El deporte adaptado busca ir más allá con el empuje de la juventud


Desde noviembre del año pasado funciona en el Poli de barrio Garetto la Escuela Municipal de Deporte Adaptado, que busca continuar con el excelente trabajo que se viene realizando en este rubro en los últimos años, pero con una nueva impronta. Santiago Ojeda, de 23 años, se “puso la camiseta” para trabajar con chicos con parálisis cerebral y discapacidad motora. “La idea es buscar objetivos más grandes en lo deportivo”, expresó.


Ezequiel Guisone
secciondeportes@yahoo.com.ar

Hace muchos años que la numerosa delegación de San Nicolás en los Juegos Juveniles Bonaerenses tiene en ellos a su principal fuente de medallas. Son los chicos y chicas de deporte adaptado, quienes han encontrado en diferentes instituciones y profesores la motivación fundamental para salir adelante y destacarse a nivel deportivo en las distintas disciplinas. Y con el objetivo de potenciarlos aún más se creó el año pasado la Escuela Municipal de Deporte Adaptado, que funciona en el polideportivo de barrio Garetto y es conducida por Santiago Ojeda, de 23 años, con la ayuda de Ramiro López –de 20-, ambos estudiantes del profesorado de educación física. “La idea es que todos los chicos que vienen acá entrenen por lo menos cuatro veces a la semana, que ya muestra que el objetivo es un poquito más grande. Antes los chicos tenían como objetivo quizás algo más recreativo y entrar a los torneos bonaerenses, que son una salida enorme y un torneo muy importante porque también incluye mucho, y aparecen chicos de las escuelas que por ahí no conocemos, pero la idea es también salir un poco de esa órbita y buscar un objetivo un poco más grande”, explicó Santiago, que acompañó a Guido Marconi el año pasado en el Campeonato Argentino de Velocidad en sillas de ruedas, donde el joven fue bicampeón.
“Tenemos cuatro chicos que a fin de año van a estar en un torneo en Ushuaia”, contó el entrenador. Ellos serán Guido Marconi, Aylén Solo (campeona nacional en los Juegos Evita el año pasado), Lautaro Molina y Tomás Sosa. “Lautaro (Molina), con discapacidad intelectual, anda muy bien, está entrenando cinco veces a la semana, muy metido, y se está preparando también para Ushuaia a full, entrenando muy duro. Creo que fue el gran ejemplo de un chico que se quiere superar todo el tiempo. Un chico que hasta hace un año tenía algunos problemas de conducta, era conflictivo con nosotros, y hoy por hoy es uno de los mejores atletas que tenemos, y le digo atleta porque entrena cinco veces por semana, se brinda con sus compañeros, aunque le cueste va y le mete. Y es un chico que tiene una discapacidad intelectual, con todo lo que eso conlleva, y fue el que más logró mejorar su proceso de maduración a nivel intelectual, entonces por eso estamos muy contentos y lo citamos como ejemplo todo el tiempo”, destacó Santiago.

Un paso más allá
“Antes los chicos practicaban con sus profesores de educación física de la escuela, o con algunos profes del CEF, pero acá desde la escuelita tratamos de darles otra impronta. Por el momento recibimos a chicos con parálisis cerebral y discapacidad motora, aunque la idea sería que en un futuro cuando sigamos creciendo poder recibir chicos no videntes o con disminución visual, algo que conlleva más recursos humanos, un profe más que nos pueda acompañar”, comentó Ojeda, quien se encarga de entrenar a los chicos y chicas de atletismo. Ramiro López, por su parte, trabaja con quienes practican Boccias, una disciplina para quienes sufren discapacidades más severas. Con Guido Marconi, Santiago viajará el 20 de este mes a Oberá, Misiones, a un torneo nacional.
En cuanto al resto de los chicos de la escuelita, el joven entrenador contó que “No tienen un objetivo a corto plazo, pero entrenan muy bien, como Rocío González, una chica que hacía bala y estamos intentando que haga un poco de velocidad, la ‘Pochi’ que está entrenando para Boccias porque tiene un regional; Camila, otra nena muy chiquita que arrancó ahora con lanzamiento de bala… son pequeños valores que tenemos acá y todavía no queremos meterlos en ninguna competencia porque queremos cuidarlos, para poder pensar después en otro objetivo más grande. Eso es un poquito la escuelita también”.

De selección
Las buenas actuaciones de Aylén Soto y Guido Marconi en los Bonaerenses y Nacionales los llevaron a trabajar bajo la órbita de la Federación Argentina de Deportistas con Parálisis Cerebral (FADEPAC). Los jóvenes nicoleños concurren habitualmente a las concentraciones nacionales que realiza la Federación, y una de las cuales se realizó hace algunas semanas en nuestra ciudad. “Se pudo hacer gracias a la Secretaría de Desarrollo Humano (de la cual depende la escuelita) y la gestión del intendente, que nos brindaron todo su apoyo para conseguir estadías. Fueron 57 las personas que se hospedaron, de más de 10 provincias, desde Misiones hasta Tierra del Fuego”, contó Santiago, y agregó: “Estábamos muy contentos, nos permitió crecer un montón, y creo que fue lo más significativo que nos tocó afrontar como escuela. Fue muy positivo que ellos viesen que estamos trabajando desde el compromiso, desde la responsabilidad, que tratamos de no dejar nada librado al azar, que siempre estamos pensando alguna forma para que el entrenamiento de ellos pueda mejorar, que cada vez sea más intensivo, y la verdad que la FADEPAC haya puesto los ojos acá y que confíe en la escuela de Deporte Adaptado de San Nicolás para llevar a cabo un evento tan importante es muy gratificante”. También los profes realizan concentraciones “locales” y van más allá del entrenamiento, buscando fortalecer al grupo y ayudar a los chicos en lo que necesiten.

Costos y recursos
“Siempre es un desafío, porque van surgiendo nuevas cosas a las que hay que destinarles un dinero. Nosotros estamos muy amparados por la Secretaría de Desarrollo Humano de la Municipalidad, que siempre nos da una mano muy importante en lo que es recursos humanos y elementos. Y contamos también con unas pequeñas becas que tienen los chicos para sus gastos, y cuando tenemos algunos viajes nos dan una mano en lo económico. Si bien uno siempre tiene que estar buscando un poco más, la verdad es que recibimos una mano muy importante”, remarcó Ojeda, y destacó: “Nosotros somos la continuidad de profes que han dejado la huella, como María Eugenia Latorre (su mamá) que nos sigue dando una mano importante con todos los chicos acá, cambiando un poco la esencia pero siempre tratando de tomar los mejores valores que nos han dejado estos profes, que sin dudas han desempeñado su vocación con mucho amor y vocación”. “Nuestra idea a corto plazo es que todos los chicos puedan sumarse a entrenar cinco o seis veces por semana, como lo están haciendo los cuatro chicos que están hoy en el grupo de entrenamiento. Ahora estamos viendo si Guido, Aylén y Lautaro consiguen una beca para ir a un gimnasio tres veces por semana, que sería muy importante para sumar un plus. Como faltar, siempre faltan cosas, como recursos humanos para crecer. Acá tenemos un salón que ya lo hicimos nuestro, pero podríamos contar con espacios más funcionales para los chicos que están en silla de ruedas. Y alguna beca, con la que ellos por ejemplo puedan pagar su gimnasio todos los meses, que por ahí se complica. Sería muy importante. Estamos tramitando algunas para uno o dos chicos que son por ahí los que tienen objetivos más complicados para encarar este año y el que viene, pero siempre nosotros tratamos que ellos tengan una vida de deportistas de elite, que cambien el chip, que ya no son alumnos de educación física del profe, sino que cambien, que acá venimos todos los días a las 17.30, que ellos sean deportistas, que tengan la madurez del deportista, pensar en cómo progresar, qué cosas tienen proyectadas para su futuro, y que entren en ese rol. Eso lo trabajamos mucho, todo el tiempo lo estamos charlando, les traemos videos, charlamos entre todos… Y hemos tenido resultados muy significativos”, concluyó Santiago.
La pasión y el empuje de los jóvenes profesores, con la inclusión ya “naturalizada” y el foco en los objetivos deportivos, fortaleciendo así el compromiso y la autoestima de los chicos. Los resultados ya se vienen dando, y claro está que no es por casualidad.


FOTOS: DANIEL DORADO - EL NORTE.