El satélite argentino Saocom, en plena cuenta regresiva


La cuenta regresiva entró en su fase final y este domingo, o el jueves 11 a más tardar, el SAOCOM 1-A (Satélite Argentino de Observación Con Microondas), el más complejo construido en la Argentina, será lanzado desde una base militar en California, Estados Unidos. Será un nuevo hito de la Argentina, uno de los pocos y exclusivos países que integran el "club" de naciones capaces de construir satélites y que ya demostró con los aparatos SAC-B (misión fallida), SAC A, SAC-C, SAC-D/Aquarius y los Arsat 1 y 2, que los satélites "made in Argentina" funcionan, son confiables y cumplen sus objetivos con creces (el SAC-C tenía una vida útil de 5 años y cumplió 13 años operando en el espacio).

El proyecto Saocom, desarrollado por la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) comenzó su planificación en 1998, pero no fue hasta 2013 que empezó realmente su construcción. Luego de 20 años de arduo trabajo, con la participación de diversos organismos nacionales, empresas privadas y más de 800 personas involucradas, se transformará esta semana en un sueño hecho realidad cuando finalmente sea puesto en órbita por el cohete lanzador Falcon 9, de la empresa SpaceX, propiedad del empresario multimillonario Elon Musk.

Catástrofes
El proyecto espacial, enmarcado en el Plan Espacial Nacional, conformará una constelación de satélites (2 argentinos y 4 italianos) que servirá para monitorear, prevenir, mitigar y evaluar catástrofes naturales o antrópicas, que serán vitales para su aplicación en agricultura, como la humedad del suelo; índices de vegetación y control de plagas; aplicaciones hidrológicas, costeras y oceánicas, entre otros muchos usos.
"El satélite, además de observar y enviar información específica para prevenir inundaciones entre otras cosas, también es una muestra de lo que es capaz Argentina, un país con una capacidad tecnológica que lo distingue del resto de la región. No es solo una pieza de tecnología sofisticada. Tiene un valor emblemático distintivo", explicó el 9 de agosto el ahora Secretario de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, al inicio de la presentación de la nueva pieza innovadora argentina en un acto en Casa Rosada con la presencia del presidente Mauricio Macri.
Es un proyecto desarrollado en colaboración con la Agencia Espacial Italiana (ASI) e integra de manera operacional, junto con los satélites italianos COSMO-SkyMed, el SIASGE (Sistema Italo-Argentino de Satélites para Gestión de Emergencias). El satélite argentino dejó nuestro país el 1ro de agosto último, cuando fue transportado por un avión Antonov desde Bariloche y voló hacia la Base Vandenberg de la Fuerza Aérea Norteamericana, sobre la costa de California.

El gran santo
Después de dos meses de ser sometido a una revisación extrema y ser colocado a bordo del cohete Falcon 9, ya está listo para dar el gran salto y colocarse a una órbita por encima de los 600 kilómetros de la Tierra. Raúl Kulichevsky, director Ejecutivo y Técnico de Conae, explicó que "este nuevo satélite argentino es el primero no óptico que se construye, sino que es de radar, de primer nivel internacional". Y agregó: "El SAOCOM ha sido una experiencia única, por la complejidad propia del proyecto, el proyecto más ambicioso que alguna vez hayamos desarrollado en la Conae, ha implicado un nivel de colaboración con otros organismos muy importante y la experiencia que hemos ganado es invaluable". (Fuente: Infobae)