Sol Ordas viajó rumbo a República Checa


Hoy partieron los tres remeros que representarán al país en el Mundial Junior, que se desarrollará desde la semana próxima en la pista de competencias de la ciudad de Racice, a poco más de 40 km de Praga. La nicoleña competirá en Singles, en tanto que Felipe Modarelli (Campana) y Tomás Herrera (Mendoza) lo harán en el Dos sin Timonel.

“Hace mucho tiempo nos venimos preparando para esto. Dejamos de lado nuestra familia, nuestros amigos y nuestros colegios, todo para poder prepararnos de la mejor manera para poder lograr nuestro sueño”, escribió en su cuenta de Facebook la joven Sol Ordas, a manera de “despedida” antes de viajar a República Checa. “No queremos que nada ni nadie nos arruine tanto esfuerzo. Ya muchos nos dijeron y demostraron que alejarse de las redes sociales en estos momentos es la mejor opción. Muchísimas gracias a todos los que nos apoyan y nos apoyaron durante todo este tiempo y nos vemos después del mundial”, concluyó el escrito la nicoleña.

Tanto para ella como para el campanense Felipe Modarelli y el mendocino Tomás Herrera este será su segundo Mundial Junior, pero en ambos casos las aspiraciones serán bien distintas. Llegan a República Checa después de un trabajo muy serio y exigente comandado por el head coach Martín Cambareri y por el entrenador Eduardo López, con decenas de regatas corridas en todo el mundo y grandes expectativas depositadas en ellos. Por eso la necesidad de “abstraerse” del mundo exterior, olvidarse por un tiempo de las redes sociales y focalizarse en el campeonato que se disputará desde el 8 al 12 de este mes.

Con los Juegos Olímpicos de la Juventud en el horizonte, este Mundial será una prueba más que importante para los remeros nacionales, que tienen como objetivo de máxima poder meterse en la final “A”, y sueñan también (por qué no) con llegar a alguna medalla. Será difícil porque estarán los mejores juveniles del planeta, pero las ilusiones están. Los chicos se hospedarán en Praga, y viajarán a Racice para entrenar y competir en la pista de poco más de 2000 metros.