Arte contemporáneo en San Nicolás


Cálamo nace como galería en abril de 2016, como un hecho fundacional, pero con un trabajo fino que se venía gestando previamente en otros proyectos. Georgina Ruiz y Andrea Costa son las directoras de este espacio único en la región.


Manuela Fernández Nessi
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Georgina le pidió a Andrea trabajar juntas. Sabía de la calidad de obra y buenos trabajos que existían en la ciudad. Mucho nivel y poca visibilidad. HermindaLahitte, directora de HACHE, una galería de arte contemporánea, les recomendó gestar su propio espacio en la ciudad. “Tienena los artistas y una excelenteformación previa, creen ustedes,una escena local de arte contemporáneo”, aconsejó la directora. Lo que en principio comenzó como una simple venta de obras locales, en galerías de renombre, culminó en un punto único de la región.
“Nuestra propuesta fue decisiva, crear una galería profesionalmente. Como toda gestión tenía que administrarse con ciertas normas y reglas a cumplir.La gestión cultural no es una ciencia dura, exacta, se vale a partir de monitoreos y de prácticas buenas o malas, donde podes crear una generalización. Depende mucho de las políticas culturales que existan, etc.” cuenta Andrea Costa, directora de Cálamo. “De alguna manera veníamos haciendo todas estas gestiones, sin darnos cuenta” manifiesta por su parte Georgina. Y agrega “esto de fusionar las letras con las visuales, las muestras, instalaciones, recorridos,etc. Nos dimos cuenta que todo tenía un sentido. La galería estaba en la semilla”. Con las nuevas herramientas, estructuraron las movidas, y nació el proyecto.

Los artistas
La profesionalización del artista, no es solo profundizar sus conocimientos acerca de la disciplina que haga, sino también cómo visibilizar su trabajo. Este acto, requiere una serie de herramientas. Por ejemplo, el manejo de las redes sociales, el uso correcto de una página web, como aplicar a una convocatoria, el modo de exhibir sus obras, etc.
Una de las cuestiones centrales que plantea la galería es acompañar a los artistas en los procesos y ofrecer herramientas de profesionalización. Desde Clínicas a cursos de gestión o historia del arte.
“Presentar todos los elementos que puedan ir colaborando a la formación del artista” subraya Georgina. Y expresa “hay gente que pinta muy bien, pero la diferencia con quien decide ser artista, para que su obra trascienda, a través de una institución como es una galería, es clave”.
El compromiso con la obra es total.Así como lo es llevar a cabo una idea, acceder al proyecto, a los textos y profesionalizarlo.
Respecto a la elección de los artistas para las muestras, hay un criterio de selección que tiene tres puntos. El primero es que tenga un trabajo continuo, por lo menos una muestra por año o cada dos años, esto habla de una búsqueda. El segundo es que debe relacionarse con los demás artistas. “El genio creador, encerrado en su atelier, ya no existe” describe Andrea, “en el mundo contemporáneo, no se puede crear desde el encierro o el aislamiento, el nuevo trabajo es en redes. El labor del artista está dentro de esta modalidad”. El tercer punto está marcado por una formación continua. Es decir, con un fuerte compromiso, realizar por ejemplo clínicas y seminarios, o nutrirse sobre tal o cual técnica para profundizar y desarrollar sus herramientas.
El arte contemporáneo tiene que ver con mostrar una idea, va más allá del virtuosismo en la propia disciplina. Puede encontrarse o no.
La galería cuenta con un staff de artistas permanentes e invitados. Por ejemplo en Abril de este año, se exhibe la obra de un autor de Barcelona, durante un mes.

El público
“La formación de los artistas, da cuenta de una línea que tiene la galería. Está centrada en ellos, en nosotras y en el público. Como gestoras estamos en constante movimiento, viajamos haciendo posgrados y clínicas, nos actualizamos y relacionamos con otras galerías, trabajamos en red” cuenta Andrea, y añade “La formación del público, realizar seminarios de arte contemporáneo, por ejemplo, es trascendente”.
Cálamo entiende que el arte contemporáneo en general, no es de fácil lectura. Georgina y Andrea trabajan como un nexo entre el artista, la obra y el receptor. En este sentido, describen que el público de SanNicolás, respondió de forma muy gratificante. Si bien, ellas se ocuparon de generar este puente, hubo una buena aceptación.
“Desde la galería tenemos una visión positiva del espectador, en el sentido de que cualquier persona desde su experiencia vital, puede conectarse con una obra de arte, a lo mejor comienza desde la emoción o la racionalidad, pero es una pequeña hendija que va” afirma Andrea, “el no gustarte o aburrirte también es una respuesta en el arte contemporáneo, que no está asociado a la belleza, sino que debe provocar algo. Además, el arte es un lugar amigable, de encuentro. Encontrarse con un otro, movilizarte, conversar, tocar, oír o veruna obra, es parte dela comunicación y el lenguaje que se crea en la galería. En este mundo cada vez más individual, eso es maravilloso” finaliza la directora.
“Cada uno aborda las obras, las artes, la música,como puede. Los que saben, saben, pero eso no impide ver, distinguir o sentir un trabajo contemporáneo. Lo que nos pasó con San Nicolás, es que realmente ha respetado el trabajo que hicimos. Fue un gran trabajo, de formación de público, con compromiso, con limitaciones económicas, y funcionó. La gente se acercó con mucho respeto”revela Georgina.
“Desde la galería tenemos una visión positiva del espectador, en el sentido de que cualquier persona desde su experiencia vital, puede conectarse con una obra de arte, a lo mejor comienza desde la emoción o la racionalidad, pero es una pequeña hendija que va” afirma Andrea, “el no gustarte o aburrirte también es una respuesta en el arte contemporáneo, que no está asociado a la belleza, sino que debe provocar algo. Además, el arte es un lugar amigable, de encuentro.
Encontrarse con un otro, movilizarte, conversar, tocar, oír o ver El espacio debe trabajar en redes. Tiene, por lo tanto, buenas alianzas con la escuela de arte, la dirección de turismo, de cultura, con el colegio de escribanos y estudios de arquitectura, entre otros. Tanto Por otro lado, están los clientes.Han comprado obras de varios autores y son los pequeños coleccionistas. El colegio de escribanos, auspicio el año pasado a Alejandro Ikonicoff(coleccionista contemporáneo) quien charló sobre la importancia de elegir y coleccionar. Lo relevante de consumir arte, y el rol del consumidor dentro del arte contemporáneo. “Comprar arte, si bien parece un gesto individual porque se guarda para uno, es en realidad una forma de conservar el patrimonio cultural, para mantenerlo en vez de perderlo. Nutriendode vida al mercado, apoyando a los artistas y sus proyectos” cuenta Andrea Costa. Todos tienen una pequeña contribución a esta gran red, no hay otra manera de pensarlo.sectores públicos como privados, para lograr que la tarea sea más visible y ampliar la comunicación.
El público creció en los últimos años, así como las alianzas con instituciones amigas.La convocatoria es diversa,dependiendo muchas veces, del artista. Existe una audiencia fija, que se acerca a la galería, en cada ocasión.una obra, es parte dela comunicación y el lenguaje que se crea en la galería. En este mundo cada vez más individual, eso es maravilloso” finaliza la directora.
En la actualidad, la discusión sobre ¿Qué es el arte contemporáneo? Y su significado, es muy debatido. “Los cursos que hemos traído son convocantes” acentúa Georgina. Los Viernes y Sábados, abren las inauguraciones a las muestras. Las cátedras de la escuela de arte, las escuelas secundarias, colegios privados, los profesorados y el instituto 178 , son algunos de los invitados que la galería recibe.
Las visitas son gratuitas y la galería está abierta de Lunes a Sábado de 18:30 a 20:30hs, en 25 de Mayo 26. Los cursos y actividades son arancelados en su mayoría, aunque caben durante el año, charlas y acciones libres y gratuitas a la comunidad.

Desafíos 2019
La 3raMicroferia de Arte RosarioIIIMFAR, en CEC (Paseo de las Artes y el río)selecciónó, junto a la dirección de cultura y educación de Rosario, a Cálamo.14, 15 y 16 de marzo de 14 a 21hs expondrán obras los artistasnicoleños, Virginia Chouhy, Lolo Parigini, Hernan Miró, Javier Macedo y Javier Di Lorenzo. Quedaron convocadas en una estricta selección de 13 galerías en total. Grandes coleccionistas cordobeses, estarán detrás deescena, y la galería ingresa asíen un mercado nacional, de nivel.
El arte contemporáneo, en Cálamo, tiene un abanico de valores de distintas obras. Quedan todos los vecinos de la ciudad, invitados a recorrer las muestas y conocer el espacio.
El museo MAR de Mar del Plata, seleccionó a Lolo Parigini, artista de cálamo, para exponer durante un mes y medio en Octubre de 2019. El año pasado, las directoras hicieronallí mismo, gestión de galería, convocadas por dirección de industria creativa, de la provincia de Buenos Aires y el museo. De esas clínicas, surgió que, iban a seleccionar 12 artistas de las 20 galerías presentes. Esto es la consagración de cálamo.
Las muestras estarán curadas por Eva Grinstein, de arteBA. Las chicas de cálamo hicieron clínicas con Melina Berkenwald, creadora de URRA, residencias universitarias a nivel mundial. Georgina y Andrea, viven en movimiento absoluto para estar actualizadas. “¿Cómo se puede colaborar con el arte contemporáneo? Comprando obra. Ayudas a un artista a que se profesionalice, apoyas su proyecto, y conservas un original” destaca Andrea.

Las directoras
Georgina Ruiz, estudió bellas artes en Rosario. Una profesora le dijo “tu trabajo lo vas a inventar” y así fue. Comenzó armando talleres para chicos y grandes. Armó un espacio de exposición para alumnos, donde sumó charlas y nacieron los primeros proyectos en conjunto con Andrea. “Con las herramientas que teníamos, más el movimiento constante, apareció la gestión. Casi de manera innata” describe Georgina. Y desde allí, tuvieron cruce con toda el área de artes visuales, a través de estos espacios de encuentro.
Andrea Costa es profesora de castellano, literatura y latín. Tiene un posgrado en lingüística, en la UNR y se dedicóexclusivamente a la docencia. El último tramo, dentro de la carrera, lo destinó a la gestión. Cursó un posgrado en Buenos Aires sobre gestión cultural, de laUNSAM Universidad de San Martin, en el instituto IDAES (instituto de altos estudios sociales). Actualmente, asiste a un posgrado en critica de textos de arte”por la necesidad que va despertando el mismo trabajo y nuestra alianza” describe. Su aporte es en base a la textualidad artística, Georgina es lo visual, y juntas, la gestión.