la discriminación contra las personas trans; ejemplo de esto es la reciente firma de las Recomendaciones para un abordaje respetuoso e inclusivo de las identidades de género trans/travestis, no binaries y de género fluido en el sistema educativo.
Claudia decía: “Si hubiera podido elegir, no hubiera elegido ser discriminada pero sentí muy fuerte la expresión de género y así lo manifesté y por suerte me saqué una gran mochila, que era la de cumplir con las pautas sociales y no ser feliz. Hoy digo que con tanta represión, con tanta tortura, igualmente volvería a nacer trans porque así soy feliz”.