Huracanes Florence y Michael, los desastres naturales más costosos


Los peores desastres naturales de 2018 en el mundo costaron 85.000 millones de dólares Los máximos eventos climáticos de este año fueron los huracanes Florence y Michael, que causaron daños de por lo menos 32.000 millones de dólares. La sequía en Argentina se ubica en sexto lugar con un costo de 6000 millones de dólares.

Desde inundaciones hasta olas de calor extremo, los 10 peores desastres relacionados con el clima en 2018 causaron daños por 84.800 millones de dólares, según un estudio publicado este ayer por la organización benéfica Christian Aid. Condiciones extremas impulsadas por el cambio climático afectaron a todos los continentes poblados este año, señaló la entidad británica, que advirtió que se necesitaban medidas urgentes para combatir el calentamiento global. "Este informe muestra que para muchas personas el cambio climático está teniendo impactos devastadores en sus vidas y medios de subsistencia en este momento", dijo Kat Kramer, quien dirige el trabajo de Christian Aid en temas climáticos, en un comunicado. Los expertos indican que un mundo en calentamiento llevará a olas de calor sofocante, lluvias más extremas, reducción de cosechas y empeoramiento de la escasez de agua, causando tanto pérdidas monetarias como miseria humana.
Casi 200 naciones pretenden limitar el aumento de las temperaturas mundiales promedio en el marco del histórico Acuerdo de París del 2015, aunque algunos advierten que el progreso para alcanzar los objetivos ha sido lento. Los 20 años más calurosos registrados han sido en los últimos 22 años, dijo la ONU en noviembre pasado, y 2018 se encamina a ser el cuarto más caluroso.
Los eventos climáticos más costosos de este año fueron los huracanes Florence y Michael, que causaron daños de por lo menos 32,000 millones de dólares al azotar en Estados Unidos, el Caribe y partes de América Central, según el informe. Estados Unidos también sufrió al menos 9.000 millones de dólares en pérdidas por devastadores incendios forestales en California. Japón se vio muy afectado por severas inundaciones en el verano y el poderoso tifón Jebi en otoño, que en conjunto causaron daños por más de 9,300 millones de dólares. El reporte también mencionó sequías en Europa, inundaciones en el sur de India y el tifón Mangkhut en Filipinas y China entre los desastres climáticos más caros del 2018. Los autores del informe recopilaron las cifras de costos totales utilizando datos de fuentes como gobiernos, bancos y compañías de seguros, aunque en algunos casos los datos solo cubrieron las pérdidas aseguradas y tampoco tuvieron en cuenta los costos humanos de tales eventos.
"El clima del mundo se está volviendo más extremo ante nuestros ojos: lo único que puede detener esta tendencia destructiva es una rápida caída de las emisiones de carbono", dijo Michael Mann, profesor de Ciencias Atmosféricas en la Universidad de Penn State, en una declaración sobre el estudio.
El informe, titulado " Counting the Cost: a year of climate breakdown " (Contando el coste: un año de colapso climático), analiza las diez sequías, inundaciones, incendios, olas de calor, tifones y huracanes más destructivos de los últimos 365 días. Otros desastres incluidos en el estudio son la sequía en Argentina, que afectó a las cosechas de soja y maíz, con un costo US$ 6.000 millones y contribuyó a que el país entrara en recesión.. La inundaciones en el Japon asiático mataron al menos a 230 personas, con un costo de US$ 7,000 millones (6,134 millones de euros), y fueron seguidas por un calor sin precedentes y el tifón Jebi, la tormenta más fuerte que ha azotado al país en 25 años. El director global de cambio climático de Christian Aid, Kat Kramer, manifestó que "a menudo se considera el cambio climático un problema del futuro" porque sus consecuencias son "tan devastadoras" que no queremos afrontar "lo que ya está ocurriendo".

La sequía en Argentina
En el sexto lugar se ubican las sequías en Argentina. Sus daños fueron calculados en seis mil millones de dólares. Desde fines de 2017 y hasta abril de 2018, Argentina atravesó una intensa sequía. Las precipitaciones en algunas partes del país fueron menos del 50 por ciento de lo normal de diciembre a febrero y se redujeron al 25 por ciento de los niveles normales en marzo. Fue la peor sequía del país en 50 años. Los efectos de la sequía en la agricultura causaron importantes problemas económicos en Argentina. La cosecha de soja se redujo en un 31 por ciento respecto al año anterior y la producción de maíz en un 20 por ciento. La producción perdida costó a Argentina U$S 6 mil millones. “Si bien los sistemas alimentarios del mundo pudieron compensar la mala cosecha en Argentina, el cambio climático aumentará el riesgo de que eventos extremos, como inundaciones, sequías, olas de calor e incendios, puedan reducir significativamente la producción de alimentos en todo el mundo”, dice el informe.
Luego le siguen las inundaciones en China (U$S 3,9 mil millones); sequías en Australia (de 5,8 a 9 mil millones); inundaciones en India (3,7 mil millones); sequía en Sudáfrica (U$S 1,2 mil millones) y el tifón Mangkhut que afectó Filipinas y China (de uno a dos millones de dólares).