Jujuy nos dio una lección de vida


Sr. Director del Diario El Norte:

JUJUY nos dio una lección de vida. Sobreponiéndose a los gobernantes que venden su conciencia al mal, que ordenaban la realización del aborto a pesar de que los plazos ordenados en el “Protocolo” estaban largamente vencidos (22 semanas); llegó a tiempo la justicia Penal y ordenó que se realice una cesárea; si el niño nacía con vida, no podía ser abandonado a su suerte como ocurrió en el reciente caso de Corrientes.
La beba de 700 gramos se encuentra en observación en el Hospital de Jujuy. Como venimos sosteniendo los “próvida” existen una gran cantidad de familias y personas que se harían cargo de la criatura para darle calidez y afecto. En Jujuy la cola es extensa y no menos larga las notificaciones que llegan a las ONG para ofrecerle un hogar a la pequeña. Es hora de que se haga un replanteo del caso ““FAL””, porque dicha sentencia se constituyó en ley, invadiendo así el terreno del Poder Legislativo. No solo esto, la apertura arbitraria y desmedida que se le da al “FAL”lo, exige un control de constitucionalidad, ya que en su nombre, se vulneran derechos constitucionales de primera generación como son la vida y la libertad de personas.
La actual aplicación del “FAL”lo “FAL” ataca los principios más básicos del derecho penal, en razón de que al mandar a reglamentar los “protocolos de la interrupción legal del embarazo”, no manifestó los límites legales de dichos reglamentos. Por ejemplo, la existencia o no de delito como su encuadre, no es facultad de la víctima, sino de un Fiscal en la parte preparatoria y en caso de establecerse las pruebas necesarias pedirá al juez natural y competente la elevación a juicio donde se dispondrá la culpabilidad o inocencia del imputado y la concreción del hecho.
“FAL” ha permitido que la víctima se convierta en juez y determine que hubo una violación. Muchos pueden decirme que en caso de violación no se puede esperar los tiempos de la justicia y con igual fundamento digo que para ADOPTAR tampoco. El artículo 86.1 del Código Penal Argentino contiene una frase que todo el mundo pasa de largo, sin embargo, es clave. El aborto de profesional matriculado no es punible: “Si se ha hecho con el fin de evitar un peligro para la vida o la salud de la madre y si este peligro no puede ser evitado por otros medios” Todos sabemos que las prácticas abortivas constituyen en si mismas un peligro para la vida de la madre, incluyendo las realizadas en nosocomios de salud.
¿Se evalúan otras posibilidades para que la madre no corra riesgos? La situación es totalmente contradictoria ya que para salvar a la madre supuestamente la ponemos en riesgo de muerte. Muchos se preguntan porque no agilizan las adopciones, pero la respuesta siempre esta empañada de temas económicos que nadie está dispuesto a resolver, ni políticos ni legisladores. Parece que a ningún legislador se le ocurrió hacer un protocolo para los niños cuyas madres decidieron abortarlos, y llegan a nacer. La misma Corte Suprema que dicto el “FAL”lo ““FAL”” también dijo en otro “FAL”lo que “Cuando la madre deja a un hijo, nace para este el derecho a la pronta incorporación a una familia” porqué no recurrir entonces al mal menor, salvando las dos vidas. Quiero abrir con esto el debate en nuestra sociedad sobre el tema, quiero que todas esas familias que esperan la posibilidad de tener hijos por la vía de adopción puedan ver cumplido el sueño y que de alguna manera no deban esperar tiempos eternos, que llevan al cansancio. Espero que nuestra sociedad tome conciencia y participe de soluciones, donde la sangre inocente no sea el trofeo de grupos que lo están instigando.

VIVIANA EDIT DI PAOLO DNI 18.525.654