CÓMO VA A ESTAR LA ECONOMÍA CUANDO LOS ARGENTINOS VOTEN

En elecciones, el contexto económico tiene su peso. WEB

Un fondo de inversión local hizo sus números para estimar cuál va a ser la temperatura en la calle al momento de las PASO de agosto. Habrá una mejora, pero aun así la situación será muy similar a la de 2019.

En años impares, cuando los argentinos van a las urnas, es costumbre que los gobiernos demoren reformas económicas dolorosas, traten de sostener todo lo posible los salarios reales y de atrasar al dólar. Aunque la economía no sea el único factor de peso para una elección, y tal vez menos aun para una legislativa, el contexto económico siempre tiene su peso: tanto oficialismo como oposición pueden modificar sus chances de éxito electoral de acuerdo a cuál sea el clima de la calle en agosto, cuando lleguen las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO).
Un fondo local dio a conocer sus previsiones para el momento de las PASO y, teniendo en cuenta el golpe a la actividad que significó la pandemia de COVID-19 en 2020 y los muy altos datos de inflación de los últimos meses, considera que va a haber una mejora. Sin embargo, aun después de un repunte, las condiciones serán muy frágiles y guardarán similitudes con las que se vieron antes de muchas derrotas oficialistas de la democracia.
“Esperamos que la economía llegue a julio/agosto con un ritmo de inflación apenas superior al 2,5% mensual, un tipo de cambio oficial corriendo bastante por debajo (más cerca del 2,0% mensual), una brecha estabilizada en 65%-70% gracias al ‘rulo del BCRA’ y una tasa de interés que difícilmente se ubique en niveles superiores a los actuales. La foto de agosto que proyectamos para la macro seguramente dejará al Gobierno mucho mejor parado que lo que está hoy, en especial porque implica una desaceleración perceptible en el ritmo de inflación y devaluación desde los niveles actuales”, aseguró un informe de Consultatio Plus.
Sin embargo, no todas son buenas noticias para el presidente Alberto Fernández que plebiscita este año su gestión en las elecciones legislativas nacionales. Más allá de una mejoría respecto de la situación actual, y de quedar a mucha distancia de las condiciones que en octubre llevaron el dólar libre a $ 195, el daño de un 2020 con 10% de caída del producto e inflación alta ya está hecho.

 “Admitida la mejora, esta podría perfectamente no alcanzar ya que el deterioro macro del último año fue muy significativo y eso podría jugar un rol importante”, estimó el informe.

Si las proyecciones de Consultatio se materializan, aun así los argentinos irán a votar luego de “la caída de salario real más pronunciada desde las legislativas de 2001″. Además, las primarias de agosto “serán las elecciones con el cuarto ritmo más alto de inflación mensual desde el regreso de la democracia”. Y, como agregado, “también serán las elecciones con mayor brecha cambiaria de las que se tenga memoria desde 1983″ y “el ritmo de la devaluación será el cuarto más alto desde las elecciones de 1989″.

Inflación 

Las previsiones de inflación de los analistas del fondo local se fundamentan, más que nada, en el menor ritmo de avance que le imprime el Banco Central al dólar desde febrero a esta parte.
 “La principal explicación de la desaceleración en la inflación esperada es el ancla cambiaria (…) Descontamos que el tipo de cambio oficial correrá hasta noviembre a un ritmo que estará 6,5% por debajo de la inflación, consistente a una apreciación real del tipo de cambio bilateral de alrededor de 5,0%”, analizaron.
 “Otros factores que contribuirán para la desinflación momentánea serán los congelamientos en las tarifas de servicios públicos (esperamos solo ajustes menores), mayores controles de precios (en línea con lo anunciado esta semana) y el congelamiento en el precio del combustible a partir de junio (se anunció un aumento del 18% entre marzo y mayo)”, señaló el informe.

Salario real 

Otra de las variables más determinantes que parecen pesar sobre el humor de los votantes al ir a las urnas es el salario real, esto es, la capacidad adquisitiva del salario.
 “La muy buena elección del kirchnerismo en 2011 se corresponde con un crecimiento del salario real de más del 10%, tanto en las primarias con las generales. En el otro extremo, las PASO de 2019 arrojaron un magro resultado para el gobierno de Macri, lo que se corresponde con un salario real cayendo más del 5%”, ejemplifica Consultatio.
 En ese sentido, en base a previsiones de inflación anual del orden del 47% y de paritarias en torno al 33%, los cálculos del fondo privado indican que los salarios llegarían a las urnas con una caída del 5,2%, muy lejos de antecedentes en los que pesó a favor del oficialismo.

Dólar 

Una de las variables más fáciles de predecir es el dólar oficial si se tienen en cuenta los dichos del ministro de Economía, Martín Guzmán, sobre que buscará que se mueva más lento para intentar desacelerar la inflación. La previsión de Consultatio es que la devaluación del peso desacelere del 3,8% que marcó en febrero a un 2% en julio y agosto. Justo el umbral que, cuando fue superado, determinó derrotas para el oficialismo en dos de cuatro elecciones.
En cuanto al resto de las cotizaciones de la divisa, el análisis se enfoca en la brecha cambiaria. Gracias a los dólares del agro, estiman los especialistas, el Banco Central va a tener margen para vender divisas en el mercado del dólar MEP y el dólar contado con liquidación de manera tal de mantener a la diferencia entre la cotización oficial y las paralelas en torno al 70%, no tan por encima de su nivel actual.