Niños terroristas exigen comer todos los días


Conmoción, estupefactamiento, irritación de iris y un soneto de sensaciones encontradas son las que tienen desde las altas esferas de la presidencia ante los movimientos terroristas de grupos golpistas como “Queremos comer”, y “No toquen nuestras fuentes de trabajo”, que se siguen movilizando en distintas partes del país queriendo corroer los cimientos de nuestro excelentísimo líder.

Germán Rodríguez
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Fue luego de un llamado telefónico de nuestro amado líder don Mauricio con el amo del mundo Sir Donald Trump, quien en medio de los comerciales de un partido de futbol americano, el teñido líder de los Estados Unidos advirtió a nuestro inocente gobernante que tenga cuidado de los movimientos terroristas. “En América ya nos encargamos de los negros y ahora estamos viendo qué hacer con los chicanos pero veo que en su país sudaca abunda el morochaje golpista. Hagan algo o no les prestaremos más dinero que luego cobraremos con intereses abusivos” habría expresado con notable preocupación (por el partido). Desde esa entendible advertencia y luego de patinar más dinero en las corridas bancarias y la timba financiera, se dispararon todas las alertas entre los funcionarios. “Sabemos que los focos más peligrosos de encuentran en los comedores de las escuelas y en los salones comunitarios de barrios carenciados, ahí es donde las células mas extremistas encuentran caldo de cultivo para poder operar y sembrar en las pequeñas, pero diabólicas mentes de los niños, la idea de cuatro comidas diarias” explicó un alto funcionario de unos 2,10 metros aproximadamente y que cuando le nombran a Mauricio se le sonrojan los cachetes. “La ministra tiene una degustación y no está disponible en estos momentos, pero nos encargo encarecidamente que nos ocupemos de este delicado tema” agregó. Desde las raíces de “Cambiemos” no ven con malos ojos la actitud de algunos patriotas que no quieren que el terrorismo triunfe en nuestra patria, que ya supo encargarse de los indios a fines del 1800 con el generalismo Roca, y empezaron a tomar el toro por las astas, secuestrando a una docente y escribiéndole en la panza “ollas no” Acerca de este episodio el funcionario comentó “Nosotros estamos en contra de cualquier tipo de violencia en contra nuestra, pero es entendible que algunos argentinos de bien sientan el llamado Roquista y tomen cartas en el asunto. Poner “ollas no” es como decir “bombas no”, queda más que claro” espetó. Asimismo el funcionario mala leche nos dio un ejemplo que nos es cercano, “Fijate que Ramallo, ahí cerquita de ustedes, ya otro grupo de argentinos que entienden que defender la democracia es destrozar al que piensa diferente, y le rayaron el auto a otra subversiva de la alimentación diaria, para que se cuide que no rayen también la panza”.

Como te ven te tratan
En el gobierno se muestran un tanto preocupados por el paro general del próximo 25 ya que se anunciaron varias ollas populares. “Eso puede ser un desastre a los ojos del mundo. Mauricio no está durmiendo bien. Imaginate que él durante años anduvo por el mundo diciendo que en nuestro país somos todos medio europeos y con este paro van a aparecer un montón de cabecitas tomado sopa fría, tirados en la calle y con las panzas hinchadas. Un horror por donde se vea” agregó el funcionario sin tapujos. “Ahora vamos a meter presa a la chorra y se la vamos a dar de comer a la plebe adoctrinada pro nuestros medios, pero pareciera que no toda la gente aprecia las cosas que hacemos por ellos. Este gobierno esta encolumnado en desentrañar la ruta del dinero K y por eso le pagamos una carretilla de guita al gordo.
En materia económica puede que no estemos en nuestro mejor momento, pero es preferible ser pobre, con la cuentas en blanco pero honrado, ¿me entendés?” agregó con una cierta lógica mientras se prendía un habano y descorchaba un Don Perignon. En ese momento se vivió una situación muy delicada pero rápidamente resolvible cuando un nenito de unos cinco años se acerco a nuestro flamante político y le tironeó los pantalones pidiéndole una moneda. Por suerte las fuerzas de seguridad actuaron rápido y lograron reducir al terrorista antes que lograra sensibilizar a algún presente. “¿ves de lo que te hablo?” nos comentó. Evidentemente la patria está en peligro.