De un vecino al Intendente


Hola, ¿como estás?... te voy a contar una pequeña historia. En 1982 tuve un hermano que fue a la guerra; yo era adolescente y como la mayoría de esa edad me creía el ombligo del mundo y, sinceramente, no le di mucha bola a mi hermano en guerra. Por suerte volvió y hasta el día de hoy lo tengo.

Junto con otro hermano emprendimos un comercio en barrio Malvinas, dicho sea de paso ese nombre se lo puso él (antes de la guerra). Con el tiempo pusimos otro comercio en avenida Savio 1231, el actual negocio que hoy tengo yo. Mi hermano lo manejaba y le puso “Autoservicio Malvinas Nuestras” (en el año 1996 aproximadamente). Luego disolvimos la sociedad y yo seguí al frente del Autoservicio. Con el tiempo, me di cuenta que la gente decía “vamos a Malvinas” y así casi siempre utilizaban sólo esa palabra; es por eso que hoy se llama solo “Malvinas”.
Algo muy importante que no dije es que siempre quedó dentro mío lo que sucedió en mi adolescencia y lo de mi hermano como un cargo de conciencia; entonces decidí, no sólo por lo que decían los clientes, sino como un homenaje a él, ponerle solo “Malvinas”. Con el correr de los años pasamos buenos, muy buenos y malos momentos, como por ejemplo cuando inauguró, en menos de 3 meses y hace ya 10 años, un súper chino justo enfrente de Malvinas, que creo que es en el único lugar del país donde se dio esta situación. En ese momento estaba en reformas por ampliación, tenia 16 personas trabajando conmigo pero el chino armó todo en 3 meses, lo que a mí me estaba llevando 6.
Ellos inauguran un 27 de septiembre y, como dije, no habíamos terminado la ampliación que me llevó casi 30 días más, o sea que nosotros reinauguramos el 26 de octubre. Para la ampliación sumé más puestos de trabajo apostando al futuro y llegando a contar con 23 personas.
Pero las cosas empiezan a complicarse, en esos 30 días que ellos inauguran antes que yo me sacan un 30% del total de ventas. No fue para nada fácil competir y estuve varias veces a punto de vender al ver que la situación era cada vez más complicada. Pero por varios motivos no lo hice, pero ¿sabés cuál el principal? Te cuento: un día estaba parado en la puerta de mi negocio y vi tirada en la vereda una bolsa del negocio (donde está impreso el logo del local que es una foto de las islas) la agarro y me dije a mí mismo “Malvinas no se vende”. Hasta el día de hoy tengo esa bolsita guardada en mi billetera.
Al día de hoy seguimos siendo competencia pero lamentablemente con el correr de estos 10 años tuvimos que achicar el personal, hoy sólo tenemos 10 personas trabajando. El hecho de verme obligado a despedir a 13 personas me significó pago de indemnizaciones y deudas de todo tipo (AFIP, ARBA, Leyes sociales, Municipalidad). Y aunque siempre fue mi prioridad e hice todo lo posible por mantener todos los puestos de trabajo, no lo pude lograr y obviamente que de esas 13 personas que perdieron su puesto de trabajo ninguna -pero ninguna- fue tomada por la competencia.
Hace ya casi un año inauguró otro súper chino por calle Balcarce que me volvió a golpear en un 20 ó 25% de las ventas mensuales, lo cual me llevó a hacer más reducciones de personal y a achicar horas de trabajo a varios empleados en el año 2018. Mientras tanto me entero que está por abrir otro chino por calle Pombo a 300 metros de mi local.
Ahí empiezo a trabajar apoyándome en todo lo que decreta la Ordenanza nueva que regula la apertura de nuevos Supermercados y visité en varias oportunidades las áreas que corresponden en la Municipalidad, incluso presenté una carpeta con documentación detallada donde se prueba que la ampliación realizada en este nuevo supermercado infringe por mucho los metros permitidos por la ordenanza antes nombrada. A pesar de todo esto, el 7 de Febrero ya se inauguró….

José Daniel Najar DNI 17.007.701