Nuevo acuerdo con el FMI impone duras exigencias a la Argentina


El FMI aprobó la primera revisión del desempeño de la Argentina en el marco del Acuerdo Stand-By de 36 meses que fuera suscripto el 20 de junio de 2018, autorizó un desembolso por u$s 5.700 millones y también aprobó la ampliación del programa de asistencia solicitado por la Argentina a comienzos de mes en curso. Entonces, para lo que resta del año y hasta marzo del 2019 ingresarán, de cumplirse con el programa, u$s 24.400 millones.

Con la aprobación de la ampliación del Acuerdo Stand-By se incrementa el acceso hasta un total de aproximadamente 56.300 millones de dólares (equivalente a DEG 40.710 millones o 1,277 por ciento de la cuota argentina). "Las autoridades han solicitado usar este financiamiento del FMI como apoyo presupuestario", según señala un comunicado del FMI.
Los u$s 24.400 millones será distribuidos de la siguiente manera: u$s 5.700 millones la semana que viene, u$s 7.700 millones en diciembre y u$s 11.000 millones en marzo de 2019. Esos fondos serán mantenidos en dólares en la cuenta del Estado en BCRA ya que, según adelantan fuentes del Palacio de Hacienda, en el corto plazo no hay necesidades de pesos por parte del Tesoro.

Recesión
Según el memorando, el Gobierno espera que "el crecimiento se contraiga entre 2% y 3% en 2018 y entre 0,5% y 2% en 2019". No obstante, confía en una "recuperación en forma de V" ya espera que "el crecimiento se recuperará a 8,5% interanual en el cuarto trimestre de 2019". En cuanto a la marcha de los precios, el documento sostiene que "la inflación general debería alcanzar un punto máximo por encima de 40 % para enero de 2019 y comenzar a caer rápidamente a poco más del 20 por ciento a fines de 2019.