Vocación docente: picar en punta para asegurarse un cupo


Si bien la preinscripción a las carreras terciarias en la Provincia desde hace un par de años se realizan “on line”, en las carreras docentes eso no asegura “estar adentro”. Luego hay que llevar los papeles y tratar de estar entre los primeros o primeras para asegurarse un lugar entre los cupos habilitados.

Durante esta semana, quienes pasaron por calle Alvear entre De la Nación y Pellegrini se sorprendieron al ver una larga fila desde muy temprano de personas que con sombrillas y reposeras se insolaron allí. Algunos habrán pensado que se trataba de aquellas que iban por un banco para el Jardín en el Normal. Sin embargo, no es así. Estas largas filas y esperas con campamento las realizaron las y los aspirantes a carreras docentes del Instituto 128. Las carreras con más espera fueron las de enseñanza primaria, enseñanza inicial y Psicopedagogía. Es que hay un número de vacantes limitado (los años no se desdoblan) y muchísimos más aspirantes a ocuparlos.
Si bien la preinscripción a las carreras terciarias en la Provincia desde hace un par de años se realizan “on line”, en las carreras docentes eso no asegura “estar adentro”. Luego hay que llevar los papeles y tratar de estar entre los primeros o primeras para asegurarse un lugar entre los cupos habilitados. Pero... ¿crece la vocación docente entre los jóvenes? Algunos lo manifiestan así y otros son mas pragmáticos: “La mayoría de los estudiantes de Magisterio comienzan a trabajar antes de recibirse”, sostienen, y agregan: “Y si bien los sueldos no son muy altos, se consigue trabajo rápido y se cobra seguro”.


FOTO: Largas horas de espera para asegurarse un cupo en carreras del magisterio.