Brasil estudia bajar aranceles: tiembla Argentina y Mercosur


Hace más de una década que los amantes brasileños del libre comercio debaten la salida del bloque del Mercosur. Desde el advenimiento del ahora presidente electo, Jair Bolsonaro, los ideales aperturistas volvieron a florecer. Sin embargo, a pesar de la rica historia proteccionista, en los últimos días surgieron señales en derredor del seno del equipo económico triunfante que dan que pensar que algo se está gestando, en términos de la promocionada apertura de la economía brasileña. Lo cual huelga señalar impactará sobre el Mercosur y por ende en la industria argentina.

Es que comenzó a circular en medios periodísticos brasileños que el equipo de transición está trabajando sobre tres proyectos para la liberalización del comercio, las cuales tienen como común denominador la reducción, voluntaria y unilateral (es decir, sin exigencia de contrapartidas) de los aranceles de importación para diversos productos. Al parecer la idea que prima es que los aranceles de todos los bienes importados se reduzcan en cuatro años, con valores proporcionales a las tasas actuales. Sin duda, todos esperarían que la voz de las poderosas gremiales empresarias, la Confederación Nacional de la Industria (CNI, una especie de UIA nacional) y la Federación de las Industrias del Estado de San Pablo (FIESP, la UIA paulista) se hicieran oír, a pesar que tienen algunos intereses contrapuestos. Sin embargo, lo que más sorprende es que la CNI admitiría estudiar el tema aunque preferiría una apertura vía acuerdos comerciales.