Sol Ordás se consagró campeona olímpica


La nicoleña ganó la medalla de oro en el Single Scull, en la que fue la primera presea dorada de la delegación nacional en Buenos Aires 2018. Con la receta de los cuatro días, intensificado el ritmo en la segunda mitad de la carrera, Sol se impuso en la definición por apenas 50 centésimas de diferencia sobre la sueca Elin Lindroth. “No lo puedo creer, estoy muy emocionada”, señaló luego de escuchar el Himno Nacional desde lo más alto del podio.


Ezequiel Guisone
Enviado especial
secciondeportes@yahoo.com.ar


El miércoles 10 de octubre de 2018 quedará marcado a fuego en la historia del deporte de San Nicolás. Sol Ordas, una de las grandes promesas/realidades que tiene hoy el deporte argentino, le dio a la delegación nacional su primera medalla de oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud. Absorbió la presión de saberse favorita desde el inicio de la competencia, ganó las preliminares con autoridad y ayer, cuando todo el país posó los ojos sobre ella, y cuando Puerto Madero explotaba de gente alentándola, ratificó su templanza y sus notables condiciones para quedarse con la medalla dorada. En la tribuna Gerardo Werthein, titular del Comité Olímpico Argentino, se abrazaba con todos; el Vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli sonreía de oreja a oreja, el presidente del Comité Olímpico Internacional, Thomas Bach, felicitaba a los dirigentes locales a puro apretón de manos... todo eso porque la nicoleña de 18 años había hecho otra carrera excelente en el Dique 3 de Puerto Madero. Ordas salió a afrontar la semifinal 1 a las 11.26. Las dos mejores clasificarían a la final por la medalla, primera gran instancia de presión en la jornada. Sol ganó ese hit con un tiempo de 1m45,11, y fue escoltada por Greta Jaanson, de Estonia, 1.02 segundo detrás. Fue una regata dura para la nicoleña, que debió sortear los nervios de una competencia clave para ir por las medallas. La otra semi quedó en manos de la sueca Elin Lindroth, que durante toda la competencia estuvo un pasito atrás de Sol y que intentaría dar el zarpazo en la final. Lindroth hizo 1m46.80 en el hit y clasificó junto a Luizakhon Ismolova, de Usbekizrtán. A las 12 del mediodía en punto, con tribunas repletas, un sol radiante y presencias imponentes a lo largo y a lo ancho de los Diques de Madero, se largaba la última regata programada del remo olímpico. La nicoleña tenía todo por ganar, y volvió a apegarse al plan que le venía dando resultados: se mantuvo firme en el inicio y sacó diferencias en los últimos cien metros, que la tuvo cabeza a cabeza con la sueca Lindroth. Sol cruzó la meta en 1m43.81, apenas 50 centésimas por delante de la sueca. El podio lo completó Jaanson, de Estonia. El raid Si hay algo que no la simpatiza mucho a Sol es hablar con la prensa, pero ayer no tuvo opción. Apenas descendió del bote desfiló por la zona mixta atendiendo amablemente la requisitoria de los periodistas, mientras desde la organización “la tironeaban” para llevársela a la ceremonia del podio. Tuvo que hacer dos tandas de zona mixta la nicoleña para cumplir con todas las requisitorias de los medios, a los cuales les dio la gran noticia deportiva de lo que va de la competencia. “No lo puedo creer , estoy muy emocionada”, atinó a decir en cada inicio de una entrevista.
En un breve contacto con EL NORTE, habló del cierre del ciclo de los Juegos: “No puedo creer como pasó tan rápido todo, y qué mejor que con tanto esfuerzo que venimos haciendo, coronar estos cuatro años con dos medallas, la de los chicos (el bronce en el doble par) y la mía”. Respecto a la jornada final, reconoció que “La semifinal fue la que más nerviosa estuve porque tuve a la australiana y a la eslovena, que eran las más fuertes; a la australiana ya la conocía y sabía que salía fuerte. Era pasar esa serie para sacarme un poco los nervios de encima. En la final obvio que tenía nervios, pero estaba un poco más relajada, la mochila pesada estaba en semifinales”. “Quiero agradecer a todo San Nicolás por apoyarme siempre, estoy muy contenta”, llegó a decir antes de que “la tironearan” para otro sector del Parque Urbano.
La medalla de Sol Ordas fue la primera dorada de la delegación, que el martes había sumado sus dos primeras preseas con el bronce de la dupla de remeros Felipe Modarelli y Tomás Herrera en la categoría dos sin timonel y la plateada que logró Delfina Pignatiello en natación. En tanto, se convirtió en la tercera deportista argentina en conseguir el primer puesto en una competencia olímpica juvenil, tras los logros de Braian Toledo (jabalina) en Singapur 2010 y Francisco Saubidet (windsurf) en Nanjing 2014.


GERARDO WERTHEIN
“Este oro me da una gran ilusión”

El presidente del Comité Olímpico Argentino, Gerardo Werthein, no pudo disimular su felicidad tras el logro de Sol Ordas. Argentina logró su primera medalla de oro en los Juegos y eso no dejó de ser una presión menos para los organizadores, en medio de un país tan exitista como el nuestro. “Esta medalla es un gran orgullo, es enorme, en un deporte que soñás que vuelva a ser lo que fue hace muchos años. Esta chica (por Sol) es un buen ejemplo. Y no sólo el oro de hoy, sino también el bronce de los varones, es el premio del esfuerzo, de la lucha, de haber llegado. Estos chicos tienen un mérito enorme. Y este oro me da una gran ilusión de que el remo pueda volver a crecer”, opinó, y agregó: “Creo que estos Juegos pueden servir como trampolín para el futuro. Ahora hicimos lo que teníamos que hacer, invertir en la base de la pirámide; hace cuatro años que entrenamos a estos chicos, todos están en el plan del ENARD y el resultado está a la vista. Cuando vos laburás profesionalmente y apoyás a los chicos desde los 12 o 13 años, se empiezan a producir grandes campeones como Sol”. Para concluir, tiró: “Estoy viviendo estos Juegos como el mejor proyecto de mi vida”.


MARTIN CAMBARERI
“Son como tres hermanos”

Martín Cambareri, el entrenador jefe del equipo de remo nacional, destacó la unión de los chicos que pusieron al remo argentino en lo más alto con dos medallas. “Nos vamos muy contentos; es la primera vez que la Argentina gana en un Juego Olímpico la tabla general de remo, nunca había pasado”, remarcó el entrenador, y destacó la unión del grupo: “Conmigo, con ellos y todos los entrenadores que estuvieron asistiendo todo este tiempo. Fueron más de tres años trabajando muy duro para conseguir esto, ellos tres ya son como hermano , y además somos un gran equipo de trabajo”. “Un resultado así es lo que todo el mundo sueña: abrir con una medalla y cerrar con una medalla de oro es un impresionante. Estamos muy felices por lo hecho y veremos qué pasa para más adelante. Ojalá todo esto sirva para que el deporte pueda mejorar cada día un poco más. Ahora hay que disfrutar”, cerró.