CONDENADO POR PIRÓMANO

Durante el transcurso del 2020, la Sra. Juez del Tribunal en lo Criminal N° 1, Dra. Laura Mercedes Fernández, resolvió condenar a Juan Antonio Ramírez, como autor penalmente responsable del delito de incendio con peligro común para los bienes, en los términos del artículo 186 inciso 1º del Código Penal, a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional. El acusado le prendió fuego la casa a un vecino con el que tenía diferencias de larga data.

De la redacción de El Norte
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

La Sra. Juez del Tribunal en lo Criminal N° 1, Dra. Laura Mercedes Fernández, resolvió condenar a Juan Antonio Ramírez, como autor penalmente responsable del delito de incendio con peligro común para los bienes, en los términos del artículo 186 inciso 1º del Código Penal, a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional (art. 26 del C.P.) y, en definitiva, a la pena única de tres años de prisión de ejecución condicional, comprensiva de la pena impuesta en la presente causa y de la de un año de prisión de ejecución condicional impuesta en una causa anterior.
El 19 de octubre de 2010, aproximadamente a las 20.30, Juan Antonio Ramírez causó un incendio intencional en el domicilio sito en calle Azcasubi del Barrio Astul Urquiaga de San Nicolás, provocando la destrucción parcial de un somier, un respaldar de madera, ropa de cama, prendas varias, una ventana de chapa, vidrios, carbonización parcial del cielo raso, derretimiento de un televisor JVC y ennegrecimiento de puerta placa de madera, ocasionando un peligro común para los bienes.

Pruebas

Ello se acredita con la denuncia de Sergio Rubén C. quien manifestó que siendo aproximadamente las 20:30 horas, en circunstancias en que se encontraba trabajando, recibió un llamado telefónico por parte de unos conocidos haciéndole saber que se le incendiaba su casa, a lo que al llegar constata que realmente se encontraba incendiada y que ya se encontraba presente Bomberos apagando el incendio. En ese acto dejó asentado que sospecha que se la incendiaron a propósito y que habría sido un vecino de nombre Juan Ramírez de aproximadamente 40 años, quien se domicilia al lado, ya que con el mismo posee inconvenientes desde hace aproximadamente 4 años a la fecha, por lo cual en más de una oportunidad refiere haberlo denunciado.
Se prueba que el incendio fue intencional y que ocasionó un peligro común para los bienes con el informe pericial de Bomberos suscripto por el Oficial Inspector del Cuartel de Bomberos de San Nicolás en el que se dejó constancia de que las llamas se desarrollaron en el último dormitorio de la vivienda, siendo el mismo de unos 2,5 metros de ancho por unos 4,5 metros de largo, observando la afectación parcial de un somier de doble plaza, un respaldar de madera, ropa de cama, prendas varias, una ventana de chapa de doble hoja corrediza (sin persiana y con rejas) con sus respectivos vidrios rotos, provocando dicho proceso de combustión, ahumamiento generalizado, carbonización parcial del cielorraso de madera machimbre, derretimiento de una TV marca JVC de 20 pulgadas. Que dicha habitación posee una puerta placa de madera la cual presenta ennegrecimiento parcial, encontrándose cerrada al momento del incendio, lo que evitó el ahumamiento en los demás ambientes.
En su informe los bomberos destacaron que estaban ante la presencia de un foco de incendio bien puntualizado, el que se halla sobre uno de los extremos del somier, más precisamente sobre el cabezal derecho (visto de frente).
Las llamas no se propagaron en virtud de haber sido sofocadas y contenidas por vecinos del lugar mediante el uso de una manguera de jardín, arrojando agua a través de la ventana antes mencionada, ya que dicho somier se encontraba debajo de la misma.
En base de lo expuesto anteriormente en el informe se descarta el inicio del fuego a raíz de un cortocircuito, ya que sobre la zona de origen no había aparatos eléctricos, habiendo únicamente un tomacorriente detrás del respaldar, el cual poseía una tapa plástica parcialmente derretida producto de la misma temperatura de la proporcionada al momentos de la combustión, no presentando anomalía alguna sus conductores de energía. Seguidamente se efectuó una minuciosa inspección ocular en la zona de origen no pudiendo constatar la presencia de sustancias acelerantes de la combustión, en caso de haber existido las mismas debieron agotarse y evaporarse dada las características del hecho en sí; y teniendo en cuenta que el somier no cuenta con elementos propios de que por sí mismo pueda generar temperatura, finalmente se concluyó que el incendio fue iniciado con el aporte de una fuente ígnea externa que al contacto con las ropas de cama y el somier dieron inicio al hecho.

Testimonio

El día del incendio una mujer dijo que fue a ver a su amiga que vive enfrente de la casa de la víctima, que vio el portón  abierto, pero que no había nadie de la familia. Luego vio que cerraban una de las ventanas de la propiedad, desde afuera  y que salió con su bicicleta el Sr. Juan Ramírez. Más tarde se enteró por los vecinos del incendio de la casa. Al día siguiente la dicente se presentó y les comentó lo que había visto.
Surge del informe del Registro Nacional de Reincidencia que en la causa del registro del Juzgado Correccional N° 2 Departamental, con fecha 18 de junio de 2014 se dictó sentencia condenando a Juan Antonio Ramírez a la pena de un año de prisión de ejecución condicional, como coautor penalmente responsable del delito de lesiones graves, en los términos del artículo 90 del Código Penal.