BRUNELLI: “EL APORTE DEL SANATORIO DE LA UOM HA SIDO MUY IMPORTANTE PARA SOSTENER EL SISTEMA SANITARIO DE SAN NICOLÁS”

Naldo Brunelli, secretario general de la UOM San Nicolás. EL NORTE

El secretario general de la Unión Obrera Metalúrgica, Naldo Brunelli, destacó el rol del Sanatorio de la UOM en la batalla contra la pandemia de coronavirus. “Siento que toda la comunidad valora positivamente lo que estamos haciendo desde el minuto cero de esta catástrofe global”, dijo. Y agregó: “La segunda ola, que esperemos no sea tan grave como algunos la anuncian, nos tendrá preparados para volver a evitar que el sistema colapse”.

Guillermo Insúa
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Siempre es interesante abordar los acontecimientos presentes a través de una mirada retrospectiva, básicamente porque ese análisis puede capitalizarse como experiencia a futuro. La irrupción de la pandemia es un motivo sobrado para ensayar tal ejercicio puesto que el coronavirus ha empujado a la sociedad global a una situación límite inédita para este momento histórico, de la cual algunas comunidades salieron más airosas que otras.
En San Nicolás esa mirada retrospectiva nos invita a celebrar un hecho que, a la postre, ha sido fundamental para evitar el colapso sanitario en aquellos meses de 2020 donde el pico de la pandemia no terminó en desastre sanitario solo por la inversión que el Sanatorio de la UOM hiciera cuando «coronavirus» no era un término conocido.
“En 2012 nos embarcamos en la puesta en valor y equipamiento del edificio que se había terminado allá por el año 1978. En esto quiero ser claro: lo que menos teníamos en mente era construir la torre que nos ha permitido ampliar notablemente la cantidad y calidad de servicios que presta el sanatorio de la UOM”, explica Naldo Brunelli, secretario general de la seccional San Nicolás de la Unión Obrera Metalúrgica. En efecto, el Sanatorio de la UOM inauguró la torre anexa el 27 de diciembre de 2018 luego de concluir las obras de ampliación del viejo edificio que comenzaran a ejecutarse en 2016. En ese entonces el sanatorio de los metalúrgicos contaba con 120 camas para internación en un contexto de fuerte preocupación por la creciente demanda de internación hospitalaria que había en la ciudad. Nadie, por esos días, imaginaba lo que iba a suceder en el mundo con la irrupción del coronavirus.
La inversión que se hiciera entonces permitió afrontar la pandemia de COVID con 251 camas, más del doble de las que se disponía antes de inaugurar el anexo. Es decir que si el coronavirus sorprendía al mundo tan solo cuatro o cinco años atrás, hubiera sido una completa calamidad para San Nicolás.
“Teníamos el proyecto en mente y nos lanzamos a llevarlo a cabo en los plazos en los que podíamos. Tenemos la posibilidad de acceder a materiales a costo de fábrica, como el hierro, o el aluminio. Y se avanzó de acuerdo a los recursos que disponemos, sin contratar ningún trabajo que pudiéramos hacer nosotros”, contó Brunelli. “Construir hacia abajo resultaba muy costoso. Entonces decidimos levantar una nueva torre, a la que se le fueron agregando pisos que no estaban en el proyecto original. Al mismo tiempo fuimos adquiriendo equipamiento que hoy no podríamos comprar, bajo ningún punto de vista. Me refiero a equipos que cuestan 600.000 o un millón de dólares. De hecho adquirimos un equipo de hemodinamia muy costoso, que solo se puede encontrar en cuatro sanatorios del país. Hoy sería imposible comprar algo así”, afirmó el dirigente metalúrgico.

“Nos decían locos”
Brunelli recordó que hubo personas que no compartían la necesidad de proyectar y concretar tamaño desarrollo de la infraestructura sanitaria. “En aquel momento había gente que nos decía que estábamos locos, que para qué nos embarcábamos en semejante inversión. Que ya se había hecho suficiente. Pero nuestra organización tiene muy en claro que no podemos pensar el futuro bajo la realidad presente, sino que es preciso interpretar que después de nuestra generación vendrán muchas otras generaciones. Somos conscientes de la necesidad de pensar en las demandas y necesidades que existirán una vez que nuestra generación ya no esté en este mundo. Esa es nuestra visión. Y esa lógica es la que nos posiciona como la seccional de la UOM más grande del país en materia de infraestructura de servicios. La valuación de la infraestructura que hemos desarrollado, que incluye al sanatorio, el camping, el anfiteatro, etc., está por encima de los 50 millones de dólares. Y todo ello se ha logrado merced al aporte de los trabajadores. Por eso podemos decir con absoluto orgullo que cada peso de la cuota sindical que el trabajador metalúrgico aporta se destina a obras y servicios de calidad que están a disposición de la familia metalúrgica, y de toda la comunidad”, apuntó Brunelli.

El factor humano
En varios pasajes de la charla, el secretario general de la UOM San Nicolás insistió en la tarea clave que cumplen las personas que emplea la UOM en el sanatorio. “No me cansaré nunca de agradecer al personal que cada día pone lo mejor de sí para que las cosas funcionen como deben funcionar. La inversión en infraestructura puede ser fenomenal, pero si no contáramos con el fenomenal trabajo de administrativos, médicos, enfermeros, camilleros, etcétera, no sentiríamos el orgullo que hoy tenemos por la obra construida”, aseguró Brunelli.
“El aporte del sanatorio de la UOM ha sido y sigue siendo muy importante para sostener el sistema sanitario de San Nicolás. Siento que toda la comunidad valora positivamente el rol que estamos cumpliendo. Y la segunda ola, que esperemos no sea tan grave como algunos la anuncian, nos tendrá preparados para dar atención y evitar que el sistema colapse como está sucediendo en Brasil, por ejemplo”, completó Naldo Brunelli.